Nuevo sitio CGT de los Argentinos 9 Mayo 2016

El Programa del Primero de Mayo

A partir del golpe de 1955 contra los trabajadores y de restauración oligárquica, el movimiento obrero argentino inicia una larga lucha. La respuesta del régimen será fusilamientos, torturas, cárceles. Desde el 55 hasta el 68, en que se constituye la CGT de los Argentinos, cambiaron los gobiernos, algunos constitucionales otros de facto, pero la esencia represiva al servicio de la dominación monopólica y extranjera era la misma.

Edición N° 13

A Vencer (mayo-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

CGT de los Argentinos | El Programa del Primero de Mayo

La resistencia de los trabajadores no estuvo ausente un solo día. Se la llamó "Resistencia Peronista" porque, pese a que estuvieron también organizaciones de izquierda, la inmensa mayoría reconocía su identidad en el peronismo.

En Córdoba, la CGT recuperada por los trabajadores, después de haber sido intervenida por los golpistas, organiza los plenarios nacionales de la Falda en 1957 y de Huerta Grande en 1962. De allí salen los Programas de lucha que ponen como meta un gobierno de trabajadores para socializar toda la producción y riqueza nacional, expropiando los monopolios y el gran capital.

Pero para derrotar toda esta insurgencia obrera y popular el Poder no sólo acude a la represión. La otra táctica, más sutil y efectiva, fue el soborno y la cooptación de las direcciones de sindicatos y confederaciones. La burocracia utiliza la lucha de los trabajadores para negociar con los funcionarios civiles o militares. Y para tener prebendas que les permiten tener casas de lujo y quintas de fin de semana, campos y hasta caballos de carrera. Son traidores a los trabajadores y actúan como representantes del Poder. Se llamaron "participacionistas" o "colaboracionistas". Así era la vida y el desempeño de Vandor, Alonso, Prado, Tacone, Coria, Cavalli.

En 1966, cuando el golpe militar proclamó Presidente a Onganía, vimos a todos estos burócratas muy sonrientes, subidos a los palcos de la asunción, junto a los militares. Se ampararon en lo que había dicho Perón en el exilio sobre el golpe: "desensillar hasta que aclare", tan favorable a los nuevos representantes uniformados del Poder. A los pocos días el nuevo gobierno se lanzó contra conquistas históricas de los trabajadores portuarios, para así abaratar costos a las empresas que exportaban e importaban. Dirigidos por el Secretario General del sindicato Eustaquio Tolosa los portuarios hicieron asambleas y decidieron resistir. Sin mucho trámite Tolosa fue encarcelado y el sindicato intervenido. En la Provincia de Tucumán, para reestructurar la industria azucarera, favoreciendo a los Ingenios más grandes de Tucumán y Salta, decidieron que once ingenios cerraran, quedando miles de trabajadores desocupados y con sus familias en la miseria; la FOTIA, de los obreros azucareros, se movilizó y fue intervenida.

El 28 de marzo de 1968, el Congreso Amado Olmos normalizó la situación de acefalía, en que se encontraba la Confederación General del Trabajo. Y la CGT normalizada, con su Secretario General electo, el gráfico Raimundo Ongaro, continúa las luchas y banderas de la Resistencia Peronista y de los Congresos de La Falda y Huerta Grande. Los Vandor, Alonso, Coria van a desconocer la nueva conducción elegida mayoritariamente por los delegados de todo el país y formarán la CGT Azopardo. Un mes más tarde la CGT de los Argentinos se apresta a memorar el Primero de Mayo. La dictadura había prohibido la realización de cualquier acto. Para este 1° de mayo de 1968 Raimundo Ongaro viaja a Córdoba y el tucumano Benito Romano que era Pro Secretario Gremial y del Interior viaja a Tucumán. Llevan un "Mensaje a los trabajadores y el Pueblo" con el "Programa del 1° de Mayo" de la GGT de los Argentinos. Y ese primero de mayo fue leído y escuchado en todo el país:

"Los invitamos a que nos acompañen en un examen de conciencia, una empresa común y un homenaje a los forjadores, a los héroes y los mártires de la clase trabajadora."

"En todos los países del mundo ellos han señalado el camino de la liberación. Fueron masacrados en oscuros calabozos como Felipe Vallese, cayeron asesinados en los ingenios tucumanos, como Hilda Guerrero. Padecen todavía en injustas cárceles."

"En esas luchas y en esos muertos reconocemos nuestro fundamento, nuestro patrimonio, la tierra que pisamos, la voz con que queremos hablar, los actos que debemos hacer: esa gran revolución incumplida y traicionada pero viva en el corazón de los argentinos."

Y más adelante nos decía: "El trabajo constituye una prolongación de la persona humana, que no debe comprarse ni venderse. Toda compra y venta del trabajo es una forma de esclavitud". Y en una publicación posterior la CGTA aclara el concepto: "La clase trabajadora tiene como misión histórica la destrucción hasta sus cimientos del sistema capitalista de producción y distribución de bienes". Era claro que la posición nacionalista y revolucionaria por la liberación nacional se fundía en un mismo proyecto con la liberación social y la Patria Socialista.

Y de su programa extraemos algunos puntos: "Los sectores básicos de la economía pertenecen a la Nación. El comercio exterior, los bancos, el petróleo, la electricidad, la siderurgia y los frigoríficos deben ser nacionalizados". "Los compromisos financieros firmados a espaldas del pueblo no pueden ser reconocidos". "Los monopolios que arruinan nuestra industria y que durante largos años nos han estado despojando, deben ser expulsados sin compensación de ninguna especie". "Sólo una profunda Reforma Agraria, con las expropiaciones que ella requiera, puede efectivizar el postulado de que la tierra es de quien la trabaja".

Durante 15 meses la experiencia de la CGT de los Argentinos demostró que el sindicalismo podía convertirse en un poderoso instrumento para las luchas de liberación nacional y social. A sabiendas incluso de que el Régimen va a acudir a las intervenciones con pérdida para los trabajadores de los sindicatos y locales sindicales. En ese breve tiempo la CGTA estuvo en todas las luchas. Y es que la llama de rebelión que había surgido en Tucumán se extendió a Córdoba, Rosario, Villa Ocampo, Resistencia, Corrientes y en el sur con los petroleros de Chubut y Santa Cruz. Y así se llegó al Cordobazo de mayo del 69. Al día siguiente ya están en las cárceles de la Dictadura Ongaro, Tosco, Di Pasquale, Ferrarese. La Central de la CGTA de Paseo Colón es intervenida. Pero su Mensaje y Programa ha ganado las conciencias y es bandera de lucha. Y todo lo que pasó después: desarrollo del clasismo y el sindicalismo de liberación, insurrecciones populares en todo el país, fortalecimiento de las organizaciones armadas, tuvo su raíz y su escuela en la CGT de los Argentinos.

Comentarios

Carlos "Vasco" Orzaocoa
Autor

Carlos "Vasco" Orzaocoa

Abogado, referente nacional de la lucha antirrepresiva.