Nuevo sitio Enfrentar a la burocracia y las patronales 11 Febrero 2016

Frente al ajuste y la represión: unidad de acción

Unidad de acción para defender los intereses inmediatos del pueblo trabajador, e independencia política para aportar a una perspectiva estratégica de liberación.

Edición N° 10

A Vencer (Febrero-2016)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Enfrentar a la burocracia y las patronales | Frente al ajuste y la represión: unidad de acción

La política de despidos y de achicamiento de políticas públicas, la devaluación, los tarifazos, el tope a las paritarias y la inflación galopante empeoran las condiciones de vida de la clase trabajadora. Las negociaciones para un faustuoso pago de deuda auguran más penurias. Sobre el escenario de precarización, inflación y reendeudamento que legó el kirchnerismo, el gobierno de Cambiemos se propone ir mucho más allá, asestando un contundente golpe al pueblo trabajador.

La decisión de avanzar con este conjunto de medidas antipopulares se debe principalmente a la legitimidad del gobierno y el consenso con el que cuenta a pocos meses de su asunción, al momento de vacaciones, pero principalmente a las debilidades del campo popular para enfrentarlas.

La interna del peronismo muestra a una dirigencia del antiguo gobierno que no responde y deja a la vista los límites del "empoderamiento". Mientras tanto en las acciones de resistencia ligadas a la experiencia kirchnerista sigue primando la movilización relativamente espontánea de sectores no organizados por sobre las organizaciones políticas. Las direcciones sindicales siguen ausentes.

En este marco, desde la izquierda se discute cómo debe desarrollarse una política unitaria y qué acciones debemos desplegar junto al kirchnerismo o no. Si bien el problema de la unidad es una preocupación constante, en este contexto de resistencia y reagrupamiento se vuelve un problema central.


Sin sectarismos y con independencia de clase

Desde Izquierda Revolucionaria sostenemos que es fundamental desarrollar formas de acción que nos permitan dar una contundente respuesta a los ataques contra el pueblo trabajador, para lo cual es fundamental la más amplia unidad de acción, incluyendo en ello a sectores del kirchnerismo.

A su vez, para construir un proyecto político que exprese los intereses de la clase trabajadora es necesario mantener la independencia política y dar un debate profundo sobre las insuperables limitaciones de un proyecto que, como el kirchnerismo, no buscó ir más allá de este sistema social e incluso festejó que el empresariado "se la lleve en pala".

En ese marco vemos con preocupación algunas tendencias presentes en el campo de la izquierda y el movimiento popular, que atentan contra esta perspectiva fundamental.

Por una parte, algunos compañeros y compañeras, como Patria Grande, apuestan al "objetivo estratégico de la unidad popular" junto al kirchnerismo, desplegando un camino que se perfila de integración tras una propuesta política de gestión del capitalismo que acaba de evidenciar su fracaso.

Por otra parte, las disputas entre sectores de la izquierda, atentan contra la necesaria unidad de acción, que es fundamental para defender conquistas de nuestro pueblo trabajador. Con esto, además, como izquierda desperdiciamos la oportunidad de jugar un rol protagónico en momentos en que existe un importante sector social que rechaza las políticas de gobierno y en donde el kirchnerismo no marca una agenda de peso, a raíz de su interna, debilidad estructural y pasividad política.

Es grave que desde el FIT se siga trasladando su disputa interna a los distintos espacios de articulación que en realidad tienen el objetivo de organizar la lucha popular. Una interna que está marcada por una posición sectaria del PO, que rechaza la unidad de acción con el kirchnerismo con el objetivo evidente de atacar a uno de sus aliados en el FIT (PTS); y también por la lógica de aparato del PTS, que al intentar acumular su reciente experiencia electoral pone por delante los intereses (y las figuras) de su propio partido, por sobre las tareas de articulación y unidad imprescindibles para construir un fuerte movimiento de lucha unitario. Su pretensión de que el Encuentro obrero unitario sea un encuentro de la izquierda, es muestra de ello.

Frente a este panorama sostenemos que es una tarea inmediata del conjunto de la izquierda, participar y aportar con vocación de construcción unitaria, a las distintas experiencias de unidad de acción y de lucha que se están desarrollando y que seguirán, orientadas por la defensa de un programa popular, como la defensa del salario, del trabajo, el rechazo a la avanzada macrista represiva, al pago de la deuda, entre otros temas.


Una tarea pendiente y urgente: hacia un frente único, político y social

Para la izquierda revolucionaria y las organizaciones que confluimos en espacios comunes, hay una tarea pendiente que en este contexto cobra urgencia y relevancia: avanzar en la construcción de una Corriente de Izquierda o Frente político y social real, hoy inexistente, que pueda jugar un rol progresivo en este escenario, marcando una orientación política de unidad de acción por un programa popular y de independencia política frente a los proyectos patronales.

Hay una gran cantidad de organizaciones que confluimos en diferentes espacios sindicales y frentistas, como la Corriente Político Sindical Rompiendo Cadenas o las Campaña Contra las Violencias hacia las mujeres. Hemos realizado diferentes experiencias conjuntas, en el mayor de los casos a partir del trabajo de base, sin lograr dar un salto político de manera colectiva más que para determinada campaña puntual.

Es necesario seguir trabajando para avanzar hacia un frente único político y social, el contexto lo amerita y lo hace una tarea urgente, para intervenir al interior de la izquierda con una perspectiva política sin sectarismos y que sostenga la independencia política de la clase trabajadora.

Para enfrentar al macrismo y construir una perspectiva revolucionaria es necesario salir a luchar junto a una innumerable cantidad de trabajadores y trabajadoras que hoy estan huérfanos de una contención política y organizativa. Por esto, sostener una política de unidad de acción como táctica acorde a esta coyuntura de envalentonamiento de la derecha y los sectores empresarios, es la manera correcta de disputar la conciencia de miles y miles de trabajadores y trabajadoras.

Es preciso avanzar, entonces, sin seguidismos ni sectarismos, construyendo una alternativa real de la clase trabajadora y el pueblo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria