Nuevo sitio Lanzamiento de Ediciones A Vencer 11 Febrero 2016

El diario El Mundo y la política de masas del PRT- ERP

Para nuestra editorial A Vencer es una alegría comenzar a publicar tomando como punto de inicio la reedición del valioso libro de Marcelo Maggio sobre el Diario El Mundo, en forma conjunta con La Caldera Ediciones, Editorial Rama Negra y A Formar Filas Editora Guevarista. El estudio sobre ese periódico, ejemplo de la influencia de masas del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), contribuye a dimensionar el desarrollo de una de las organizaciones revolucionarias más importantes de los años 70.

Edición N° 10

A Vencer (Febrero-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Lanzamiento de Ediciones A Vencer | El diario El Mundo y la política de masas del PRT- ERP

La venta diaria de 150 mil ejemplares del periódico El Mundo a lo largo del país entre 1973 y 1974, donde se plasmaban las principales luchas obreras y populares con una perspectiva de izquierda crítica del gobierno peronista, es expresión de la amplia política de masas impulsada por el PRT. Esta publicación se liga a la organización de masas desplegada desde el Movimiento Sindical de Base (MSB), y principalmente, con el Frente Antiimperialista y por el Socialismo.

El FAS, surgido a fines de 1972, se consolidó como un ámbito frentista durante 1973. Ya en su V Congreso en noviembre de 1973 convocó a unos 12.000 activistas en Chaco, y siete meses más tarde participaron unos 30.000 en Rosario. Expresaba la articulación de una fuerza social con perspectiva revolucionaria formada por diversos sectores explotados: la clase obrera, el movimiento campesino, representantes de pueblos originarios, de sacerdotes del tercer mundo, del movimiento estudiantil, entre otros. En ese marco, articulaban diversas fuerzas y figuras. El PRT, con dirigentes obreros como Oscar Montenegro y Gregorio Flores. El Frente Revolucionario Peronista (FRP) con el presidente del FAS y líder de la CGT clasista de Salta Armando Jaime, junto a Simón Arroyo y Manuel Gaggero. Alicia Eguren de Cook venida del peronismo de base. Silvio Frondizi proveniente del Grupo Praxis. Figuras como Rodolfo Ortega Peña, Luis Cerruti Costa, a lo que debe sumarse la participación del Secretario General de Luz y Fuerza de Córdoba, Agustín Tosco, y de Miguel Ramondetti, sacerdote del tercer mundo. Otras fuerzas que llegaron a participar fueron los afluentes de la Organización Comunista Poder Obrero (OCPO), el Movimiento Popular de Liberación, Liga Espartaco, Socialismo Revolucionario, Peronismo de Base, Partico Comunista Marxista Leninista, entre otras.

En ese marco, mientras el PRT-ERP difundía sus periódicos (llegaba a la venta de 20.000 quincenarios de El Combatiente –PRT- y 30.000 Estrella Roja –ERP-) y a la vez que publicaba una serie de revistas entre las que se destaca Nuevo Hombre dirigida por Silvio Frondizi, impulsó también la reapertura de El Mundo, como parte de una política de masas.


El diario El Mundo

El diario, que circuló entre agosto de 1973 y marzo de 1974, se trataba de una herramienta amplia en la que debían formar parte los diversos sectores políticos que se estructuraban en el FAS, buscando incluso una mayor apertura.

Con el aporte financiero de las acciones del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y bajo la dirección política de Benito Urteaga, responsable del frente legal del PRT, El Mundo se instaló con oficinas en la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Tucumán y Salta, contando con unas 250 personas: numerosos periodistas profesionales y activistas de diversas organizaciones. Incluso el PC, que se había negado a participar del FAS, inicialmente aceptó ser parte de la propuesta.

Su primer director fue Luis Cerruti Costa, abogado cercano al PRT, y su vicedirector Manuel Gaggero, quien se hizo cargo de la dirección interina en diciembre de 1973. Desde entonces el periódico contó con un amplio "Consejo de Redacción" que involucraba a colaboradores como Agustín Tosco, Armando Jaime, Alicia Eguren de Cook, Miguel Ramondetti, Alfredo Curuchet, y Jorge Di Pascuale, entre otros. Y a su vez, en el marco del impulso de la Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR) el periódico tenía una "Mesa de Redacción" con miembros del MIR de Chile y Tupamaros de Uruguay.


Un diario de masas

La apuesta del PRT consistía en desarrollar un diario de alcance popular, con el conjunto de secciones típicas de un periódico, incluyendo humor gráfico y deportes, que debía, al mismo tiempo, dar una disputa ideológica con el tercer gobierno peronista y su proyecto.

Como señala Maggio, esta propuesta era una "implementación concreta del principio leninista de la combinación del trabajo legal con el ilegal", y era, al mismo tiempo "un verdadero salto teórico político" como práctica comunicacional porque iba más allá del concepto clásico de propaganda y salía a disputar con los grandes medios con "una comunicación alternativa desarrollada bajo formas específicas de una prensa comercial". Así, por medio del "enmascaramiento" el PRT-ERP desplegó una prensa alternativa de oposición al sistema y el gobierno existente, con inserción en la realidad social (lo que le permitía promover una agenda propia) y era instrumental a esos intereses políticos de un proyecto revolucionario y socialista.

El ataque sistemático por parte del gobierno peronista y de las AAA, culminó con su clausura. Entonces, el PRT-ERP se encontraba fortalecido ante la opinión pública tras haber canjeado con éxito a un alto ejecutivo de ESSO, y el periódico había difundido tanto el copamiento del cuartel de Azul por el ERP, como la sublevación de los trabajadores metalúrgicos de Villa Constitución. Ante ello, Perón ordenó por decreto el cierre de El Mundo el 14 de marzo de 1974, luego de que esa mañana muchos de los principales diarios publicaran las solicitadas del PRT-ERP que había pagado la ESSO como parte del canje. El periódico número 164 del día anterior, que sería el último, mostraba en tapa las impresionantes asambleas del villazo y anunciaba: "ACINDAR: OBREROS ACOSAN A LA UOM".


Un ejemplo a recuperar

La reflexión sobre esta experiencia de comunicación -como del conjunto de las herramientas de construcción desplegadas por el PRT-ERP- tiene un gran valor, porque permite dimensionar el lugar que asumió el partido de Mario Roberto Santucho en la lucha de los años 70 y permite valorar algunos ejes centrales de su política, como es su perspectiva frentista, plasmada en la estructuración del MSB, del FAS y de publicaciones como Nuevo Hombre y El Mundo.

Uno de los rasgos más sobresalientes del PRT, más allá de su nivel de inserción y predisposición para la lucha, consiste justamente en ese abordaje integral del proceso revolucionario que lo llevó a asumir una enormidad de tareas para aportar a la toma del poder por la clase obrera y el pueblo: desde la organización militar, hasta el desarrollo de ambiciosas herramientas de masas como el diario El Mundo.

Y en ese marco, es fundamental valorar la conciencia que tenía el PRT sobre la necesidad de desarrollar una fuerza social revolucionaria compuesta por los distintos actores políticos y sociales que pueden incorporarse a ese proceso de lucha revolucionaria por el socialismo, lo que lo llevó a promover una política frentista activa.

Ese aporte tan significativo, permite ponderar el lugar ocupado por el PRT-ERP en el acervo revolucionario de nuestro pueblo. Una experiencia que dejó una huella, sobre la que es preciso seguir caminando.

Comentarios

Federico Cormick
Autor

Federico Cormick

Docente universitario.