Nuevo sitio Córdoba 19 Noviembre 2015

Despedidos de Efacec continúan bloqueando la fábrica

Trabajadores despedidos de la firma multinacional de capital Portugués, que elabora tableros eléctricos en Córdoba, continúan reclamando por la reapertura de la fábrica y reincorporación de 62 despedidos.

Córdoba | Despedidos de Efacec continúan bloqueando la fábrica

La empresa Efacec cerró en octubre su planta en la ciudad de Córdoba y despidió a 40 operarios y 22 empleados administrativos que se suman a los 90 que fueron cesanteados hace menos de dos años. Sus trabajadores exigen que se reabra la planta.

Los 62 empleados de la empresa de materiales eléctricos mantienen el bloqueo de la planta, ubicada en Avenida Japón al 2300, quieren impedir su vaciamiento y evitar que se distribuyan los tableros, listos para entrega. A pesar de los reclamos, la fábrica ya puso carteles de venta en el inmueble.

Fredy Sabatini, delegado de los trabajadores de Efacec, denunció que "la empresa el viernes 16 de octubre nos despidió por una supuesta causa económica y a partir del 19 cuando vinimos a retomar tareas no nos permitieron el ingreso y a partir de ahí venimos con el aguante".

La patronal

Efacec tiene presencia en 65 países y emplea a 3900 personas. En Córdoba compraron acciones de la firma Bauen en 2008 y desde 2011 controlan el 100% de la empresa. Es el primer centro de producción de componentes de media tensión fuera de Portugal. En el complejo se montaba equipamiento electromecánico de media y baja tensión, destinado a toda actividad relacionada con la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica. En América latina, Efacec cuenta con unidades de mercado en la Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Es propiedad en partes iguales de los grupos José de Mello y de la textil Manuel Gonçalves. Su principal competidora en el país es Electroingeniería.

En 2013, Efacec cesanteó a 90 trabajadores de la planta, hoy cierran y despiden a los últimos 62 empleados quedándose con un pequeña planta de administrativos.

Estado y patronal aliados para el ajuste y un mejor negocio

Los principales problemas según Efacec se relacionan con la falta de competitividad derivada del tipo de cambio, la nula inversión en energía y obra pública que hizo que mermara el mercado, los costos en alza de los insumos, la presión impositiva y la suba de la masa salarial. Sin embargo, sin realizar el procedimiento de preventivo de crisis, Efacec despidió a sus empleados y cerró sus puertas.

Los empleados trabajaron por última vez el 16 de octubre: "...creemos que es mentira que el negocio no les cierra, ellos están armando ahora en Portugal pagando en euros la mano de obra, importan acá al país para llevársela a los clientes, evidentemente la mano de obra Argentina es más barata y en miras de una devaluación va a ser más barata todavía. No es cierto que no les cierran los números, encontraron una forma más barata de hacer el negocio, sacándonos del medio a nosotros, trayendo los productos armados de Portugal al puerto de Buenos Aires, de allí lo llevan al cliente y a través de una empresa tercerizada que tienen en Buenos Aires, que está denunciada en el Ministerio de Trabajo, hacen la refuncionalización de los tableros, tarea que hacíamos nosotros aquí…", aportó Fredy Sabatini.

La organización de los trabajadores

El martes 20 de octubre los trabajadores ocuparon de manera pacífica la planta cuando les ofrecieron una indemnización del 85%; lograron vencer el cerco policial que ya estaba en el edificio custodiando las instalaciones a pedido de Efacec pero fueron desalojados por la Guardia de Infantería esa misma noche. La fábrica hoy sigue "cerrada" y "custodiada".

Claramente los profundos vínculos entre Estado y patronal inclinan siempre la balanza a favor del capital. Hoy el Estado no puede garantizar los puestos de trabajo en desmedro de la empresa, pero sí puede garantizar que la propiedad privada de Efacec se mantenga intacta y que se desaloje por la fuerza a trabajadores que reclaman su legítimo derecho al trabajo. El aparato represivo del Estado cumple así su razón de ser: "…ayer éramos unos 30, había más de 60 de la guardia de infantería sólo para nosotros, nos provocaban y querían impedir que defendamos nuestros derechos" comentó un obrero metalúrgico.

La orden de desalojo cayó a medianoche y los trabajadores se hicieron fuertes afuera, cortaron Av. Japón y comenzaron con el bloqueo. También acudieron al sindicato (UOM) y al Ministerio y comenzaron con su plan de lucha.

"Las decisiones que tomamos nosotros las tomamos por asambleas, debatimos detenidamente lo que cada uno piensa y opina y llegado el momento si se necesita votar se vota y se decide lo que dice la mayoría, siempre lo hemos hecho así porque creemos que democráticamente es lo que corresponde…", reconoció Sabatini. Lograron que el ministerio de trabajo reconozca que la empresa no podía despedirlos sin el preventivo de crisis y la patronal ahora propone cancelar el 100% y hasta el 110% de indemnización a los despedidos. Efacec depositó en la cuenta de cada trabajador $120.000, ellos sólo sacaron su quincena.

Según su delegado, los trabajadores no quieren el dinero, ni la indemnización, sólo están luchando por preservar la fuente de trabajo porque son conscientes de que se avecinan tiempos duros.

Hoy bloquean las puertas de la fábrica para que no puedan sacar producción, se turnan en tres grupos, acampan ahí aguantando lluvia, frio y aprietes de la policía. Los trabajadores mantienen un corte parcial pero constante en Av. Japón, a la mañana movilizan hasta Av. La voz de interior y cortan para visibilizar el conflicto.

Sólo hay una forma para enfrentar el ajuste que hace tiempo empezó a golpear y promete profundizarse con el avance de opciones abiertamente de derecha: creer en sus propias fuerzas, profundizar en unidad y organización desde las bases con una perspectiva clara de independencia del Estado, la burocracia y los gobiernos.

Exigimos que se retire la Guardia de Infantería instalada en el interior de Efacec y que la planta se reabra con la totalidad de los empleados despedidos adentro.

Frente al ajuste patronal, organización y unidad en la lucha de los trabajadores.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria