Nuevo sitio Recularon las CGT´s 27 Mayo 2016

Ollas que huelen a tregua

La amenaza de una medida de fuerza contundente en respuesta al veto presidencial quedó en la nada. Lejos de llamar a un paro nacional para responder al categórico rechazo de Macri a la ley antidespidos, las CGT´s resolvieron una jornada nacional de ollas populares, en fecha a confirmar. ¿Una tregua a cambio de fondos millonarios para las Obras Sociales?

Recularon las CGT´s | Ollas que huelen a tregua

Todos los indicios previos anticipaban lo que finalmente sucedió: las CGT´s no convocarán a un paro nacional ante el veto presidencial sino a una jornada nacional de ollas populares en plazas públicas. Una medida de una tibieza notable frente al nivel de agresión que suponen los más de 150.000 despidos en los sectores público y privado.

No sorprende la reculada de las conducciones burocráticas de las CGT. El secretario general de UPCN, Andrés Rodríguez, fue el primero en anticipar que una medida de fuerza no estaba en su agenda, incluso antes de que se concrete el veto presidencial. Luego se sumó el líder de la UOM, Antonio Caló, quien afirmó que no iba a llamarse a un paro "por el veto a una ley porque eso es facultad del Presidente", recurriendo al insólito argumento que "si algún día se convoca a una huelga será porque hay muchos despidos". ¡Como si no se hubiesen producido ya los suficientes despidos que dejan en la calle a miles y miles de familias!

Por su parte, las CTA´s que conducen Hugo Yasky y Pablo Micheli, en forzada vía de reunificación, anunciaron un cese de actividades y movilización a Plaza de Mayo para el próximo jueves 2 de junio, con la consigna "Por el trabajo y contra el ajuste".

El poder de fuego de este sector es limitado, lo que es sabido más que nadie por los mismos organizadores, que buscan con esta medida presionar a la burocracia cegetista para que convoque a una medida de fuerza más enérgica. En respuesta, Moyano enrostró que "los que nos piden un paro son los mismos que le chupaban las medias al gobierno anterior", en estricta verdad en lo que a Yasky respecta (aunque omite que Caló estaba en la misma).

Sin embargo, el tema de fondo es que más allá de las chicanas de unos y otros, lo que se juega por estos días son las condiciones de vida y de trabajo de millones de trabajadores y trabajadoras en nuestro país. Ellos y ellas son quienes sufren los despidos y la pérdida imparable del poder adquisitivo de los salarios, a causa de la inflación y los tarifazos de servicios públicos.

La clase trabajadora no puede esperar. Las ollas populares de la burocracia sindical huelen a tregua y claudicación frente al gobierno de los CEO´s (todo indica que como contrapartida amistosa por la promesa de pago de parte de los millonarios fondos adeudados por el gobierno a las Obras Sociales que administran los jerarcas sindicales). Habrá que construir desde las bases las condiciones políticas y las correlaciones de fuerza necesarias para un paro general que le ponga un freno real al ajuste de Macri y los gobiernos provinciales. Llevará su tiempo pero no hay otro camino.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria