Nuevo sitio Mendoza 31 Agosto 2015

La nieta 117: identidad de un pueblo

38 años después, con una emoción que nos sacude el pecho y nos ensancha las sonrisas, escuchamos la noticia de la restitución de la identidad a la nieta 117. Nieta de Angelina Catterino y de María Domínguez, activa militante de Madres de Plaza de Mayo en Mendoza.

Mendoza | La nieta 117: identidad de un pueblo

El 9 de diciembre de 1977 fueron secuestrados de su domicilio en Villa Marini, Godoy Cruz (Mendoza), Gladys Castro (24 años) y Walter Domínguez (22 años). Ambos eran jóvenes trabajadores mendocinos que como tantos otros y otras realizaron una experiencia de politización que abrió sus ojos respecto de la injusta realidad social y los empujó a militar por la transformación socialista. Ambos militaban en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML). Cuando los secuestraron, Gladys llevaba seis meses de embarazo.

Entre las prácticas del terrorismo de Estado, se encontró la apropiación de las/os bebés de las/os desaparecidas/os. Esta aberración era justificada por los genocidas en su intención de cortar la transmisión generacional de las ideas de izquierda. Se robaban a los hijos e hijas de las y los militantes para que no crecieran aprendiendo a luchar contra el capitalismo. En cambio, decían, debían ser criados en buenos hogares, donde les inculcaran valores cristianos y nacionalistas. Así secuestraron 500 niñas y niños en Argentina, 6 de ellos en Mendoza.

El reencuentro con la hija de Gladys y Walter es importantísimo. Por un lado, si bien es la segunda nieta restituida en Mendoza, ella es la primera recuperada que había nacido en cautiverio. Sin lugar a dudas, es una inmensa luz de esperanza para las familias que siguen buscando a los niños y niñas de sus hermanas/tías/hijas/primas/cuñadas que fueron secuestradas embarazadas y de las que no hay certeza del nacimiento. Por otro lado, también es una largo trabajo de hormiga que lleva tantos años persistiendo y que es un revés a ese crimen de la dictadura.

Siempre que se restituye la identidad a una hija o hijo de desaparecidos es una fiesta para la familia que se reencuentra con ese ser que esperaron con cariño y que buscaron sin rendirse. También es una fiesta para la clase trabajadora y el pueblo, porque esa niña es la hija de un proyecto que luchó por nuestra liberación.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (Mendoza)
Autor

Izquierda Revolucionaria (Mendoza)