Nuevo sitio Más allá del electoralismo y el abstencionismo estéril 6 Octubre 2015

Elecciones: un plano más de la lucha de clases

Nuestra posición sobre el lugar que ocupa la intervención electoral en el proceso de acumulación política para construir una salida revolucionaria.

Edición N° 7

A Vencer (octubre-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Más allá del electoralismo y el abstencionismo estéril | Elecciones: un plano más de la lucha de clases

El lugar que ocupa la intervención electoral en el proceso de acumulación política para quienes apostamos a conquistar un cambio de fondo, anticapitalista, sigue siendo objeto de intercambios y debates.

No es injustificada la discusión ni caprichosas las reticencias. Efectivamente, en muchas circunstancias históricas, y también en nuestro país, la intervención electoral ha sido sobrevaluada por fuerzas políticas que volcaron el grueso de sus energías militantes a este espacio de disputa, en detrimento de otros terrenos fundamentales de la lucha de clases.

Así, las elecciones fueron para más de un dirigente y partido de izquierda, la forma por excelencia de la intervención política, algo que da cuenta de una adaptación a la lógica del sistema democrático representativo, en donde pareciera que el voto ciudadano es el centro fundamental (hasta exclusivo) de acción y decisión políticas.

Desde Izquierda Revolucionaria rechazamos esa noción de la política, que subsume al calendario electoral toda la acción militante sobre el conjunto de la vida política y social. Lo hacemos porque entendemos que esa orientación electoralista desdibuja la centralidad de la lucha de clases, de la acción concreta y directa de los trabajadores y sectores populares, que con su acción independiente van marcando el rumbo, poniendo límites a las avanzadas patronales, prefigurando un futuro de cambio social que sólo es posible con el protagonismo obrero y popular y la movilización extraparlamentaria de masas.

En ese mismo sentido, somos críticos, en el presente, de las circunstancias que llevan a fuerzas compañeras a sobrevalorar la intervención electoral y a desdibujar sensiblemente sus planteos políticos y programáticos, con la intención de lograr un puñado más de votos.

Más allá de esta delimitación frente al mero electoralismo, desde Izquierda Revolucionaria reivindicamos la acción política en sus múltiples facetas, y entendemos que el terreno de lo electoral es un plano de gran impacto político en la coyuntura actual, en el cual resulta ineludible intervenir. La discusión entonces, para nosotros y nosotras, pasa por cómo debe intervenir la izquierda en ese terreno, para lograr fortalecer una alternativa anticapitalista con ascendencia de masas y perspectiva revolucionaria.

Es desde ese punto de vista que consideramos fundamental superar las visiones sectarias y antipolíticas que rechazan la intervención electoral de la izquierda, desde una posición principista de hecho (puesto que no explican ni resuelven cuáles son las condiciones en las que sí sería correcto intervenir), y que siguen manteniéndose en el abstencionismo estéril.

Por nuestra parte, entendemos que plantear posiciones de clase en las discusiones políticas que rodean al contexto electoral, y la posibilidad de que sectores de izquierda obtengan algunas bancas que deben ser puestas al servicio de las luchas populares (visibilizando los conflictos, presentando proyectos en defensa de los trabajadores y trabajadoras, etc.), son elementos necesarios de la intervención de la izquierda en el escenario actual.

Por eso es que señalamos que el avance de la única fuerza de izquierda anticapitalista que tiene peso en el marco electoral, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), es un paso de gran importancia, no sólo para quienes forman parte de esa alianza, sino para el conjunto de la izquierda y de los sectores combativos del movimiento obrero y popular. Desde ya, esta valoración no niega que algunos de los problemas que señalamos párrafos arriba no son ajenos, en mayor o menor medida, a los partidos que lo integran e incluso al Frente mismo, en su conjunto, presenta serias dificultades para superar la dimensión estrictamente electoral.

Sin embargo, estamos convencidos y convencidas de que la consolidación del FIT aporta mejores herramientas para defender y visibilizar nuestras luchas, para plantear la necesidad de una salida de fondo, anticapitalista, a la sociedad actual. Que con su avance estaremos en mejores condiciones en nuestras luchas en defensa del salario y por mejores condiciones de trabajo; contra las violencias hacia las mujeres y por el derecho a la educación sexual y el aborto; contra el gatillo fácil; por mayor presupuesto para salud y educación públicas; por vivienda digna; contra el pago de la deuda externa y por poner en pie un gobierno obrero y popular.

No somos electoralistas, no somos abstencionistas. Somos militantes con convicción revolucionaria, que creemos en un futuro digno para nuestro pueblo. Por eso, para avanzar en ese sentido, llamamos a fortalecer a la izquierda contra los candidatos del ajuste y el 25 de octubre votamos al FIT en todo el país.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria