Nuevo sitio Editorial A vencer, edición de octubre 6 Octubre 2015

Ajuste y pacto social: una historia conocida

A semanas de las elecciones presidenciales, el paquete de devaluación, ajuste y endeudamiento externo es una realidad evidente apenas disimulada en los discursos de los tres candidatos de las “corpos”. El apoyo al FIT debe servir para organizar con más fuerzas la resistencia a lo que será un nuevo ataque contra el pueblo trabajador.

Edición N° 7

A Vencer (octubre-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Editorial A vencer, edición de octubre | Ajuste y pacto social: una historia conocida

Pocos episodios reflejan tan claramente lo que está en juego en estas elecciones presidenciales, como los cruces que generó la reciente gira por Estados Unidos del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, como vocero oficioso del candidato presidencial del FPV, Daniel Scioli. La afirmación allí del salteño acerca de la voluntad de "acordar" con los "holdouts" ante el Consejo de las América en Estados Unidos fue música a los oídos del auditorio neoyorquino.

Por su parte, la forzada desmentida del Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, señalando que Urtubey "no representa al Gobierno" actual ni al que "todavía no se conformó", no hizo otra cosa que dejar al desnudo el carácter estéril de los esfuerzos que desde el kirchnerismo se hace por presentar a Scioli como alternativa antagónica a Macri.

Si meses atrás "Mauricio" debió incorporar parte del discurso kirchnerista para zafar del rótulo de candidato del ajuste sin anestesia, ahora es el turno del sciolismo que se apropia sin sonrojarse del discurso macrista original sobre los "fondos buitres", con el objetivo de ofrecer una clara señal política al mercado financiero internacional y al imperialismo yanqui. El obsequio de Urtubey a esa selecta platea fue una "muestra-adelanto" sobre la vocación pro-imperialista de un futuro gobierno de Scioli, que barre de un plumazo con la épica "nacional y popular" que el kirchnerismo supo cultivar con enorme inteligencia.

No es por casualidad. El gobierno kirchnerista llega con lo justo en diversas variables macroestructurales luego de cuatro años de estancamiento de la economía; y el crítico contexto económico presiona hacia una salida de ajuste, devaluación y apertura de un nuevo ciclo de endeudamiento externo, en acuerdo con los organismos financieros internacionales, para revertir de este modo la carencia crónica de divisas de la economía argentina. Historia conocida.

Scioli, Macri y Massa, con chances decrecientes según el orden, son las tres caras visibles de esta misma política, que refleja un alto nivel de consenso de la gran burguesía respecto a qué tipo de salida requiere la coyuntura de crisis del capitalismo en Argentina, por supuesto en defensa de los sectores empresariales.


Pacto Social: el rostro del ajuste

Para los de arriba, la ejecución de ese programa exige necesariamente del control del conflicto social, como forma de maniatar las luchas de resistencia que este agrio paquete de medidas va a generar en el movimiento obrero y popular.

El pronunciamiento de la Mesa Nacional ampliada de la CPS Rompiendo Cadenas dado a conocer días atrás, describe claramente este cuadro: "Son elementos de una misma jugada el acuerdo de la gran burguesía local en ponerse al frente de manera unificada de la Unión Industrial Argentina para el próximo período (con Arcor y Techint a la cabeza); los augurios de un Pacto Social y el intento por reunificar las cúpulas del movimiento obrero (...) Las clases dominantes de nuestro país son conscientes de que para realizar un nuevo ajuste necesitan disciplinar no sólo con palos, sino también con acuerdos políticos al movimiento obrero y que la mejor forma de hacerlo es con la burocracia sindical unificada".

La tendencia hacia la reunificación de buena parte de las direcciones burocráticas hoy fragmentadas en tres CGT´s, fundamentalmente, es un elemento cada vez más claro que va configurando un nuevo escenario político y organizativo en el movimiento obrero. En este marco, es una tarea política de primer orden el rechazo activo a cualquier intento de pacto o acuerdo social que nos ate de manos para defender el salario, el trabajo y nuestras condiciones de vida en general como clase trabajadora.

Y junto con esta vocación ofensiva, en un escenario que será cada vez más defensivo, se nos plantea el desafío de llevar adelante una política de coordinación real de los sectores democráticos y de lucha del movimiento obrero, para organizar la resistencia a las políticas de ajuste contra el pueblo trabajador y defender las posiciones conquistadas.

El 25 votamos al FIT

El escenario político gira a derecha y todo el esquema de armado del oficialismo se "pejotiza" cada vez más. Los "saltos con garrocha" desde el Frente Renovador hacia el FPV son un claro indicador de por dónde sopla el viento.

El cantito de la militancia kirchnerista de "los traidores que se fueron con Massa" pasó al olvido superado por la realidad: casi todos volvieron y Scioli los recibe explicando, con optimismo, que "todos unidos triunfaremos". Los tránsfugas del FR tienen perfectamente claro que el triunfo de Scioli no es el de Cristina y el kirchnerismo empieza a vivenciarlo en carne propia, aunque aún falta tiempo para que esa contradicción estalle en la superficie con una ruptura abierta entre sciolismo y kirchnerismo.

Por su parte, Macri recibe en estos días los "carpetazos" elaborados con esmero por la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), la nueva SIDE conducida por Oscar Parrilli, que dejan al desnudo la política corrupta y prebendataria del macrismo, con el "affaire Niembro" como emblema. Su campaña perdió el rumbo y parece encontrar techo, al menos en primera ronda. Massa lo corre por derecha con el discurso de "mano dura" y pese a las deserciones no desaparece como tercero en discordia.

No obstante, Scioli no la tiene segura y su triunfo en primera vuelta no está garantizado de ningún modo. Un escenario de ballotage es un cuadro que llena de incertidumbre a unos y de expectativas a otros, por razones inversas.

Por fuera de toda esta podredumbre patronal, se ubica la opción del Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), única referencia anticapitalista entre las seis fórmulas presidenciales, ligada a los intereses y las luchas de la clase trabajadora y los sectores populares. Desde Izquierda Revolucionaria llamamos a fortalecer a la izquierda frente a los candidatos del ajuste y por eso convocamos a votar a las y los candidatos del FIT en todo el país para desplegar un programa de lucha acorde a las reivindicaciones fundamentales de los trabajadores y el pueblo.

Está claro que somos críticos de muchos aspectos de la política de los partidos que integran el FIT, pero en esta coyuntura somos conscientes de que no es indistinto para las luchas del movimiento obrero y popular la existencia de un actor político que referencie una salida alternativa a la que ofrecen las propuestas patronales e incluso la centroizquierda blanca en vías de extinción.

Entre el abstencionismo estéril y el parlamentarismo inofensivo hay margen para promover una intervención electoral que construya correlaciones de fuerza a favor del pueblo trabajador, que sirva para la difusión de ideas socialistas y antiimperialistas y postule una perspectiva de transformación revolucionaria de la sociedad. Y creemos que es momento de superar la crítica abstracta para empujar concretamente prácticas de nuevo tipo en ese terreno, que le den visibilidad además a un vasto movimiento social que aún no logra expresarse políticamente en un nivel de masas.

La disputa electoral es apenas un episodio en la gestación de una alternativa política del pueblo trabajador. Esa tarea de largo aliento exige de la conformación de una amplia fuerza alimentada de diversas tradiciones políticas del campo popular y de una izquierda que construya poder obrero y popular en fábricas, barrios, universidades y colegios, en la ciudad y el campo.

Y para ello hay que animarse a ser protagonistas en la construcción de una Patria Socialista y una vida digna para nuestro pueblo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria