Nuevo sitio 10, 11 y 12 de octubre - XXX Encuentro Nacional de Mujeres 6 Octubre 2015

Sí se escucha, ¡arriba las que luchan!

Con Mar del Plata como ciudad anfitriona, entre el 10 y el 12 de octubre se realiza el trigésimo Encuentro Nacional de Mujeres (ENM), en el que se espera que se reúnan más de 50.000 mujeres de todo el país que coparán la ciudad conocida popularmente como “La Feliz” pero que esconde una cruda realidad social.

Edición N° 7

A Vencer (octubre-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

10, 11 y 12 de octubre - XXX Encuentro Nacional de Mujeres | Sí se escucha, ¡arriba las que luchan!

Como toda máscara, la postal turística de una Mar del Plata de ensueño, se cae cuando se la rasquetea un poco. Detrás de la imagen bonita que nos quieren vender, hay una ciudad en la que salta a la vista la amplia brecha que ensancha el acceso a derechos de las personas y en la que nuestra organización milita cotidianamente para transformarla. Donde la pobreza, la precarización laboral, la violencia de género, los femicidios, los abortos clandestinos denuncian la miseria, la opresión y la explotación a la que muchas y muchos están sometidos, mientras los canales de televisión nos muestran las bonitas playas privatizadas.

En el marco de un sistema hetero-patriarcal que día a día desploma su peso sobre nuestras espaldas, la realización del Encuentro es un acto de poner el cuerpo a la rebeldía, a la desobediencia y la lucha. El machismo nos oprime, nos obliga a ocuparnos solas del trabajo doméstico, nos condena al lugar de puta o madre santa, nos excluye de los trabajos mejor pagos así como de los espacios de decisiones políticas, nos obliga a abortar en condiciones clandestinas, nos expone a redes de trata y explotación sexual, nos impone la heterosexualidad… La triste lista puede resultarnos interminable.

En este contexto, la realización de los ENM constituye un cuestionamiento profundo del orden social instituido. El hecho de que nos reunamos miles de mujeres todos los años en distintas ciudades del país, debatamos nuestras problemáticas, conozcamos nuestras experiencias y compartamos un espacio de calle, como es la marcha, es profundamente cuestionador del sistema patriarcal.

Desde esta perspectiva es que participamos de los Encuentros Nacionales de Mujeres (ENM), porque entendemos que es un espacio de empoderamiento de las mujeres como sujetos políticos, a la vez que obra como articulador del Movimiento de Mujeres y de las luchas que venimos dando cada día desde nuestras provincias. Las mujeres pobres, las trabajadoras, las desposeídas, las subalternas de los subalternos, somos sobre quienes recae con mayor crudeza el sistema hetero-patriarcal, es en nuestros cuerpos que pesa la peor barbarie de un capitalismo imperialista que saquea nuestras tierras a la vez que saquea nuestros cuerpos. Por eso sostenemos que organizadas y en pie de guerra debemos luchar por tirar abajo este sistema y conquistar nuestra emancipación junto a la de todos los oprimidos y oprimidas.

Soberanía de nuestros cuerpos y nuestras tierras

Nuestro continente viene siendo saqueado por las multinacionales con total aval de los gobiernos de nuestros países que, con discursos menos o más progresistas, no han puesto ningún freno a la megaminería o al fracking, por sólo mencionar algunas de las formas de explotación más exacerbadas. Las rutas del petróleo, de la soja, de la megaminería es también la ruta de la explotación sexual. Las redes de trata y de explotación sexual actúan alrededor de estos enclaves económicos, siendo la mayor evidencia de cómo los sistemas explotadores se retroalimentan de manera depravadora.

Desde Izquierda Revolucionaria exigimos la abolición de todo el sistema prostituyente, nos oponemos a las propuestas regulacionistas que pretenden legalizar la prostitución y exigir al Estado que reglamente la actividad, porque no es más que avalar a proxenetas y prostituyentes. Sostenemos que la prostitución no es un trabajo en el que las mujeres nos realicemos con plenitud. La explotación sexual (al igual que el trabajo infantil) se sustenta en un principio de opresión, humillación y cosificación. Por tanto, exigimos al Estado una política de reinserción laboral para todas las mujeres en situación de prostitución, garantizando integralmente sus derechos a educación, salud y vivienda. ¡Abolición de todas las redes de trata y prostitución! ¡Peleamos por el derecho de las personas en situación de prostitución a acceder a trabajo, vivienda, educación y salud dignas!

Basta de hipocresía: ¡Las que mueren son las pobres!

En la misma línea de lo que planteábamos arriba, la ilegalidad del aborto no elimina su práctica sino que profundiza las desigualdades, ya que las que mueren son las mujeres pobres que no acceden al circuito clandestino de miles de pesos. La influencia de la moral cristina también coloniza nuestros cuerpos: impone a la mujer el rol de madre, critica el uso de anticonceptivos y los programas de educación sexual y luego juzga y castiga a quienes queremos interrumpir un embarazo no deseado. Para decidir sobre nuestros propios cuerpos y para que las mujeres no muramos por no querer ser madres, es necesario exigir la separación de la Iglesia del Estado. La Iglesia no debe incidir en las decisiones de la salud pública.

El nuevo "Protocolo por la atención integral de las personas con derecho a interrupción legal del embarazo" implica un avance a la hora de legitimar las prácticas que vienen sosteniendo muchas/os efectoras/es de salud y militantes comprometidas/os con los derechos de las mujeres. Sin embargo, aunque resulta auspiciosa la explicitación del aborto como un derecho, la realidad jurídica de nuestro país todavía no escapa al hecho de que aún no existe un "aborto legal" ni un "derecho al aborto".

Es necesario exigirle al gobierno que garantice en la práctica real que cada niña, adolescente o mujer pueda acceder al aborto legal en cualquier parte del país, sin trabas arbitrarias, sin preceptos morales ni religiosos. Aprobación YA del Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito

¿Ni una menos? Basta de violencia contra las mujeres

Este año se vio signado por las masivas movilizaciones que se realizaron en todo el país el 3 de junio en el marco de la Convocatoria Ni Una Menos. En Argentina muere una mujer cada 30 horas por violencia machista.

Desde Izquierda Revolucionaria resaltamos que los femicidas, los asesinos de mujeres, son "hijos sanos del patriarcado" y responsabilizamos al Estado por su práctica machista que violenta a las mujeres desde cada una de sus instituciones y poderes. La respuesta del gobierno a la concentración multitudinaria del 3 de junio fue la creación de un Observatorio para sistematizar las cifras de violencia de género. No necesitamos que cuenten a cuántas nos matan, necesitamos políticas públicas reales: Basta de impunidad a femicidas y violentos. Presupuesto para la implementación real de la "Ley contra todo tipo de violencias hacia las mujeres"

¡Por un feminismo revolucionario, clasista y popular!

Estas realidades hacen que no sea posible pensar la lucha por una sociedad distinta sin pensarnos desde el feminismo. Desde Izquierda Revolucionaria, entendemos que es necesaria la construcción de un Feminismo Clasista, Revolucionario y Popular articulado desde Nuestra América, hermanado con las luchas de todas las oprimidas y oprimidos.

Entendemos que es necesario recuperar el análisis marxista y el análisis feminista para lograr una comprensión lo más acertada posible del patriarcado como construcción histórica y social, anclado en el sistema capitalista y colonial.

Recuperando estas armas para la lucha, pensamos que es posible organizarnos para construir otro mundo, para construir otras sociedades, para construir otras relaciones.

Las oprimidas de los oprimidos, nos levantamos y damos batalla, porque soñamos con que otra vida es posible de construir, porque creemos que es posible destruir al capitalismo y al patriarcado y porque sobre sus cenizas sembraremos nuestra alegría.

Sin mujeres no hay revolución, sin feminismo no hay socialismo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria