Nuevo sitio Disputa conservadora y consolidación del FIT 11 Agosto 2015

Hacia octubre, por derecha

Las PASO actualizaron el escenario nacional de cara a octubre, señalando las principales tendencias para el recambio presidencial. Sólo seis fórmulas superaron el 1,5% y tres de ellas (FPV, Cambiemos y UNA) son fuerzas patronales que tienen capacidad de disputa en octubre. En oposición a los candidatos de las “corpos”, sólo se sostiene el FIT, como expresión en ese terreno de la clase trabajadora y sus luchas.

Disputa conservadora y consolidación del FIT | Hacia octubre, por derecha

La polarización que aún no fue

El voto de más del 90% del electorado está siendo captado por fuerzas que asumen una orientación conservadora, encabezadas por Daniel Scioli (FPV), Mauricio Macri (Cambiemos) y Sergio Massa (Frente Renovador).

Aunque tanto el FPV como el macrismo apostaban a una polarización que los dejara como únicos competidores, la relativa recomposición del massismo actualizó el perfil de la disputa entre los principales partidos patronales y deja un escenario abierto hacia octubre.

La actual distribución de fuerzas entre esas alianzas (FPV 38,41%, Cambiemos 30,07% y UNA 20,63%), si bien amplía su brecha cuando se los computa nominalmente (Scioli 38,41%, Macri 24,28% y Massa 14,23%), no deja de expresar que el FPV, aún siendo la principal fuerza política, está lejos de haber garantizado su triunfo en primera vuelta, y mucho menos de tener los votos suficientes para imponerse en un ballotage. Por su parte, tanto el macrismo como el masssimo consideran que han hecho una buena elección que los ubica en mejor posición que antes. El reagrupamiento de fuerzas será clave para las elecciones de octubre.

Todos estos candidatos han iniciado ya esa carrera. Scioli, corriéndose del perfil kirchnerista, ya viene tanteando a otros sectores (en particular a PJ disidentes como José Manuel de la Sota, hoy con Massa) para ampliar su base electoral.

Macri, por su parte, viene ampliando su planteo con la intención de lograr el apoyo de sectores peronistas, como lo volvió a expresar en su discurso del domingo por la noche.

En ese marco, el massismo apuesta a consolidarse como una fuerza con capacidad de disputa, y para ello ha vuelto a realizar un llamado para la unidad anti K en donde convoca a un entendimiento con Macri y Margarita Stolbizer. Para ese fin, su principal desafío en principio es lograr retener el buen caudal de votos que le aportó De la Sota.

El escenario, como decimos, está abierto, aunque la disputa del sillón presidencial se reduce a los tres principales candidatos del ajuste.


Las disputas provinciales y el reordenamiento de fuerzas

Las PASO fueron también un indicador de cómo se perfila el recambio a nivel provincial. Dejan en claro que en algunas provincias con hegemonía del PJ habrá "continuismo", como en San Luis con los Rodríguez Saá (PJ disidentes), así como en Catamarca y en San Juan dirigidas por el FPV. Más disputadas están las perspectivas de Entre Ríos -donde si bien el FPV saca una ventaja importante (44%) es significativo el ascenso de PRO (35%)- y de Chubut, donde el FPV sobrepasa por apenas un 2% a Mario Das Neves.

En este marco, la disputa abierta en Buenos Aires, principal distrito electoral del país, es demostrativa del río revuelto que existe en las aguas del PJ. El FPV se impuso con el 40% de los votos, al sumar sus dos candidatos a las PASO que dieron como ganador a Aníbal Fernández. Pero estos números hablan del momento de mayor debilidad del partido de gobierno en la provincia.

Como contrapartida, la candidata porteña del PRO, María Eugenia Vidal, mostró un crecimiento importante (29%), que en verdad es un subproducto de la adhesión de una parte del electorado a la candidatura presidencial de Macri, y también lo hizo el candidato del massismo, Felipe Solá (19%). De este modo, el que era hasta ahora el mayor baluarte del FPV, y territorio de su candidato a presidente, el gobernador Daniel Scioli, se encuentra atravesado por las mismas tensiones que la disputa nacional.

Entre otras cosas, los resultados del FPV en territorio bonaerense estuvieron atravesados por sus disputas internas. Algunos de los efectos más significativos, en este sentido, son el desplazamiento del Raúl Otacehé en Merlo (quien contaba con seis mandatos seguidos y mantenía un control policial sobre sus opositores) por Gustavo Menéndez; la derrota de Mariano West en Moreno a manos de Walter Festa de La Cámpora; y la caída de Darío Giustozzi en Almirante Brown por el ascenso de Mariano Cascallares. En estos casos, así como en la candidatura en lista única del camporista Julián Álvarez en Lanús, se pone en evidencia una apuesta del núcleo más duro del kirchnerismo, por hacerse con un poder territorial del que carece.


Centroizquierda en picada y consolidación del FIT

Las PASO dejaron en claro la enorme crisis de los distintos proyectos de centroizquierda. En el caso del Frente Popular de De Gennaro, logró apenas el 0.5% de los votos, prácticamente a la par del Nuevo MAS y del MST, quedando por fuera de la disputa de octubre. Por su parte, los remanentes del FAP que se reorganizaron en "Progresistas", encabezados por Margarita Stolbizer (GEN), vieron como sus votos cayeron a un 3,5%, lo que los llevó a disputar el lugar de cuarta fuerza nacional y superar al FIT por sólo 0,2%.

Por el contrario, el FIT, que alcanzó un 3,3%, expresa una tendencia inversa: la consolidación y el paulatino crecimiento de una opción electoral de izquierda emparentada de forma directa con el pueblo trabajador y sus luchas.

El lugar del FIT da cuenta de un significativo crecimiento en relación a las PASO de 2011, y una relativa retracción frente a las elecciones legislativas de 2013. En el marco de la fuerte disputa que plantea el recambio presidencial, el sostenimiento de más de 725.000 votos da cuenta de una opción política que logró sostenerse y consolidarse.

Muy lejos de las posiciones políticas de sus otros cinco competidores (FPV, Cambiemos, UNA, Compromiso Federal y Progresistas), el FIT se consolida así como la única opción política que expresa a los trabajadores y trabajadoras para las próximas elecciones de octubre.

Es por eso que, como venimos sosteniendo, es una tarea fundamental, en el plano electoral, brindar nuestro apoyo y compromiso para su fortalecimiento en las próximas elecciones nacionales.

El FIT como alternativa electoral de izquierda

La interna del FIT que se disputó en las PASO dejó como saldo el sorpresivo triunfo de la candidatura presidencial de Nicolás del Caño y Miriam Bregman del PTS por un pequeño margen sobre la fórmula de Jorge Altamira-Juan Carlos Giordano del PO e IS, en el marco de una distribución de fuerzas muy equilibrada en términos cuantitativos (51% a 49%) y territoriales.

Así, el PTS logró la mayoría en Mendoza (donde hizo la gran diferencia), Neuquén, Jujuy, Santa Fe, Tucumán, San Luis, La Pampa, Corrientes y Chubut; mientras la fórmula encabezada por el PO e IS obtuvo mayoría en Salta, CABA, Buenos Aires, Córdoba, San Juan, Chaco, Santa Cruz, Formosa, La Rioja, Entre Ríos y Santiago del Estero. A su vez, hubo varios distritos en donde listas vinculadas con el PO y/o IS conquistaron votos a nivel local, mientras el PTS se imponía con su fórmula presidencial (Río Negro, Tierra del Fuego, Catamarca y Misiones).

Esto da el pie para la conformación de una lista unitaria de cara a octubre, que respete los respectivos lugares obtenidos por cada sector en la interna y que permita una apuesta fuerte a afianzar y extender al FIT como propuesta política a nivel nacional.

Como hemos señalado más de una vez en el marco de las discusiones llevadas hasta ahora y la disputa de las PASO, consideramos que las fuerzas más importantes del FIT tienen una enorme responsabilidad: asegurar el sostenimiento y fortalecimiento del FIT, defendiendo su apertura y perfil programático.

Más de una vez, la disputa interna puso en tensión esta necesidad y así lo hemos señalado en diversas oportunidades. Así es como en su momento entendimos como equivocada la presión ejercida por el PTS para dirimir la correlación de fuerzas del FIT en las PASO; y luego indicamos como errónea la decisión del frente PO-IS de cerrar la posibilidad de formar una lista unitaria con el PTS, cuando estaban las condiciones para hacerlo con la fórmula Altamira-Del Caño. Ahora, tras las PASO, la situación interna del FIT se volvió a modificar a partir del triunfo de Del Caño, que sorprendió hasta la propia militancia del PTS.


Desafíos a futuro

La nueva situación, una vez más, reclama grandeza y responsabilidad. Así es que cometería un grave error de caracterización la conducción del PTS si interpreta el triunfo de Del Caño como un aval a su cerrazón inicial a la incorporación de nuevas fuerzas anticapitalistas al FIT. Más aún, parte de la adhesión a Del Caño se explica no sólo porque expresa una referencia nueva de la izquierda a nivel público, sino porque proyecta una mayor "amplitud" que la figura misma del compañero Altamira (que fue quien encabezó, paradójicamente, la lista que abrió sus puertas de forma acertada a una serie de organizaciones populares, de diversa tradición ideológica, que se volcaron al FIT).

Por lo tanto, desde Izquierda Revolucionaria consideramos que es fundamental consolidar los pasos que se dieron hasta ahora, para hacer del FIT una herramienta que exprese al conjunto de la izquierda anticapitalista, logrando una creciente organización y movilización para que la izquierda sea un actor de peso en el escenario nacional.

Para ello es preciso avanzar en la discusión y práctica que se viene dando en relación a la ampliación del FIT. Ambas listas declararon tener real vocación de apertura del Frente, en base a una seria consideración de principios. Pues bien, esa orientación es la que ahora debe ser sostenida y profundizada en el marco del nuevo escenario abierto por las PASO y con una mayor responsabilidad del PTS para que esto sea posible.

Necesitamos un FIT fortalecido, unido y ampliado, sobre la base de acuerdos políticos fundamentales: gobierno de los trabajadores y el pueblo, independencia política de clase, perspectiva anticapitalista, antiimperialista, antipatriarcal y socialista.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria