Nuevo sitio Juicio y castigo 17 Diciembre 2015

“Nunca arrodillados, siempre de pie”

El pasado 15 de diciembre se le entregó al juez federal Ariel Lijo un “Amicus curiae” elaborado por la Comisión Independiente por Justicia para Darío y Maxi, firmado por infinidad de organizaciones y personalidades. Se realizó un acto donde hablaron distintas personalidades de la lucha antirrepresiva y por los Derechos Humanos.

Juicio y castigo | “Nunca arrodillados, siempre de pie”

La frase de Alberto Santillán arrancó aplausos del numeroso grupo de compañeros y compañeras de muchas organizaciones que se manifestaron frente a los tribunales de Retiro en la mañana del 15 de diciembre, en el cierre de un año más de lucha por juicio y castigo a todos los responsables políticos del asesinato de Darío y Maxi. Momentos antes, Alberto, junto a su hijo Leonardo, y un grupo de referentes de la lucha antirrepresiva y por los DDHH, entregaron al juez federal Ariel Lijo una presentación como "Amicus curiae" elaborado por la Comisión Independiente por Justicia para Darío y Maxi, firmado por infinidad de organizaciones y personalidades.

Había abierto la ronda de oradores el compañero Vicente Zito Lema, histórico luchador, abogado de presos políticos y poeta, que se refirió a los pormenores de la entrevista de la Comisión con el juez Lijo, y destacó el patético intento del magistrado de eludir su responsabilidad con el argumento de que la causa penal contra los funcionarios que organizaron el operativo criminal está delegada a la fiscal que la instruye. "La justicia del cielo no nos interesa, nos interesa la justicia en la tierra", cerró el compañero.

Luego fue el turno de María del Carmen Verdú, referente de CORREPI y militante de IR, que contó que al entrar al despacho del juez Lijo recordó que la última vez que había estado allí fue años atrás, cuando con otros compañeros hacía 24 horas que montaban guardia frente a esa puerta, a la espera de que se resolviera la excarcelación de compañeros detenidos en una movilización en Plaza de Mayo, y el juez los quiso forzar a retirarse del edificio, muy lejos de la amabilidad forzada que derrochó en esta oportunidad, forzado por la movilización. "Acá, en los tribunales, estamos en el territorio del enemigo, tanto o más que en una comisaría, porque no sólo tienen los policías, sino que imponen las reglas del juego, las leyes que nunca se dictan para beneficio de los trabajadores", caracterizó nuestra compañera, "por eso tenemos que tener claras dos cosas, que sólo podemos confiar en nuestras propias fuerzas, y que esa fuerza se expresa en la calle, que es nuestro lugar, con organización, unidad y lucha".

Cachito Fukman, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, hizo una fuerte convocatoria a estar presentes cada día y en cada pelea por juicio y castigo a todos los represores, y convocó al histórico grito de ¡Presentes! por Darío, Maxi, los 30.000 Desaparecidos y todos los caídos en la lucha popular. Continuaron la ronda con la compañera Alejandrina Barry, del CeProDH-PTS, y otros compañeros de las organizaciones presentes.

Antes de intenso cierre de Alberto, que celebró el impulso a la causa contra los responsables políticos logrado a partir de la conformación, hace un año, de la Comisión Independiente, y convocó a sostener la pelea, intervino su hijo Leonardo, del Frente Popular Darío Santillán, que resumió los principales hitos de este año de lucha colectiva, con manifestaciones, escraches y otras actividades, al tiempo que conmovió con el recuerdo de las charlas con su hermano mayor, que le hablaba del Hombre Nuevo y la necesidad de la larga lucha por la Revolución Socialista. Como en su intervención hace dos semanas en el acto de CORREPI en Plaza de Mayo, el compañero enfatizó la necesidad de la unidad para enfrentar la etapa que acaba de comenzar.

Desde IR, nos comprometemos en ese camino, por Darío y Maxi, por todos los caídos, y por nuestro futuro, que queremos socialista.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (CABA)
Autor

Izquierda Revolucionaria (CABA)