Nuevo sitio Diana Sacayán 16 Octubre 2015

Basta de Femicidios: ¡El estado es responsable!

El asesinato de la militante trans Diana Sacayán, ocurrido a horas de finalizado el XXX ENM y apenas un mes después de que la compañera denunciara un nuevo ataque policial en su contra, nos entristece y moviliza para seguir exigiendo ¡Basta de Femicidios!

Diana Sacayán | Basta de Femicidios: ¡El estado es responsable!

Amancay Diana Sacayán, la tucumana que asumió muy joven su identidad de género autopercibida, militó toda su vida contra la discriminación, por la igualdad de derechos y contra todas las formas de explotación de las personas trans, al tiempo que acompañó solidariamente otras luchas, en particular la defensa de presos políticos y la pelea contra la represión policial en los barrios.

Su militancia le costó más de una vez la represión y la cárcel, como ocurrió en 2004, cuando, con su hermana Johanna, caminaba las calles de La Matanza con una bolsa de preservativos, que repartía entre las personas en situación de prostitución, a las que instaba a organizarse para liberarse de sus explotadores. Una patota enviada por uno de los principales proxenetas de la zona, de fuertes vínculos con el entonces intendente Alberto Ballestrini, interceptó a las hermanas para intimidarlas. Las compañeras lograron escapar y, desde un teléfono público, denunciaron lo ocurrido a la policía. Instantes después, otra patota, pero esta vez de uniforme, intervino para detenerlas y apalearlas. Las llevaron a la comisaría 4ª, donde nuevamente las golpearon, y armaron una causa penal en su contra, con una carátula clásica en materia de persecución: Atentado y resistencia a la autoridad, daños al patrimonio estatal y lesiones.

Las hermanas fueron defendidas por nuestro compañero Ismael Jalil, que logró la excarcelación de Johanna al poco tiempo, mientras que Diana permaneció más de seis meses en un destacamento policial en Pontevedra. El 22 de diciembre fue finalmente excarcelada. Al día siguiente, estuvo en Plaza de Mayo, acompañando el acampe que, desde el 20 de diciembre, sostenían CORREPI y otras organizaciones, bajo la consigna “Por una Navidad sin Presos Políticos".

Así era Diana, una luchadora comprometida y solidaria. Su asesinato es el tercero de personas trans en menos de un mes en el país (En Río Gallegos, Marcela Chocobar fue encontrada muerta en un baldío, y Coty Olmos fue apuñalada en su casa en Santa Fe).

Frente al hipócrita reclamo de la presidenta Cristina Fernández, que pidió ayer “la colaboración de las fuerzas de seguridad nacional y metropolitana para esclarecer el terrible crimen de Diana", desde IR respondemos que, como lo expresaba una de las consignas que quedó en las paredes marplatenses el fin de semana, sin yuta, no hay trata, porque, como lo mostró Diana a lo largo de su vida, el aparato represivo estatal funciona como fuerza de choque de proxenetas y explotadores.

Diana enfrentó, con su militancia, al aparato estatal y a la cultura patriarcal. Ante su asesinato, decimos ¡el estado es responsable!


- Basta de violencias hacia las mujeres y LGTBIQ.

- Basta de femicidios.

- Basta de crímenes por trans-odio.

- ¡Hasta siempre COMPAÑERA!

Comentarios

María del Carmen Verdú
Autor

María del Carmen Verdú

Abogada, referente nacional de la lucha antirrepresiva.