Nuevo sitio Declaración 10 Enero 2016

Contra el ajuste y los despidos, unidad y lucha

Compartimos la declaración conjunta elaborada por la Agrupación Hombre Nuevo, Marcha Guevarista del Pueblo e Izquierda Revolucionaria sobre el ajuste que la gestión macrista comenzó a descargar sobre la clase obrera y el pueblo.

Declaración | Contra el ajuste y los despidos, unidad y lucha

El macrismo, fiel a los intereses de su clase, empezó a descargar el ajuste sobre la clase obrera y el pueblo para atravesar la crisis económica en curso. Con la devaluación garantizada, la eliminación del cepo al dólar y de las retenciones a los commodities, la oligarquía terrateniente y la burguesía industrial atravesó un fin de año obteniendo superganancias y el pueblo trabajador sufriendo las consecuencias de la especulación y el alza de los precios.

Pero estas medidas –efectivizadas por la "republicana" alianza Cambiemos mediante Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU)- no solucionan un problema fundamental que atraviesa la economía argentina: la falta de reservas en el Banco Central debido a la política de pagador serial del kirchnerismo en relación a la fraudulenta deuda externa. Para esto, el gobierno preparó un nuevo endeudamiento, también mediante un DNU, con el capital financiero internacional a partir del cual pretende hacerse de los dólares faltantes. La oferta fue bien recibida por la JP Morgan, el HSBC, el Deutsche Bank, el Citibank, Goldman Sachs, y estarían dispuestos a realizar el acuerdo si además de exuberantes ganancias se garantizan sus requisitos políticos.

La consecuencia económica de la vil negociación es un aumento considerable en la cantidad de dinero que se deberá direccionar hacia la deuda y por lo tanto, se querrá realizar un ajuste fiscal en prestaciones sociales, en infraestructura, etc. Esta es la situación económica que determina la situación política actual.

La respuesta popular no tardó en expresarse con la resistencia de los despedidos de Cresta Roja que recibieron balazos de goma por parte de la gendarmería y charlatanería demagógica del macrismo. A su vez, el 23 de diciembre, se llevó adelante una gran movilización de los trabajadores y la izquierda que, por un lado, exigía un bono que contrarreste el despunte inflacionario y, por otro, contra el pacto social que pretendían concretar el gobierno, los empresarios y las centrales obreras burocráticas.

Una nueva arremetida del gobierno en estos días dejó en la calle a más de 15.000 trabajadores estatales. Mediante persecución ideológica, cesantías y despidos se concretó un intento de disciplinamiento hacia la clase trabajadora, que deberá propugnar la unidad de las luchas para golpear con fuerza a las medidas antipopulares que decreta el gobierno y a las que la burocracia fortalece con sus negociaciones. Así lo expresaba el ministro Prat Gay: "Acá cada sindicato sabrá dónde le aprieta el zapato y hasta qué punto puede arriesgar salario a cambio de empleo".

Esta ola de despidos masivos en el ámbito estatal no son más que el desenlace más coherente con el programa político de la derecha enfilada detrás de Macri, para cuya aplicación no ha sido menor que el Frente Para la Victoria, a través de los gobiernos kirchneristas, haya generado las condiciones políticas e institucionales, si tenemos en cuenta que durante este período el Estado ha sido el principal precarizador a través del trabajo en negro y la lógica punteril. El macrismo intenta legitimar su política ajustadora con el argumento de terminar con la corrupción y desmantelar las instituciones de ñoquis y vagos, sugiriendo que los despedidos son exclusivamente militantes de La Cámpora y todo el aparato del PJ.

De esta manera toda la burguesía representada por el PRO, sale envalentonada a atacar a la clase trabajadora, en clara intención de medirse ante los sectores populares, ofreciendo una cínica demostración de fuerzas, pretendiendo que desde el campo del pueblo la respuesta sea el sometimiento pasivo en lugar de la resistencia y la lucha que desde muchos sectores ya venimos construyendo.

En el caso de La Plata, el intendente Garro inició su gestión municipal cerrando cooperativas de trabajo y dejando en la calle a muchas familias trabajadoras, y revisando legajos de empleados de los ministerios, resultando de esta revisión una limpieza profunda que se expresa en la cesantía de los contratos que finalizaron en diciembre y en el despido informal de muchos trabajadores, llegando a un número de 4.500. Ante esto, los municipales atraviesan un proceso de organización, en el que un sector de agrupaciones kirchneristas que responden a Bruera intentan utilizar para su disputa interna a los sectores que genuinamente pretenden conservar sus fuentes de trabajo. Pero como dijimos, los despidos del actual gobierno son la continuación de la precarización promovida por el gobierno anterior.

El día Jueves 7 hubo ante el edificio municipal una manifestación de los despedidos que fue violentamente reprimida con gases lacrimógenos y balas de goma por efectivos de la infantería, dejando como resultado más de 10 heridos y 4 detenidos. Estos hechos potencian la indignación ya existente entre muchos sectores del pueblo platense, y le darán más fuerza de convocatoria a la movilización que se venía gestando para el día Lunes 11, donde los trabajadores y trabajadoras independientes junto a las organizaciones de la izquierda combativa deberemos marcar fuerte presencia política y donde tendremos la oportunidad de presentar de cara a los trabajadores y el pueblo movilizado una posición política que no cae en las redes de los intereses ni la política de los partidos empresariales, en cualquiera de sus versiones.


- Suspensión de los despidos.

- Basta de precarización laboral.

- No al recorte al salario de los/as trabajadores/as, que los funcionarios cobren igual que un maestro.

- No al pago de la deuda externa.

- No a la criminalización de la protesta social.

- Paritarias sin techo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria