Nuevo sitio Ajustada victoria de Cambiemos 23 Noviembre 2015

El “cambio” de Macri viene con ajuste y devaluación

Con el 51,4% de los votos, el frente derechista Cambiemos se impuso en el ballotage y abre una etapa que será de ataques contra el movimiento popular. Hay que organizar con amplitud la resistencia al ajuste que se viene y avanzar en la gestación de una verdadera alternativa política del pueblo trabajador.

Ajustada victoria de Cambiemos | El “cambio” de Macri viene con ajuste y devaluación

El apretado triunfo del candidato de la derecha empresarial, Mauricio Macri, culminó de la peor forma el giro conservador que anticipaba el recambio presidencial, en unas elecciones en las que ya en primera vuelta las tres principales candidaturas (Scioli, Macri y Massa) contaban con la aprobación y simpatía de las grandes corporaciones económicas y mediáticas.

Una vez más los sondeos previos volvieron a fallar, no en el triunfador en este caso, sino en el estrecho margen de diferencia con el que Macri venció a Scioli. El candidato del frente Cambiemos se impuso con el 51,4% de los votos, frente al 48,6% del candidato del FPV, y basó su triunfo en las holgadas victorias en Córdoba (donde obtuvo más del 70% de los votos), CABA, Mendoza y Santa Fe; la buena performance mostrada en provincia de Buenos Aires; los triunfos en Entre Ríos, Jujuy, San Luis, La Rioja y La Pampa; y los buenos resultados logrados en varias provincias del norte del país (Salta, Catamarca, Tucumán) donde acortó diferencias con el FPV.


Detrás del cotillón

Con el PRO en el gobierno, llega a la Casa Rosada la representación política de los sectores más oligárquicos y recalcitrantes de las clases dominantes, defensores del liberalismo económico e históricamente ligados al imperialismo yanqui. Por primera vez en la historia argentina, estas fracciones de la gran burguesía criolla lograron poner en pie una expresión electoral con adhesión de masas, sin necesidad de recurrir a las Fuerzas Armadas (como lo hicieron numerosas veces desde el golpe militar de 1930 en adelante).

El "núcleo duro" de la base social del macrismo profesa un profundo desprecio por la idiosincrasia popular, por los hombres y mujeres de carne y hueso de nuestro pueblo; reivindica la "mano dura" como respuesta a la inseguridad porque los "derechos humanos son para los delincuentes" y, sin titubeos, exige la represión de la protesta social. Estas perspectivas son las que se ocultan detrás del deliberado discurso vacío del PRO, festivamente disimulado con cotillón y globos amarillos.

Lejos de creer que "cuanto peor mejor", consideramos que su triunfo es una dura derrota para el conjunto de la clase obrera en nuestro país y agregamos que esa derrota se había anticipado ya con los resultados de la primera vuelta y la encerrona trágica que supuso un ballotage derechizado.


Abriéndole paso a lo peor

La victoria del macrismo ayer, difícil de imaginar antes del 25 de octubre, no fue tampoco resultado de la magia. Resulta evidente la responsabilidad de la dirección del Frente Para la Victoria y del kirchnerismo en general en propiciar este desenlace. Con sus volantazos a derecha en materia económica y de políticas de seguridad (con Milani, Berni y Granados en el centro de la escena), le allanaron el camino a la Casa Rosada a esta nefasta derecha liberal y reaccionaria.

Fue la dirección kirchnerista quien eligió a Macri como su adversario a medida e incluso alimentó la polarización con el PRO, suponiéndolo como inofensivo oponente. Fue el FPV quien co-gobernó con el PRO en la Legislatura porteña, intercambiando leyes y favores políticos, entre ellos el del proyecto de Centro Cívico que luego desembocó en la represión en el Hospital Borda. Y fue la Presidenta en persona quien definió que fuera Scioli el candidato oficialista para enfrentar a la derecha macrista, siendo el ex motonauta menemista la expresión más claramente conservadora y pro-patronal del propio oficialismo.

La militancia de base del kirchnerismo y el activismo independiente más convencido debería profundizar sobre estas fallas graves de la conducción política del FPV. Los ataques macartistas contra la izquierda por el voto en blanco en este ballotage (que como se ha visto y anticipamos no tuvo la magnitud para modificar el resultado electoral), sólo sirven para ocultar responsabilidades ubicando un "chivo expiatorio" por fuera del campo político del FPV.


Enfrentar el ajuste, construir una alternativa

No tenemos dudas de que se abre una etapa defensiva, de resistencia frente a los golpes que preparan los de arriba contra el pueblo trabajador. Allí tendremos que impulsar con fuerza la movilización en defensa de nuestras conquistas junto a todos los compañeros y compañeras que compartan la decisión de pelear por nuestras reivindicaciones y derechos en el nuevo escenario, más allá de cuál fue su posicionamiento en el ballotage de ayer.

Desde Izquierda Revolucionaria trabajaremos con ese objetivo político, forjando la más amplia unidad posible en nuestra clase trabajadora, con independencia política, confiando sólo en nuestras propias fuerzas. Más que nunca, vamos a enfrentar en las calles las políticas de ajuste de quienes se la "llevaron en pala" pero pretenden, una vez más, que seamos los trabajadores y trabajadoras quienes paguemos los costos de una fiesta ajena.

Por último, para la izquierda anticapitalista y socialista se plantea la enorme tarea de avanzar en la gestación de una verdadera alternativa política del pueblo trabajador, que pueda ganar en referencia y visibilidad en la perspectiva de una profunda transformación social.

Para ello debemos superar nuestras propias limitaciones y sectarismos, aportando a la unidad de toda la izquierda anticapitalista, antiimperialista y antipatriarcal, para llegar genuinamente a sectores más amplios de nuestro pueblo, que seguramente se pondrán en movimiento en defensa de los derechos y conquistas populares, frente a la ofensiva que el macrismo llevará adelante más temprano que tarde.

Sólo si somos capaces de avanzar por este camino de lucha, organización y construcción política, dejaremos de estar condenados por siempre a elegir (o resistirnos a hacerlo) entre lo malo y lo peor de proyectos políticos ajenos.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria