Nuevo sitio A 40 años del golpe genocida 7 Marzo 2016

Nacimos en su lucha, viven en la nuestra

Todos los 24 de marzo tenemos una cita de honor. Ese día, siempre en las calles, evocamos a las/os que no están, a quienes se jugaron la vida por una sociedad sin opresión ni explotación. Traemos a la memoria viva a las/os 30.000 compañeras/os desparecidas/os, pero también a las/os miles de presas/os y exiliadas/os, sobrevivientes del terrorismo de Estado. La reivindicación no se limita a su carácter de víctima del genocidio, va mucho más allá: Reivindicamos su militancia, sus organizaciones, su apuesta política por el Socialismo, su determinación a adoptar los métodos necesarios para transformarlo todo.

Edición N° 11

A Vencer (marzo-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

A 40 años del golpe genocida | Nacimos en su lucha, viven en la nuestra

Este 24 de marzo es especial, se cumplen 40 años del golpe. El 20 y el 30 aniversario fueron jornadas en las que las columnas movilizadas se multiplicaron en participación. Y este 40 aniversario no va a ser la excepción. Cientos de miles vamos a movilizarnos por las calles de todos los puntos de Argentina al grito de ¡30.000 compañeras y compañeros desaparecidos: PRESENTES, AHORA Y SIEMPRE!!!

En las calles repudiamos a la dictadura genocida por sus objetivos políticos y económicos. Denunciamos a los milicos que tomaron el poder para profundizar una tarea que se inició antes del 24 de marzo: la de liquidar a las organizaciones revolucionarias y al activismo obrero y estudiantil. Ya a fines de 1973 Perón había dado nacimiento a la Triple A mediante su Documento Reservado para combatir la "infiltración marxista". Ya Isabelita había firmado el decreto del Operativo Independencia ordenando el exterminio de la guerrilla en Tucumán. Los milicos vinieron a profundizar el terrorismo de Estado que ya había comenzado y a defender al capitalismo, tal como lúcidamente reveló Rodolfo Walsh en su histórica "Carta abierta de un escritor a la Junta Militar": "Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada."

El legado económico de la dictadura (cuyo ministro de Economía, Martínez de Hoz, era el presidente del directorio de ACINDAR) fue una ilegítima deuda externa que empobrece nuestro país y profundiza nuestra dependencia, y que Cavallo tuvo la gracia de convertir en deuda estatal. Porque, como es sabido, en el capitalismo la única propiedad privada que se defiende es la ganancia, mientras se socializan pérdidas y deudas. La aplicación de una salvaje política económica liberal procedió a congelar salarios, liberar precios, devaluar el peso, disminuir a la mitad las retenciones a las exportaciones agropecuarias, reducir los aranceles a la importación y promover las inversiones extranjeras -cualquier parecido con la actualidad no es pura coincidencia-.

La dictadura cívico-militar promovida por el imperialismo y ejecutada por el empresariado y la oligarquía local junto con los milicos, con el aval de la iglesia católica, nos legaron un país capitalista dependiente, donde falta una generación de revolucionarias/os. A 40 años del golpe, todavía nos cuesta sacudirnos el peso de las consecuencias. Pero en eso andamos las/os miles de militantes que en todo el país sostenemos las organizaciones del campo popular.


Obama en Argentina: una provocación abierta

Este 24 de marzo no sólo es especial por cumplirse el 40 aniversario. A ello se suma la presencia en nuestra tierra del presidente de Estados Unidos, Barak Obama. Invitado por Macri, el documento oficial de su gira exalta las primeras medidas adoptadas por el gobierno del PRO, entre ellas los avances para un acuerdo con los holdouts, y reconoce "su contribución a los derechos humanos en la región". Como ya nos pronunciamos en nuestra declaración al respecto, su presencia "constituye una cínica y velada reivindicación del golpe militar genocida y del terrorismo de Estado que desangró a la militancia obrera y popular de aquellos años, dado el rol determinante del imperialismo yanqui en el auspicio y sostenimiento de las dictaduras."

Fue el gobierno imperialista yanqui quien impuso sobre Nuestra América la Doctrina de Seguridad Nacional, aquella por la cual las Fuerzas Armadas debían combatir al "enemigo interno", prestando atención a las "fronteras ideológicas". Para ello no escatimaron recursos. En la Escuela de las Américas que montaron en Panamá entrenaron a los genocidas en los métodos más crueles de persecución, desestabilización, secuestro e interrogatorios bajo tortura. EE.UU. fue ideólogo y financió el macabro "Plan Cóndor", mediante el cual las dictaduras impuestas en Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, Bolivia y Paraguay intercambiaron inteligencia, secuestraron, torturaron y trasladaron entre los países del Cono Sur a nuestras presas y presos. La CIA envió a sus agentes a nuestros países para el entrenamiento en métodos de tortura. Sus "clases", de un nivel de sadismo inimaginable, explicaban por ejemplo, los límites de electricidad que puede soportar un cuerpo humano.

Por ello, la presencia de Obama en nuestro país no pasará inadvertida. Convocamos a convertir las marchas del 24 de marzo en una gran jornada antiimperialista al grito de:


¡Fuera yanquis de América Latina!

30 mil compañeras y compañeros desaparecidos, ¡Presentes! ¡Ahora y siempre!


Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria