Nuevo sitio Ante las declaraciones de Bergoglio 4 Setiembre 2015

¡No pedimos tu perdón sino Aborto Legal!

Con el cinismo que caracteriza a la Iglesia Católica, el papa Francisco concedió este martes un permiso temporal para que los sacerdotes “perdonen” a las mujeres que deciden abortar. El Aborto Legal, seguro y gratuito continúa siendo una deuda de la democracia.

Ante las declaraciones de Bergoglio | ¡No pedimos tu perdón sino Aborto Legal!

Justo el año en que el Ministerio de Salud de la Nación publica un nuevo "Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal de embarazo", el papa Francisco, acá también conocido como Jorge Bergoglio, abierto opositor al derecho al aborto, anuncia sin ningún reparo que él brindará autorización a todos los sacerdotes católicos a "absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden perdón por ello". El Vaticano viene a ofrecernos su perdón por el "pecado" cometido: decidir sobre nuestros propios cuerpos.


Más de 300 mujeres mueren al año por abortos clandestinos e inseguros y otras tantas ponen su salud en riesgo por culpa del Estado que continúa sin garantizar el acceso de calidad a la interrupción legal del embarazo. Todos los días estamos expuestas a múltiples violencias por ser mujeres, desde las más cotidianas a las más evidentes, de nuestras parejas, institucionales y estatales: falta de educación y recursos para poder decidir libremente, falta de respuestas frente a situaciones de maltrato y abuso intra o extrafamiliar y poca voluntad política para que el aborto sea una política pública que no permita que las mujeres pobres paguen con sus vidas mientras que las que tienen plata aborten en clínicas privadas. Y mientras tanto, la Iglesia nos ofrece pedir perdón, arrepentirnos y nos culpabiliza.

No necesitamos de la moral cristiana que nos hace sentir culpables por decidir sobre nuestros cuerpos y nuestra sexualidad. Las mujeres tenemos derecho a decidir sin culpa, sin pecado ni castigo, y sin poner en riesgo nuestras vidas por ello. El Estado tiene que garantizar que las decisiones de las mujeres sean respetadas y que la Iglesia no intervenga.

¡Saquen sus rosarios de nuestros ovarios!

¡Las mujeres deciden, el Estado garantiza, la Iglesia NO se mete!

¡Separación de la Iglesia del Estado!
¡Por un aborto legal, gratuito y seguro en el hospital!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria