Nuevo sitio Voto en blanco y quórum 4 Diciembre 2015

Dos lógicas, dos caminos posibles

Las características de la campaña por el voto en blanco en el ballotage y el quórum otorgado en Diputados por el FIT para la media sanción de una serie leyes pro-obreras, marcan dos perspectivas en tensión de cara al período político que se abre con la derecha de Cambiemos en el gobierno y el pasaje del kirchnerismo a la oposición.

Edición N° 9

A Vencer (diciembre-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Voto en blanco y quórum | Dos lógicas, dos caminos posibles

En el número anterior de AV, al fundamentar nuestro convencido posicionamiento de no apoyo a ninguno de las opciones de derecha que se nos ofrecía en el ballotage, señalábamos: "para nuestra organización la opción por el voto en blanco o no voto tiene un carácter defensivo en este escenario (…) No obstante, consideramos que no existen condiciones políticas para desplegar una campaña ofensiva en torno a este eje, dada la inexistencia de una tendencia masiva que ligue esa expresión de rechazo electoral a un cuestionamiento real a los programas de ajuste de los principales partidos patronales".

Con esto, al asumir el carácter limitado de esa resolución, ubicábamos nuestra diferencia fundamental con la táctica del FIT, que en su intento de delimitación de ambos bloques, debía recurrir a "la exageración de adjudicarle (al voto en blanco) un sentido objetivamente anti-ajuste que no necesariamente tiene".

Los guarismos finales confirmaron nuestra apreciación. Por el contrario, el pedido realizado por Nicolás Del Caño en la previa de fiscalizar el voto en blanco; y su declaración posterior señalando que los 600.000 votos en blanco fueron la expresión más consciente de resistencia al ajuste y un punto de partida para enfrentarlo, dejaron al desnudo la errática forma en que el PTS, sobre todo, encaró el tema.

En contraste, fue muy meritoria la línea de intervención que la bancada en Diputados del FIT desplegó en la reciente sesión de la Cámara baja, en la que el kirchnerismo en retirada apuró una serie de leyes pro-obreras, convirtiéndose en factor clave (junto a Víctor De Gennaro, Claudio Lozano y Victoria Donda) para alcanzar el quórum que hizo posible la sesión.

Eso permitió la media sanción de algunas leyes claramente favorables a los trabajadores en lucha, como la expropiación del Bauen; la participación de los trabajadores telefónicos y de las telecomunicaciones en la participación en las ganancias de las empresas; las demandas de los ex trabajadores de Canal 13, Canal 11 y Petroquímica Mosconi, entre otras empresas, que esperan por sus indemnizaciones luego de los masivos despidos producidos durante el menemismo.

La furia con la que fueron tratados por los medios masivos de comunicación las y los diputados que jugaron ese papel, no hace otra cosa que confirmar la corrección del posicionamiento adoptado.

A futuro, de cara a las luchas por venir, que seguramente irán creciendo con el correr de los meses, las fuerzas de izquierda tendremos que ser capaces de hacer crecer nuestra inserción en un contexto defensivo que se irá agudizando, multiplicando creativamente las vías para hacer crecer nuestra influencia política en el seno de la clase trabajadora.

Para lo que viene, el espíritu y la perspectiva que deben animar nuestras intervenciones, con total independencia política, deberán emparentarse más con el curso de acción llevado adelante por el FIT para forjar el quórum parlamentario, que en el discurso reafirmatorio de la fallida campaña por el voto en blanco.


* Fe de erratas: por involuntario error material en la versión impresa de A Vencer no fue incluido el párrafo final del presente artículo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria