Nuevo sitio Estatales 10 Noviembre 2015

“Las luchas cuando se dan para ganar, se ganan”

Desde Izquierda Revolucionaria entrevistamos a Gerardo Giansante, delegado del programa Abordaje Comunitario - Edificio Misiones 71, e integrante de la agrupación ATE Desde Abajo. La experiencia concreta de que cuando una lucha no es testimonial deja no solo avances para los trabajadores sino grandes enseñanzas.

Estatales | “Las luchas cuando se dan para ganar, se ganan”

El delegado del Ministerio de Desarrollo Social del programa Abordaje Comunitario – Edificio Misiones 71, Gerardo Giansante, fue parte de la lucha que dieron los compañeros y compañeras del programa Primeros Años que también depende de esa cartera. Conversó con IR sobre este proceso que deja una gran experiencia para todos los trabajadores y en particular para los estatales.


¿Qué es el programa Primeros Años?

Es un programa que busca acompañar a las familias en una concepción de desarrollo infantil integral a través de distintas actividades pedagógicas y de formación.


¿Cuál es el conflicto gremial del sector?

En el programa trabajan 150 compañeros/as que están con contratos de locación de servicio. Algunos desde hace más de 8 años. Esto implica además de la falta de estabilidad laboral no tener como licencia por maternidad, aguinaldo o vacaciones pagas. Es la precarización laboral más absoluta. A esto se le suma que el programa funciona por un convenio con Naciones Unidas que se termina en junio de 2016, por lo que posiblemente se pudieran quedar sin trabajo a partir de esa fecha.

Hace 3 años empezamos a reclamar que se los pase a un contrato intermedio, también precario, pero que implica tener algunos derechos básicos y más estabilidad laboral. Es el contrato en el que estamos la mayoría de los trabajadores del ministerio. No te olvides que Desarrollo Social es el ministerio con más precarización laboral del Estado Nacional. Más del 80 % de los trabajadores estamos precarizados.


¿Cómo se desarrolló la organización de los compañeros del programa?

Se desarrolló a través de las necesidades concretas que plantearon los propios compañeros. Y lo que surgió como reivindicación principal fue el pase a una mejor situación contractual. A partir de ahi empezamos a organizarlos primero a través de asambleas del programa y luego los sumamos a las asambleas del edificio. En el edificio de Misiones 71 ya veníamos con alguna experiencia de lucha y con una dinámica de democracia sindical. Esto fue fundamental para que los compañeros entiendan que a nivel sindical el primer derecho que tienen es a definir el curso de las acciones a tomar y elegir a quién quieren que los represente. Así fue que desde la organización gremial en el Edificio les propusimos que elijan un delegado y negociamos con la Junta Interna para que sea reconocido.


¿Qué apoyo tuvieron de la Junta Interna de ATE en ese Ministerio?

Acá hay que separar lo que es la dirección de la Junta Interna con los delegados de base. La dirección de la Junta Interna sólo vio en este proceso la posibilidad de incidir para debilitar la organización gremial del edificio. Lo primero que hicieron, en conjunto con la patronal, fue intentar dividir a los trabajadores/as metiéndoles miedo y diciendo que sólo era posible conseguir el pase para los que trabajan en CABA y no para los del conurbano y el interior del país. Durante un tiempo lograron meter a los compañeros en una dinámica dilatoria de promesas de reuniones de las que no salía nada o que simplemente no se concretaban. Cuando los compañeros se dieron cuenta y optaron por seguir el camino de las asambleas y la acción, la Junta empezó a boicotear activamente el proceso, dilatando a los compañeros que venían a las asambleas y apretando a los delegados que empezaban a apoyar el reclamo entre tantas cosas.

La contracara fue que muchos delegados de base del ministerio y luego otras juntas internas nos brindaron su apoyo y fueron un factor fundamental para volcar la relación de fuerzas a nuestro favor. Finalmente también nos brindo su apoyo la dirección de ATE Nacional que además nos acompañó durante todo el proceso de negociación.


¿Teniendo en cuenta que el conflicto está en vías de solucionarse, cuál creés que fue el camino para ganar esta lucha?

Se podría decir que el conflicto esta solucionado ya que la semana pasada los compañeros empezaron a firmar los contratos. Con asambleas, cartas a las autoridades, volanteadas, quite de colaboración en algunas tareas, algún ruidazo en la puerta de los funcionarios, una radio abierta, comunicados a los medios, etc. El conflicto fue creciendo hasta que decidimos que la coyuntura (faltaba un mes para las elecciones presidenciales) daba para una medida contundente de acción directa. Así definimos que vengan compañeros de todo el país a realizar un corte frente al edificio de 9 de Julio, que es donde estan las oficinas de los funcionarios. Además construimos un marco de alianzas amplio, incorporando a todos los sectores de ATE que nos quisieran dar su apoyo, y porque no, jugando un poco con la interna del propio gremio. Así conseguimos que además de los compañeros de fierro, los que están siempre, como las juntas internas de Trabajo, Economía o Promoción Social, se incorporen otras juntas y la dirección de ATE Nacional. El día anterior al corte nos llamaron del Ministerio para abrir una mesa de negociación y se empezó a resolver el conflicto.


¿Cuál es el balance, la perspectiva tanto de los compañeros y compañeras de Desarrollo Social como de los estatales en general?

Un punto importante es que con organización, democracia y combatividad se pueden ganar las luchas, incluso con la Junta Interna y la seccional jugando a favor de la patronal. Creo que la enseñanza más importante que nos dejo todo esto tanto a los delegados como a los compañeros de base es que pudimos romper la lógica testimonial de las medidas de fuerza. Hoy todos tenemos claro que las luchas cuando se dan para ganar, se ganan. Y creo que ese es el mayor aporte que hicimos hacia los estatales en general.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (CABA)
Autor

Izquierda Revolucionaria (CABA)