Nuevo sitio Mendoza 10 Noviembre 2015

El ajuste está en marcha

En Mendoza docentes, estatales y trabajadores de otros sectores ya sufren las consecuencias de un ajuste que se vuelca sobre el pueblo trabajador

Edición N° 8

A vencer (noviembre-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Mendoza | El ajuste está en marcha

Por segundo mes consecutivo, el Gobierno de Mendoza no pudo afrontar el pago en término ni de manera completa de los salarios de los trabajadores y trabajadoras estatales, además de deudas con proveedores que afectan a servicios fundamentales como salud y educación. Las postales de la crisis económica de la provincia son diarias y hacen recordar a las del 2000 y 2001.

El mes pasado, el gobernador Francisco Pérez no pudo garantizar el pago de la nómina completa por falta de recursos y en el marco de una disputa interna en el FPV que se expresó en las dilaciones del Banco Nación para financiar el rojo de la provincia; y además se sumó la disputa con el gobierno entrante de Cornejo (Cambiemos) que condicionó la aprobación de la Ley de Endeudamiento. Los mendocinos siguieron en vilo las idas y vueltas del gobernador a Buenos Aires para conseguir el visto bueno de Kicillof y evitar así el incendio de la provincia. Por primera vez en años, los y las estatales no cobraron en término, se hicieron crónicas las malas liquidaciones. Y aunque el mes pasado parecía haberse resuelto, la situación se repitió este mes y se impone un clima creciente defensivo y de incertidumbre.

La estrategia es ir pagando con un programa que vaya desarticulando a los sectores entre sí, con la venia de las direcciones sindicales que instauran el sálvese quien pueda. Así, el lunes 2 de noviembre, el SUTE (educación) se ve obligado a convocar a una concentración en Casa de Gobierno porque no habían sido depositados los salarios de celadores y celadoras. Esa misma mañana desfilaron igualmente Judiciales y ATE, sin una concentración unitaria. Al viernes 6 de este mes, el gobierno sigue sin pagar los salarios de gran parte de los "prestadores" de la salud, que son trabajadores tercerizados y anuncian paro para el martes 10. Las escuelas privadas subsidiadas cobran en cuentagotas, al igual que los jardines maternales bajo órbita municipal. La crisis provincial se extiende a los municipios que dependen de los mismos fondos, y, el martes 3 de este mes, los municipales de Luján de Cuyo habían tomado y paralizado la municipalidad entera para luego movilizarse a la casa del gobernador. Otros municipios anuncian planes de recesión de contratos o inminentes despidos cuando asumen, como sucederá con el recambio el 10 de diciembre.

Cada sector de trabajadores y trabajadoras tiene una lista enorme de deudas del Estado, ítems salariales no pagados y acuerdos paritarios incumplidos. A esto se agrega que esta situación financiera golpea en muchos estamentos: el mes pasado las empresas de transporte amenazaron varias veces con cortar el servicio nocturno por la falta de pago del gobierno y la obra social más grande de la provincia, de todos los empleados públicos (OSEP), está fundida.

Todo esto ocurre en un marco de crisis que nadie ignoraba que llegaría. La provincia lleva dos años sin presupuesto provincial aprobado, porque la UCR, pensándose como futuro gobierno, decidió frenar los endeudamientos del PJ que buscaban tapar el sol con un dedo. Con los justos pases a planta permanente de trabajadores del Estado conviven las filas de punteros y ñoquis en todas las esferas públicas.

Tras la victoria de Cornejo, primera espada de la alianza UCR-PRO en el país, el gobierno saliente y el entrante coordinan, con fricciones, una transición bajo pautas de austeridad y ajuste. Es lo que ya acordaron con la Ley de Endeudamiento que da herramientas a uno para irse y al otro para llegar, ambos, descargando la crisis sobre nosotros y nosotras. Hoy, se discute en la provincia un proyecto de Ley de Emergencia Fiscal presentado por la UCR que da poderes especiales al nuevo gobernador y ambas CTA (incapaces, hasta ahora, de articular siquiera a sus propios sindicatos para actuar de conjunto) denuncian un ataque a las paritarias. La UCR ya salió a aclarar que las paritarias siguen, pero el techo es el 25%.

Desde Izquierda Revolucionaria, donde tenemos inserción e influencia en estatales, como en SUTE Godoy Cruz, venimos denunciando que el "ajuste" llegó hace rato y que lo que viene es una profundización del mismo. En el marco de una enorme dispersión de fuerzas que debe ser revertida de forma urgente.

Comentarios

Sebastián Henríquez
Autor

Sebastián Henríquez

Secretario General SUTE Godoy Cruz (Mendoza), referente de la Agrupación Marrón “Maestra Silvia Núñez”