Nuevo sitio Defensa del derecho de protesta 11 Febrero 2016

Sobre la detención de Milagro Sala

La dirigente de la Tupac Amaru, Milagro Sala, fue detenida por orden del juez Ramón Gutiérrez que caracterizó al acampe y plan de lucha de las cooperativas como un “alzamiento contra el orden constitucional”. Lo mismo declaró públicamente el gobernador Gerardo Morales, que aseguró que “acá me quisieron voltear, lo que fracasó fue un intento de golpe institucional. Hubo sedición”.

Edición N° 10

A Vencer (Febrero-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Defensa del derecho de protesta  | Sobre la detención de Milagro Sala

La detención de Milagros Sala representó un ataque directo a la protesta social y, sin dudas, junto con la represión a los trabajadores de Cresta Roja y a los municipales de La Plata, es una muestra de la política de persecución y represión que el gobierno de Cambiemos viene a desplegar contra los luchadores y luchadoras y el movimiento popular en general.

Ante esta situación, en el mismo momento de la detención de Sala -más allá de nuestras diferencias políticas y metodológicas- denunciamos esta situación y fuimos parte de distintas medidas de lucha en reclamo de su liberación con la consigna "Libertad a Milagro Sala y a todos los presos políticos". Participamos de la concentración en Plaza de Mayo del 18 de enero y la movilización independiente convocada desde el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, entre otras. Como lo expresó ante los medios de comunicación nuestra compañera María de Carmen Verdú, abogada antirrepresiva: "la detención de Milagro Sala tiene que ver con una movilización, con organizar un acampe por un reclamo concreto, puntual. Así como hoy es ella la que está detenida, mañana puede ser cualquier luchador o luchadora popular, la que sea perseguida y encarcelada exactamente por los mismos motivos. Por eso es fundamental que, más allá de nuestras enormes diferencias, expresemos nuestro repudio y enfrentemos en la calle la detención de Milagro Sala".

A diferencia de la contundente respuesta de la izquierda que estuvo en las calles exigiendo la liberación de Milagro Sala, muchas de las figuras del kirchnerismo no dijeron ni una sola palabra del asunto.

Sobre el cierre del mes de enero, aún sin cerrar la causa sobre el acampe, se agregó una nueva –y prometen añadirse más- por "asociación ilícita, extorsión y defraudación a la administración pública" vinculada con el manejo de los fondos que la Tupac recibía de parte del Estado nacional y que complicó su situación judicial. Es verdad que los antecedentes de Sala la vinculan con este tipo de prácticas, que además son señaladas por las organizaciones populares que no estaban alineadas bajo su ala. Pero está claro que la persecución selectiva contra Sala es también arbitraria, entre otras cosas porque las fuerzas gobernantes (PRO y UCR) están llenas de casos que deberían ser igualmente denunciados y no lo son (baste recordar los negocios de Niembro) y porque el mismo gobernador Morales que se pretende escandalizado por las prácticas de la Tupac Amaru acaba de acordar con algunos de los dirigentes de segunda línea de Sala para volver a estructural ese esquema punteril, solo que a su propio servicio. Así en la persecución de Sala se evidencia un mecanismo para redistribuir los recursos, pasando del FPV a Cambiemos, algo que viene acompañado, además de un "revanchismo" sobre una figura que no sólo es de una fuerza opositora (FPV) sino además una dirigente social de extracción popular y no un funcionario de saco y corbata.

Desde Izquierda Revolucionaria exigimos la libertad de todos los presos políticos, porque como ya lo expresamos esa es una posición de principios. A su vez, denunciamos tanto el revanchismo gorila del PRO- UCR como a los funcionarios y punteros corruptos que malversan fondos públicos.

Desde Izquierda Revolucionaria, insistimos en que las causas iniciales que motivaron la detención de Milagro Sala se basan en un fundamento jurídico que avanza gravemente en la criminalización de la protesta y que son una muestra de la política de represión hacia el movimiento social que impulsa el macrismo. Por lo tanto, deben ser repudiadas por el conjunto del movimiento popular.

Seguiremos en la calle siempre que se trate de defender un programa popular, como es el derecho a la protesta y la resistencia, porque eso es lo que define nuestra participación y nuestra lucha.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria