Nuevo sitio Avanzando, por el camino del Che 7 Marzo 2016

Izquierda Revolucionaria, un año de lucha

A un año del nacimiento de nuestra organización, nos disponemos a ir por más, para aportar a la lucha de nuestro pueblo trabajador, por la revolución y el socialismo.

Edición N° 11

A Vencer (marzo-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Avanzando, por el camino del Che | Izquierda Revolucionaria, un año de lucha

Hace tan solo un año, el 24 de marzo de 2015, nuestra organización ponía por primera vez sus pies en las calles. Las movilizaciones de aquel 24 en Buenos Aires, Mar del Plata, Mendoza y Chubut, y pronto la presentación de Izquierda Revolucionaria en Córdoba, ponían a andar un sueño colectivo. Se trataba, y se trata cada vez más, de aportar crecientes niveles de organización para la lucha de nuestro pueblo trabajador. Se trata, ni más ni menos, de ser actores en la construcción de una propuesta política actual, compenetrada en la lucha cotidiana de nuestra clase, que logre ser un canal para una disputa a fondo por el poder, para la construcción de un proyecto revolucionario y socialista.

Desde entonces hemos avanzado a paso firme en la consolidación de Izquierda Revolucionaria.

Las construcciones de base en las que participamos, muchas veces a partir de una militancia frentista con otras corrientes compañeras, se encuentran en la calle en la lucha contra el ajuste, los despidos y la represión del gobierno actual. Con orgullo podemos decir que nuestra organización está aportando a nutrir una nueva camada de activistas, de luchadores obreros y populares que hacen parte de esos sindicatos, comisiones y juntas internas, organizaciones juveniles, territoriales y antirrepresivas, que hoy se plantan en la primera línea de lucha.

En la apuesta a que esas luchas, esos esfuerzos cotidianos, puedan encontrar un canal político con una perspectiva anticapitalista, es que hemos trabajado fuertemente en el mejoramiento de la propaganda, la elaboración política y en la presentación de propuestas políticas que puedan ser un medio para desarrollar la lucha popular con una perspectiva de cambio, de acumulación para un proyecto revolucionario. Son pasos, aún humildes, de una tarea fundamental, cuyo fruto debe ser la construcción de una alternativa política de izquierda que supere las enormes limitaciones que actualmente padece nuestra izquierda.

En ese marco vimos crecer y madurar varias herramientas de base, en donde el aporte de muchos de nuestros compañeros y compañeras fue de un enorme valor. Y pudimos aportar, al mismo tiempo en dos perspectivas centrales, que van de la mano del constante trabajo de base.

Por una parte, aportando de forma perseverante a la estructuración de espacios frentistas que puedan plantear una agenda común para la etapa actual, por parte de un amplio arco de compañeros y compañeras luchadores. Así es que logramos forjar instancias unitarias, como las jornadas realizadas en IMPA en diciembre de 2015 impulsadas por un polo de organizaciones anticapitalistas. Y así también, como parte de la corriente Rompiendo Cadenas, seguimos aportando a la estructuración de un encuentro obrero que supere las mezquindades en las que hasta ahora se ha visto sumido el activismo antiburocrático y permita avanzar hacia una articulación frentista para que nuestra clase se rearme en su lucha contra las patronales, la burocracia y el gobierno.

Por otra parte, hemos trabajado sistemáticamente por la unidad de los revolucionarios, promoviendo el acercamiento político y militante con organizaciones y compañeros/as con los que nos une una similar perspectiva estratégica. Y no en vano, a sólo un año de andar podemos dar cuenta, con orgullo, de la promoción de relaciones políticas firmes y sanas con varias organizaciones compañeras. Así, la intervención conjunta en diferentes frentes de lucha, y el impulso de actos políticos en donde recuperamos el legado de grandes referentes de la revolución latinoamericana como Santucho y el Che, fueron nutriendo un camino que hoy nos acerca en las ideas y en la militancia práctica.

Por lo que hemos dicho, creemos que no nos equivocamos si afirmamos que este primer año de Izquierda Revolucionaria, ha dejado un saldo positivo.

Sin embargo, estamos muy lejos de conformarnos con estos primeros pasos. Somos concientes del enorme reto que tenemos por delante. Nos proponemos, ni más ni menos que ser actores en la transformación revolucionaria de nuestra realidad. Queremos ser protagonistas de una lucha por una Argentina socialista, para la que serán necesarios muchos, enormes esfuerzos.

Por eso es que, al tiempo que festejamos el compromiso de nuestros compañeros y compañeras, la voluntad de orientar su vida en pos de un proyecto colectivo, nos proponemos ir por más, por mucho más.

La lucha de importantes sectores descontentos con el ajuste, los despidos, la represión y la entrega nacional, nos convoca a una apuesta por multiplicar esfuerzos y conciencias, en la lucha por un cambio de fondo, por la construcción de una alternativa política de los trabajadores y el pueblo.

Por eso es que, festejando este primer año, nos proponemos y comprometemos a avanzar.

Nos planteamos contribuir al desarrollo de la lucha de nuestro pueblo trabajador, promoviendo la organización en cada lugar de trabajo, de estudio, en cada barrio y área de militancia.

Nos planteamos, seguir desplegando una propuesta frentista, que permita erigir alternativas de organización que alcance a sectores significativos de nuestro pueblo.

Y nos planteamos, como una tarea de primer orden, avanzar en la construcción de organización política, apostando a la confluencia con otras organizaciones hermanas, para poder estructurar un embrión de partido que, con alcance nacional y nutrido por las diversas trayectorias de tantos/as compañeros/as comprometidos/as con la revolución, pueda jugar un rol destacado en la necesaria organización y lucha obrera y popular.

Así, también hoy, como decíamos hace un año al dar nuestros primeros pasos como Izquierda Revolucionaria, podemos decir: "Sobre el fondo rojo que ha forjado la clase trabajadora en años y años de lucha, se asoma, desde la izquierda, nuestro querido Che, iluminando un camino de revolución que sigue latiendo en América Latina. No es sólo nuestra bandera. Son también nuestros sueños los que brillan con ella, cada vez que logramos generar un nuevo aporte a la lucha de nuestro pueblo. Y hoy podemos decir, con orgullo y entusiasmo, que hemos dado un nuevo paso".

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria