Nuevo sitio Estudiantil 9 Mayo 2016

Llegó el turno de las universidades

El presupuesto universitario es insuficiente para pasar la mitad de año, la crisis económica se hace sentir cada vez con más fuerza en las universidades. Los y las docentes ya llevan más de 14 paros y movilizaciones en todo el país y empiezan a marcar la cancha de lo que promete ser una histórica lucha en defensa de la Educación Pública. Es momento de estar a la altura de las circunstancias, la unidad de los y las estudiantes es fundamental para desarrollar un plan de lucha que acompañe a los y las docentes, y luche contra el ajuste que promete llevarse a cabo hasta las últimas consecuencias.

Edición N° 13

A Vencer (mayo-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Estudiantil | Llegó el turno de las universidades

Las políticas económicas del gobierno de Macri, se empezaron a hacer sentir en las universidades. Su política es clara: desfinanciación. A pesar de la inflación y los tarifazos el presupuesto no aumentó para este año, haciendo que peligren las clases para el próximo cuatrimestre, al no poder afrontar los gastos más básicos de luz y salarios. A su vez, ante una oferta miserable, que está muy por detrás de la inflación, los docentes universitarios vienen desarrollando la lucha desde principio de año, con paro y clases públicas

Tras la presión que vienen ejerciendo docentes y estudiantes, el Gobierno tuvo que sentarse a dialogar con todos los rectores de las Universidades Nacionales. Pero la decisión fue muy clara, desoír a los primeros y a los segundos sólo adelantarles una partida de 500 millones de pesos, con el fin de paliar los costos de electricidad y servicios para las más de 50 universidades. Esto significa el 1% de las necesidades que tienen hoy el total de las Universidades Nacionales. Y si Macri pide encima que pelees contra el calentamiento global, el mensaje es claro: menos luces prendidas, que son menos cursos, que son menos turnos, que son menos puestos de trabajo y peores condiciones de cursada para los y las estudiantes. Porque los platos rotos los pagamos siempre los mismos.

El objetivo es claro, y es el mismo que tiene el Gobierno Nacional con todo lo público, sea la educación o la salud, y es su pronta privatización a través de un violento desfinaciamiento y una subejecución presupuestaria.


La situación en la UBA

En el caso de la UBA, ante la vergonzosa propuesta paritaria ofrecida desde el Ministerio de Educación, el Consejo Superior le guiña el ojo al Poder Ejecutivo abalándole el congelamiento presupuestario. De la mano del rector Barbieri, el radicalismo y el "abstencionismo" kirchnerista, la semana pasada se votó el aumento presupuestario para la Universidad de Buenos Aires: 0%.

Esto no es nada nuevo: la desfinanciación ya es moneda corriente hace años en la UBA. Los aumentos en los posgrados, los cursos de idioma y las concesiones de espacios públicos de la facultad fueron las medidas que catapultaron a la rectoría a quien en ese entonces era el Decano de la Facultad de Cs. Económicas, en alianza con el kirchnerismo y el radicalismo de Yacobitti. Justamente quienes presentaron el magro proyecto de presupuesto para el año en curso, a través de la Subsecretaria de Hacienda de la facultad, dirigida por Emiliano Yacobitti, referente de Franja Morada capital y aliado del macrismo a nivel nacional, ya denunciado por corrupción por desvío de fondos durante la última campaña electoral.


Muchas razones para profundizar la lucha

Como si la lucha por el Boleto Educativo Gratuito y el salario docente y no-docente fuera poco, ahora se le suma la posibilidad latente de que las universidades no puedan abrir en las mismas condiciones pasando mitad de año.

Queda claro que no podemos seguir a la zaga y es momento de unidad, ante las posibilidades que se avizoran.

Es momento de dejar de lado los sectarismos, construir asambleas masivas, interfacultades, con todos los compañeros y apostar cada vez más a crear los espacios de coordinación de base necesarios para radicalizar la lucha.

Las condiciones están planteadas y el gobierno no va a torcer el brazo con actos simbólicos. Sólo la unidad de la izquierda y los sectores populares podrán detenerle la mano a Macri, con independencia política y un plan de lucha nacional contra el ajuste en curso. O se le paga a los buitres o se le paga la educación.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria