Nuevo sitio Movimiento obrero 5 Abril 2016

Coordinación para organizar la lucha contra despidos y por salario

El gobierno y los empresarios despiden y ajustan. Las centrales sindicales no ofrecen una opción para enfrentar la ofensiva patronal. En ese contexto es imprescindible avanzar en la coordinación retomando las experiencias organizativas y de lucha más avanzadas de la clase trabajadora en la actualidad.

Edición N° 12

A Vencer (abril-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Movimiento obrero | Coordinación para organizar la lucha contra despidos y por salario

Un sindicalismo pasivo y parlamentarista

El país atraviesa un contexto marcado por despidos masivos en todos los ámbitos de la administración pública y que empieza a alcanzar también el sector privado, con políticas que aseguran ganancias extraordinarias a la burguesía agraria, devaluación, inflación y un aumento astronómico del costo de vida. Una realidad cotidiana signada por la incertidumbre y el ataque a los derechos de la clase trabajadora. Ante esta situación las principales centrales obreras obran en las sombras según su propia conveniencia y dejan a su suerte a las y los laburantes.

Por un lado, los sectores de la CGT (Moyano, Barrionuevo, Caló) en una largamente anunciada unificación, apuestan a tratar determinados temas de interés en el plano parlamentario: modificación de Ganancias, la universalización de las asignaciones familiares, el 82% móvil para las jubilaciones e incluso anunciaron un mecanismo formal con el cual acordar para frenar los despidos... como si fuese un problema legal y no de relación de fuerzas entre el empresariado con la connivencia del Ministerio de Trabajo por un lado, y los/as trabajadores/as por otro.

En paralelo, los sindicatos "kirchneristas" lanzaron una "Intersindical" porteña que marchó el 24 de marzo bajo la consigna "Los trabajadores somos la patria". Entre los sindicatos que allí confluyen, bajo la órbita política de la CTA Yasqui o la CGT Caló, aparecen el SAT SAID que acaba de entregar la lucha en CN23 y dejó más de cien trabajadores en la calle, el SUTERH dirigido por el sindicalista-empresario Víctor Santa María -al que no le tiembla el pulso para precarizar y despedir trabajadores como sucedió en las Revistas del Grupo Octubre-, o la Verde y Blanca de ATE Capital que en lugar de defender los puestos de trabajo negocia con el macrismo cómo "normalizar" las Juntas Internas en donde no tiene delegados propios para garantizar el poder de su facción en la interna del sindicato. Muchos de esos sectores nunca habían salido a la calle un 24 de marzo y poco o nada hicieron frente a los masivos despidos ni siquiera cuando sus gremios fueron los golpeados.

Por último, la CTA Micheli, con algo más de vergüenza propia que los anteriores, impulsó medidas aisladas que no tuvieron continuidad ni lograron un real impacto y demostraron su debilidad estructural en los sectores estratégicos de la economía (industria, servicios).

El ejemplo de los Aceiteros y una nueva batalla por el salario

Como lo expresamos más de una vez, el ataque actual con los despidos como política general hacia el sector público pero también cada vez más hacia el sector privado, es una herramienta disciplinadora del gobierno y el empresariado hacia toda la clase trabajadora. Porque genera temor, aun en los sectores que no fueron alcanzados por la ola de despidos, para que no se luche por salarios y se acepten las paritarias muy por debajo de la inflación.

Son pocos los sectores que en este contexto salen a enfrentar esta política de ajuste brutal y menos aun quienes lo hacen apoyándose en asambleas y plenarios de delegados de base y organizándose desde los propios lugares de trabajo. En ese camino la Federación Aceitera viene marcando un rumbo peleando por un "salario mínimo vital y móvil"". El año pasado lo conquistaron luego de 25 días de huelga y para este año, en un nuevo plenario nacional de delegados definieron comenzar un plan de lucha para imponer a las cámaras patronales y el Ministerio de Trabajo el aumento correspondiente y así alcanzar ese monto de $20384 para la categoría más baja. La práctica de los Aceiteros confronta de manera directa con la de la burocracia sindical que negocia porcentajes de aumento como si fuesen números ajenos al bolsillo de una familia, y pasando por alto que acuerden lo que acuerden las empresas siempre tienen ganancias a costa de los trabajadores.

Por una herramienta organizativa y de lucha a partir de las referencias existentes

Para construir una referencia del sindicalismo combativo que con coherencia, firmeza y principios defienda al conjunto de las y los trabajadores y luche por sus derechos, su salario y los puestos de trabajo, es necesario partir de las propias experiencias reales, de los sectores que tienen la legitimidad construida en la base a partir de la lucha. Como ya hemos expresado desde Izquierda Revolucionaria y como también lo expresó la CPS Rompiendo Cadenas, de nada sirve un Encuentro Obrero unificado si eso sólo existe para realizar un acto de un sector de vanguardia y con acuerdos que hacen más a un equilibrio de fuerzas políticas que a sectores que realmente encarnar procesos de organización por abajo y de lucha.

Los Aceiteros; el espacio Interlíneas que impulsan los compañeros de la Línea 60 que apuesta a construir donde la UTA entrega; ATE Sur y las CTA recuperadas en Lomas de Zamora y Brown/ Perón o las Juntas Internas de ATE como Trabajo y Economía que protagonizan la lucha contra los despidos en Capital; la experiencia en el Neumático (SUTNA) de la oposición que de manera unitaria disputará las elecciones en abril a la burocracia de Wasiejko (CTA Yasky) y que desde hace años viene generando una referencia en la zona norte a través del SUTNA San Fernando; la Unión Ferroviaria Haedo, o la línea B del Subte, sólo por nombrar algunas referencias del sindicalismo combativo, deben ser la punta de lanza para construir una coordinación real, estable, en donde no se busque instalar una referencia mediática (con conferencias y actos grandilocuentes) sino una herramienta organizativa y de lucha para enfrentar una ofensiva patronal como hace años no se vive en nuestro país.

Desde Izquierda Revolucionaria, junto a todos los compañeros con quienes construimos Rompiendo Cadenas, seguiremos poniendo nuestros máximos esfuerzos en avanzar en esta dirección.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria