Nuevo sitio La Justicia y los trabajadores 9 Setiembre 2015

La Corte debate el derecho a huelga

El 10 de septiembre la Corte Suprema de Justicia de la Nación debatirá en una Audiencia Pública el derecho a huelga. Allí se presentarán para defender el derecho a huelga, entre otros, la Federación de Aceiteros y la Asociación de Abogados Laboralistas.

La Justicia y los trabajadores | La Corte debate el derecho a huelga

En 2011, los trabajadores del Correo Oficial de la República Argentina iniciaron medidas de fuerza contra la forma en la que se llevaban adelante las negociaciones paritarias en ese organismo, sin apoyo del sindicato. Como respuesta, la patronal despidió a 46 trabajadores. En uno de esos casos -el caso Orellano- tanto la justicia laboral como la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo fallaron a favor del trabajador. Frente a eso la patronal elevó un recurso a la Corte, que discutirá en audiencia pública con las partes y los amicurs curiae (amigos del tribunal).


¿Qué se debate?

El debate de fondo es quién puede hacer una huelga en un lugar de trabajo, si para eso es imprescindible la convocatoria a la medida del sindicato con personería o si un colectivo de trabajadores puede convocarla prescindiendo del mismo. De resolverse una posición que defienda el rol del sindicato como imprescindible, sería un caso testigo que muchas patronales podrán utilizar contra los trabajadores.

El artículo 14bis de la Constitución Nacional, incorporado en 1957 luego de que la Revolución Libertadora reprima y censure el derecho a huelga, es claro sobre ese derecho conquistado por los trabajadores. Allí no se habla de los sindicatos sino de los gremios, es decir de un colectivo de trabajadores que corresponde a una misma actividad, oficio, rama, o profesión.

En la ley 14186 de conciliación obligatoria está regulado el alcance del accionar del Ministerio de Trabajo en cuanto a la resolución de conflictos pero no especifica quién debe llamar o no a huelga.

Luego de la sanción de la Constitución en 1957 la Corte no se refirió a este tema pero numerosos casos como el de Orellano han sido resueltos reinstalando al trabajador. Sería un gran retroceso en materia legal que se siente un precedente de características opuestas.


El ejemplo de la huelga aceitera

Como sostienen los compañeros de la Federación Aceitera en su "amicus curae" que presentarán en la audiencia "La huelga precede a su regulación jurídica. Sus titulares pueden ser el trabajador individualmente considerado, las coaliciones de los trabajadores y los sindicatos. Como derecho individual, su ejercicio tiende a un fin colectivo".

La huelga aceitera fue un ejemplo de ello e incluso los propios dirigentes de la Federación lo entienden así: "Fue declarada por la Federación, pero llevada a cabo realmente por cada trabajador en cada fábrica, con el apoyo de los sindicatos de primer grado. Esa sinergia existente entre los trabajadores de las empresas aceiteras, quienes libremente y en asamblea otorgaron mandato a la Federación, para negociar en la paritaria, declarar la medida de fuerza, sostenerla, continuarla y posteriormente levantarla, fue la condición de posibilidad para alcanzar un resultado favorable".


La justicia y los trabajadores

En primer lugar, es importante dejar en claro que la justicia es una justicia de clase y que siempre lo que define un conflicto no es la norma y el derecho sino la relación de fuerzas entre la patronal y los trabajadores. Lo mismo sucede con el Ministerio de Trabajo, que regula la actividad laboral defendiendo siempre los intereses patronales. Esto es lo que define al Estado capitalista en el que vivimos, a sus leyes y sus instituciones: no es un ente abstracto que arbitra entres dos clases sociales sino una herramienta de dominación de una clase sobre otra.

Pero también sabemos que allí, en esas instituciones y en la Justicia -en este caso la laboral-, se expresan relaciones de fuerza. Todos los derechos sociales y laborales son conquistas de los trabajadores que nos permiten discutir en mejores condiciones en nuestros conflictos contra las patronales.

En este caso sucede lo mismo. Es importante que en la Corte Suprema de la Nación se defina que los trabajadores son los que deciden las medidas de fuerza a llevar adelante y no el sindicato que el Estado define como el que tiene representatividad sobre ellos -sí el que tiene la personería gremial y no uno con simple inscripción, por ejemplo-. Esto es importante aún cuando sepamos que en definitiva los trabajadores nos imponemos en un conflicto solo con la relación de fuerza construida con la organización de base y la lucha.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria