Las dietas más famosas para el verano

Para poder tener un peso saludable y lucir la figura que se quiere, lo más indicado es tener una conducta constante a lo largo del año y adoptar algunos hábitos sencillos que una vez fijados no signifiquen un esfuerzo a realizar cada día.

Sin embargo, la mayoría del tiempo, y sobre todo en los meses más fríos es muy probable que la dieta diaria no sea todo lo equilibrada y variada que debería, con predominancia de algunos grupos alimenticios y poca presencia de otros, determinando a lo largo del tiempo la ganancia de algunos kilos.

En el invierno esta situación no es tan visible y por lo tanto no urge perder peso, sin embargo al final de la primavera y especialmente en el verano la necesidad de adelgazar se hace presente ante la inminencia del uso de menos cantidad de ropa.

Es ese el momento en el que se toma conciencia de que no hay tiempo necesario para llevar a cabo regímenes a mediano o largo plazo, y se busca un tipo de dieta express, que permita perder algunos kilos rápidamente.

Este tipo de métodos que producen la eliminación de peso de manera acelerada generalmente deben ser seguidos por poco tiempo, ya que tienden a eliminar gran cantidad de energía de la dieta diaria, disminuyendo en número de calorías ingeridas, vitaminas, minerales o ciertos grupos nutricionales importantes como los lípidos o inclusive los hidratos de carbono.

Un aspecto favorable a considerar es que naturalmente los alimentos que se consumen en verano son más ligeros, con más fibra y contenido de agua, hechos que posibilitan de por sí una menor ingesta de calorías.

Es posible encontrar regímenes alimenticios para hacer en verano que estén conformados según un plan detallado, contemplando las proporciones de todos los nutrientes necesarios y permitiendo colaciones saludables entre una comida y otra; pero también (y sobre todo en verano) se han confeccionado algunas otras dietas que en pos de agudizar la pérdida de kilos se centran principalmente en un sólo grupo de nutrientes, e incluso en un sólo alimento, teniéndolo como el ingrediente central y casi exclusivo; por supuesto que en estos casos se debe alternar los días en los que se lleva a cabo y no excederse de una semana, dependiendo del plan específico.

Las dietas más famosas del verano

Desde un contexto más amplio a uno más particular, se puede disponer de una gama amplia de métodos.

  • La dieta De Los Puntos, puede llegar a ser bastante variada, pues consiste en comer todo tipo de alimentos (los cuales tienen una puntuación determinada), siempre y cuando la suma de todos ellos por día no exceda una cantidad previamente marcada. Es necesario ser organizado y constante.
  • Las dietas disociadas consisten en planificar el consumo de alimentos de forma de no combinar en una misma comida diferentes grupos nutricionales; ejemplos de esto son las dietas de Antoine, de Montignac, y la Scardale que tiene una duración de dos semanas, luego de las cuales debe seguirse un régimen de mantenimiento, según sus seguidores es posible bajar hasta 1 kilo por día y es una de las más elegidas durante el verano.
  • Otros métodos se centran en dar una mayor importancia a ciertos nutrientes más que a otros; en este grupo se pueden encontrar las llamadas dietas proteinadas, cuyo objetivo es perder peso rápidamente pero conservar intacto el tejido muscular. Una de ellas es la dieta Pronokal con la cual se puede adelgazar de manera rápida y constante, siempre bajo control médico.
  • Las dietas que se basan en un solo alimento son muy exigentes, dependiendo de su planificación pueden llegar a provocar episodios de hambre entre comidas, y por consiguiente hacer que la persona abandone o se recuperen los kilos que se haya perdido (efecto rebote). Los alimentos principales por sí mismos son favorables para ser consumidos regularmente y propiciar el adelgazamiento, siempre que sea en el entorno de una dieta variada.

Si se va a elegir un régimen basado prácticamente solo en ellos, hay que buscar el asesoramiento médico en primer término para prevenir carencias y evitar efectos indeseables. Como ejemplos se pueden citar la dieta de la sandía, del pomelo, de la alcachofa, de la piña, y muchas otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *