Nuevo sitio Sindicalismo combativo y coordinación 11 Febrero 2016

Qué unidad y para qué

Frente a la pasividad de las centrales sindicales ante la profundización del ajuste, referentes del sindicalismo combativo impulsan un encuentro obrero unitario para el 5 de marzo y una instancia de coordinación. Cuál es el carácter que debe tener ese encuentro.

Edición N° 10

A Vencer (Febrero-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Sindicalismo combativo y coordinación | Qué unidad y para qué

El viernes 5 de febrero se realizó una reunión del sindicalismo combativo en Ademys en donde se discutió qué pasos unitarios dar con la perspectiva de poner en pie un plan de acción frente al ajuste de Macri y mostrar una referencia al conjunto de la clase trabajadora ante la pasividad de las distintas centrales sindicales. La Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas participó de la reunión con compañeros y compañeras de la directiva de Ate Sur- Lomas y Brown- Presidente Perón, Ademys y el SiPreBa, entre otros.

La reunión del sindicalismo combativo surge a partir de un acta firmada el año pasado por Aceiteros, el cuerpo de delegados de la línea 60, el Sutna San Fernando, los cuerpos de delegados de Ecotrans, petroleros de Chubut y AGD UBA, en donde se comprometían a "unir a los que enfrentamos a las burocracias sindicales, a la ofensiva patronal y a las medidas del ajuste (...) a llevar a nuestros sindicatos, seccionales, comisiones internas, cuerpos de delegados y sus asambleas este debate y la necesidad de fortalecer las luchas y la solidaridad con los compañeros que están siendo enjuiciados por luchar". Aquella primera reunión fue más chica pero la importancia era su carácter obrero, con representaciones que se ganaron su rol de referencia al interior del movimiento obrero combativo a partir de luchas masivas e importantes triunfos, como el de los Aceiteros por el salario con una huelga histórica o el de La 60 contra los despidos.

De la nueva reunión, en donde algunos de esos sectores como la línea 60 no participaron, surge la posibilidad de convocar a un Encuentro del Sindicalismo Combativo para el 5 de marzo. Sin dudas será una instancia importante para aglutinar a una serie de sectores que están luchando y que no encuentran una referencia en el movimiento obrero que logre aglutinar, centralizar, coordinar y dirigir esa lucha dispersa tras un objetivo común. Lo que se debe discutir es el carácter de esa jornada, el programa a levantar y la perspectiva del espacio.

Desde el clasismo debemos generar un polo que aglutine a las y los compañeros que vienen luchando y que provienen de diferentes trayectorias y experiencias, que excede ampliamente al clasismo y la propia izquierda. Para eso, el encuentro debe ser dirigido por las referencias que se ganaron ese lugar en la propia lucha sindical, como los casos mencionados. Eso le dará un carácter genuinamente obrero al encuentro y la posibilidad además de que tenga perspectiva hacia nuevos sectores que se sumen a la lucha y no provengan necesariamente de los sectores ya convencidos. De allí también deben surgir las consignas centrales, la mesa de dirección y la propia dinámica del espacio. Por otra parte, no alcanza con realizar un acto en tal o cual microestadio, sino con generar un polo de reagrupamiento que pueda mostrar una referencia de organización y de lucha al conjunto de la clase. Un encuentro aislado no tendrá ningún impacto en la lucha de clases actual, es necesario organizar un plan de acción escalonado al que se sumen todos los sectores que están dispuestos a enfrentar el ajuste.

Es necesaria la más amplia unidad de acción en la calle y cada lugar de trabajo, en las medidas de acción directa, en el impulso de huelgas y jornadas de lucha, con todos los sectores que estén dispuestos a impulsarlas, más allá de nuestras diferencias programáticas y metodológicas con algunos de ellos. Pero también es necesario mostrar una orientación propia al conjunto de la clase trabajadora y para eso es necesario una política de frente único de los sectores clasistas que venimos peleando con coherencia desde hace años contra la precarización y la carestía de la vida, por nuestros salarios, el empleo y contra la represión. Allí, el rol de la izquierda debe ser el de reagrupar al activismo del movimiento obrero combativo que tiene grandes referencias como los Aceiteros o los colectiveros de la línea 60, con importantes luchas en sus espaldas. Esas luchas, que fueron encabezadas por direcciones combativas con una base heterogénea, nos marcan el camino. Están allí las direcciones reales que la clase trabajadora eligió en cada sector y lugar en donde supimos construir importantes triunfos.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria