Nuevo sitio Cierre de paritarias de estatales en Mendoza 9 Mayo 2016

Lecciones de un proceso para profundizar la resistencia

Cerraron las paritarias de las y los trabajadores estatales de Mendoza. Los datos más importantes de la coyuntura: la ferocidad del ataque del gobierno y la conformación de la Intersindical. Balance y perspectiva para continuar la resistencia.

Edición N° 13

A Vencer (mayo-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Cierre de paritarias de estatales en Mendoza | Lecciones de un proceso para profundizar la resistencia

El dato más significativo de las paritarias locales es la ferocidad del ataque del gobierno de Alfredo Cornejo a los sindicatos. Ya en el discurso de asunción de mando había advertido contra los piquetes y cortes de calles. A todas luces, era un ataque contra los sindicatos, en particular los estatales, que son precisamente los que año a año desarrollan luchas más extensas y con medidas de lucha como marchas, piquetes, concentraciones en Casa de Gobierno, etc.

La primera paritaria, como de costumbre, fue la de las y los trabajadores de la educación. La explicación es que ese sector contiene a más del 50% de los estatales. Objetivamente funciona como parámetro para el resto de los acuerdos. Y en este año, además, como laboratorio: el gobierno no solo hacía su debut en la negociación paritaria, sino que iba a probar la resistencia y el poder de fuego sindical poniendo sobre la mesa el Ítem Aula y, cuando el diálogo estaba agotado, ensayando el decreto.

Los sucesivos paros de 24 horas, el paro nacional de CTERA, el acampe y vigilia cuando la votación del decreto y, finalmente, el acampe en vísperas del 1 de Mayo, no fueron suficientes para doblegar la voluntad ajustadora del gobierno. De esa primera experiencia el gobierno aprendió: 1) que podía golpear y ajustar sin necesidad de la complicidad burocrática. La explicación de esto es 2) que las conducciones sindicales sufren cuestionamientos aún en tiempos de ajuste. La agrupación celeste que conduce el SUTE claudicó sin luchar durante doce años y los compañeros lo saben. Aleccionó a las bases en que luchar no era necesario. La consecuencia es que hoy, muchos compañeros deciden no luchar. Y quien saca la tajada de ello es la patronal, siempre. 3) El gobierno también aprendió que intentar nuevamente un "Ítem Aula" para otros sectores no era buena idea. El conflicto se prolongó más de lo deseado por el gobierno y tuvo un costo político evidente. Una porción de la gran masa de trabajadores de la educación que acompañó a Cornejo ya habla de "decepción" y "enojo".

Este último dato sienta bases para ampliar y profundizar la resistencia en adelante, basados además en el camino que viene arando la única seccional recuperada del SUTE, Godoy Cruz. Como cabeza de la oposición antiburocrática, esta seccional, votó desde el principio del proceso paritario, el paro por tiempo indeterminado, comprendiendo que a la férrea voluntad ajustadora del gobierno había que oponerle una más férrea de resistencia. Además, organizó una olla popular con el fondo de lucha que se comenzó a construir en 2014. Si bien humilde, este primer intento ha sido novedoso en el sector y señala también una orientación que no se ha intentado para darle aliento a una lucha que se preveía iba a prolongarse en el tiempo.

Decreto mediante, se cerró la paritaria de trabajadores de la educación y acto seguido comenzó la salud y administración central. La estrategia del gobierno radical, en este caso, consistió en 1) dividir la discusión de salud entre profesionales y no profesionales. Esto pudo hacerlo porque contó con el asentimiento de AMPROS, que representa a los profesionales de la salud. 2) Para dejar off side a ATE, puso en debate la cantidad de afiliados de los sindicatos estatales, echó por tierra los números que manejan los propios sindicatos y a continuación, cerró acuerdos con gremios minoritarios que hasta el momento no paritaban: ATSA y UPCN, para salud y administración central, respectivamente.

A lo largo del proceso descripto, es un hecho notable la conformación de la Intersindical, un espacio de coordinación que reúne a las dos CTAs locales, cuya culminación tuvo lugar en el acampe y acto del Primero de Mayo. Las acciones de unidad son un primer paso. El siguiente es profundizar medidas y aspirar, en un futuro cercano a paritarias unificadas para todos los trabajadores estatales y plenarios verdaderamente de delegados de base. La posibilidad de que esto suceda está, como siempre, en manos de las bases. Hacia ese horizonte caminamos.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (Mendoza)
Autor

Izquierda Revolucionaria (Mendoza)