Nuevo sitio A 5 años de su asesinato en manos de la burocracia sindical 20 Octubre 2015

Mariano Ferreyra presente, en las luchas de la juventud y los trabajadores

El 20 de octubre de 2010 una bala le quitaba la vida a Mariano Ferreyra, y otra hería gravemente a Elsa Rodríguez, en las inmediaciones de la estación del ferrocarril de Avellaneda. Mariano militaba en el Partido Obrero y estaba acompañando la lucha de los trabajadores precarizados del Ferrocarril Roca por el pase a planta y por la reincorporación de 117 compañeros despedidos. Él, como tantos otros, fue asesinado por denunciar y poner sobre la mesa la estrecha relación que existe entre los capitales privados, y quien se encarga de garantizar su acumulación en detrimento del salario y de las condiciones de vida de los trabajadores: el Estado.

A 5 años de su asesinato en manos de la burocracia sindical | Mariano Ferreyra presente, en las luchas de la juventud y los trabajadores

De esta manera, el crimen político de Mariano encuentra responsables en varios estamentos del Estado, y de la empresa involucrada. La patota que disparó contra los trabajadores precarizados fue comandada directamente por dirigentes de la Unión Ferroviaria, al mando de José Pedraza. Este hecho desnuda la tercerización de la represión por parte del Estado, permitiéndole lavar los costos políticos que le genera hacerla a través de sus fuerzas de seguridad. Por su parte, Ugofe, la empresa tercerizadora, autorizó a ochenta trabajadores –muchos de estos amenazados o extorsionados- a retirarse en su horario laboral para acompañar a la patota. A su vez, la Policía Federal se dedicó a liberar la zona posibilitando el ataque directo, y la Bonaerense se ocupó de reprimir con balas de goma a los trabajadores que ya se habían alejado de las vías, acorralándolos y exponiéndolos al ataque de la patota. Los responsables políticos abundan: el gobierno nacional con sus altos jerarcas del Ministerio de Trabajo, Carlos Tomada a la cabeza, son responsables de permitir y alentar la precarización laboral (recordemos las cordiales charlas que el ministro mantuvo con el máximo dirigente de la Unión Ferroviaria, y que dan cuenta de la responsabilidad conjunta de la represión); los principales dirigentes de la Secretaría de Transporte en ese momento, Juan Pablo Schiavi y Antonio Luna, son cómplices de las manejos fraudulentos con Ugofe y la burocracia del sindicato. Ninguno de estos funcionarios ha sido juzgado ni imputado por los hechos que llevaron a la muerte del joven militante.

Queda en evidencia que, cuando de cuidar sus ganancias y negociados se trata, empresarios, funcionarios y burócratas, no dudan en atacar al pueblo que pelea por mejores condiciones laborales, y por trabajo digno y estable.

La precarización laboral, es una más de las estrategias del gran capital para avanzar sobre el trabajo, y es una de las tantas continuidades del kirchnerismo con respecto al neoliberalismo más salvaje de los 90'. Hoy en nuestro país casi la mitad de los trabajadores se encuentran en situación de precariedad laboral. La misma tiene dos claros objetivos: por un lado atacar al salario, reduciendo los gastos para apuntalar las ganancias, y por el otro, impedir y prevenir la organización de los trabajadores. De esta forma luchar contra la precarización, como lo hizo Mariano, no sólo es luchar por mejores condiciones laborales, sino que también es luchar por el fortalecimiento de los procesos de organización colectiva de la clase obrera.

A su vez, las cúpulas burocráticas de los sindicatos tienen relación directa o, incluso, son parte de las empresas fraudulentas que tercerizan trabajadores. De esta forma sacan su tajada millonaria que proviene de la súper explotación de los trabajadores, a los que se les paga salarios de miseria. La situación se torna más bochornosa si tenemos en cuenta que las mismas reciben sumas extravagantes en concepto de subsidios por parte del Estado, para pagar los salarios y mantener los precios de las tarifas.

Burocracia sindical, gobierno, fuerzas represivas y poder judicial, forman un engranaje que funciona a la perfección cuando se intenta golpear a los trabajadores en beneficio de los grandes empresarios. El crimen de Mariano Ferreyra desnuda esa trama de relaciones, que garantiza el cumplimiento a rajatabla del pacto social entre los capitalistas y sus representantes en la conducción del Estado con el fin de mantener el orden social vigente, y seguir enriqueciéndose a costa del pueblo trabajador. En ese sentido, las burocracias de los sindicatos juegan un rol fundamental para desmovilizar y paralizar a los trabajadores que intenten pelear por sus derechos y reivindicaciones.

A días de las elecciones, vemos a los candidatos del empresariado prometiéndoles a sus hermanos de clase devaluación y endeudamiento, para asegurar las altas tasas de ganancias en las inversiones, que traerán aparejado un ajuste en el gasto público. Y para tratar de contener a una clase obrera –cada vez más consciente y combativa- que se verá golpeada y empobrecida, vemos a Scioli, Macri y Massa cerrando filas con los dirigentes más importantes de la maldita burocracia sindical, prefigurando lo que intentarán se constituya como un pacto social. Bien sabemos, que cuando nuestra clase se hermana y sale a luchar, la conciencia aumenta, y no hay burocracia que aguante a la presión de las masas explotadas. En ese camino vamos para enfrentar el brutal ajuste que tienen preparado los tres representantes de la burguesía que se disputan el sillón presidencial.

Con sus 23 años, su joven y alegre rebeldía y su inquebrantable convicción de que el único camino para terminar con la explotación es la lucha, codo a codo y en las calles, junto a los trabajadores, Mariano no sólo es una marca de fuego para quienes hoy alzamos sus mismas banderas, sino que también da cuenta de un momento histórico: nuevamente una pujante juventud militante se entremezcla y se lanza a la lucha con los trabajadores, empezando a hacer renacer una alianza que ha protagonizado los más importantes auges revolucionarios y de masas, de nuestro país y de nuestro continente.

¡JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS RESPONSABLES POLÍTICOS DEL CRIMEN DE MARIANO FERREYRA!

¡NO A LA ABSOLUCIÓN DE LOS FUNCIONARIOS POLICIALES! ¡PERPETUA A PEDRAZA Y TODOS LOS RESPONSABLES DIRECTOS DEL CRIMEN!

¡PROHIBICIÓN DE LA TERCERIZACIÓN Y PASE A PLANTA PERMANENTE DE LOS TRABAJADORES ESTATALES Y PRIVADOS!

¡ELIMINACIÓN DE LAS LEYES DE FLEXIBILIZACIÓN LABORAL QUE PERMITEN LA PRECARIZACIÓN Y RECUPERACIÓN DE LOS DERECHOS SOCIALES DE LOS TRABAJADORES!

¡MARIANO VIVE EN LOS JÓVENES Y EN LA CLASE OBRERA QUE LUCHAN CONTRA LA EXPLOTACIÓN Y POR EL SOCIALISMO!

¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE, COMPAÑERO!

Agrupación Política Hombre Nuevo – Izquierda Revolucionaria – Marcha Guevarista del Pueblo

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria