Nuevo sitio 1 de Mayo 30 Abril 2016

El pueblo trabajador de pie

Pese a lo embrionario y fragmentario todavía de las peleas en curso, queda claro que el camino es la lucha, y no el abrazo hacia los que nos explotan, la mano tendida a los que nos ajustan. Editorial del folleto elaborado junto con la Organización Política Hombre Nuevo para el 1 de mayo

Edición Especial

Edición Especial IR-HN, 1 de Mayo de 2016

Especiales

Sumario

Compartir Articulo

1 de Mayo | El pueblo trabajador de pie

Pan (poco) y circo (del malo)

Allanamientos y citaciones judiciales. Carpetazos donde se enumeran las propiedades y los autos importados del empresariado que creció al cobijo del gobierno kirchnerista como contragolpe a la aparición de cuentas offshore del presidente y su séquito de mandamases empresarios. La podredumbre es noticia; la corruptela se exhibe de ida y vuelta entre los que gobernaban hasta hace poco y los yuppies recién llegados a la Rosada. Cada acusación mediática o judicial es respondida con otra. Los jugadores van dosificando las barajas. El intercambio de acusaciones por delitos de evasión fiscal o enriquecimiento ilícito, lejos de exculpar a funcionarios o empresarios macristas o kirchneristas, trata de ensuciar más al otro subiendo la apuesta.

Esa guerra de bolsillo no hace más que dejar a la vista una enseñanza para quien quiera verla: lo que se pudre a plena luz del día es el capitalismo, y no solo tal o cual gestión, este partido o aquel otro. ¿Qué pasará cuando los naipes se terminen, cabe preguntarse? El show de jueces pretendidamente justicieros entretiene y encandila, y ciertamente, no estaría mal que algunos empresarios que fugaron divisas y compraron estancias al contado por docenas vayan a la cárcel. Pero el festival circense de denuncias no puede ocultar otra faceta del capitalismo: el ajuste en curso.

En menos de cuatro meses, el macrismo generó casi un 1.500.000 de nuevos pobres, más de 350.000 nuevos indigentes. En un milagro posmoderno, lejos de incrementar panes y peces, el presidente Macri les multiplicó por cinco el monto de facturas de gas y luz a los usuarios; subió al doble el boleto de colectivos y trenes en el área metropolitana; devaluó la moneda en un 50%; fabricó unos mil desocupados por cada día de gobierno. Todas políticas que no hacen más que contrapesar los casi 120.000 millones de pesos que vía devaluación y vía quita de impuestos transfirió a las patronales del agro.

El entretenimiento es efectivo… pero no por mucho tiempo. El pueblo consume, por ahora, los carpetazos judiciales. Pero esa ingesta tiene un límite.

Los que luchan y los que lloran

Entre tanto cotillón, los despidos y la pobreza campean. El gobierno de Cambiemos aplica el ajuste. Los precarizados de ayer son los despedidos de hoy. Mientras se imponen los despidos en el sector privado y a nivel nacional se pasa la guadaña por la plantilla estatal cerrando programas sociales enteros, en los planos provincial y municipal el escenario no es muy distinto. Intendentes, gobernadores, sin importar demasiado el signo político, aprovechan para librarse de muchos empleados o para ofrecerles la miseria salarial, sustentada en parte en la presión a la baja que ejercen los despidos masivos.

La resistencia, que no proviene de ningún "Frente Ciudadano", se va desplegando como puede, con dificultades e incipientemente aún. En Tierra del Fuego, estatales acampan hace casi dos meses en contra de una reforma previsional y los despidos de Rosana Bertone (FpV). En Santiago del Estero, Mendoza y Santa Cruz, los docentes siguen la pelea contra una paritaria a la baja y las políticas de ajuste. Los trabajadores Aceiteros, nuevamente, ponen en cuestión el techo salarial forzando a la patronal a otorgarles en la paritaria el 38% de aumento. Los estatales de los Ministerios de Economía y Trabajo siguen en pie de lucha, desde abajo y yendo al frente para frenar los despidos. Pese a lo embrionario y fragmentario todavía de las peleas en curso, queda claro que el camino es la lucha, y no el abrazo hacia los que nos explotan, la mano tendida a los que nos ajustan.

Mientras la situación de los laburantes se torna cada vez más apremiante, el kirchnerismo oscila entre la rosca interna en el PJ y la proclama de un frente que no se sabe a dónde derivará, aunque seguramente no hacia nuestros intereses de clase. Sus expresiones sindicales se debaten entre el quietismo y el despliegue de algunas acciones, para no quedar totalmente fuera de juego; así se dio, por ejemplo, el paro de CTERA del 4 de abril (sin continuidad ni proyección alguna); así se da la confluencia de la CTA de Yasky en el acto este 29 de abril: sin desempolvar de momento la idea de un paro general, con mucha tibieza y sin ninguna beligerancia hacia el gobierno de Macri, que no sea la verbal.

A la deriva de los acuerdos con ese espacio se encuentra la desorientada CTA Micheli, sin aportar tampoco elementos novedosos o de peso a las luchas en curso. A su vez, y junto a las anteriores, las CGT apuestan a los canales parlamentarios mediante un insuficiente proyecto que incremente las indemnizaciones, y no que prohíba los despidos. Pero es sabido que si lograran llegar a un acuerdo "razonable" por la caja de las obras sociales, y a obtener alguna pequeña reivindicación sobre el llamado "impuesto a las ganancias", difícilmente quede lugar en sus agendas para algún nuevo reclamo.

Recogiendo las banderas, llevándolas en alto

Como hace 130 años, en las jornadas de mayo de 1886 en Chicago por las 8 hs. de trabajo, los contendientes siguen viéndose las caras. Pese a que el mundo aquél y éste poco se parecen, las palabras de los Mártires de Chicago, ejecutados por la prepotencia patronal de la justicia yanqui, todavía repican como campanazos. Decía, ya condenado a la horca, George Engel, tipógrafo: "…He trabajado por el establecimiento de un sistema social en que sea imposible el hecho de que mientras unos amontonan millones beneficiados por las máquinas, otros caen en la degradación y la miseria. Así como el agua y el aire son libres para todos, así la tierra y las invenciones de los hombres deben ser utilizados en beneficio de todos."

La pelea sigue abierta. Los trabajadores del mundo tenemos que ajustar cuentas aún con quienes viven de nuestro trabajo. Además de enfrentar los planes de gobierno de la derecha, de desmarcarnos de los "Frentes Ciudadanos" que convocan lobos vestidos de cordero, peleamos contra la explotación. Ésa es la tarea de fondo.

Como cada 1º de mayo, nuestra voz será un grito de guerra contra todos los patrones, una canción que nos hermane con cualquier otro trabajador del mundo que luche por la libertad y el socialismo. En esa pelea andamos. Con esas metas, a las que no renunciamos.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria -  Hombre Nuevo
Autor

Izquierda Revolucionaria - Hombre Nuevo