Nuevo sitio Conflicto en la ex Pettinati e hijos 9 Agosto 2015

“Nosotros tenemos la voluntad para seguir”

Entrevistamos a los trabajadores que aún resisten dentro de la planta, desde hace casi siete meses, quienes nos relataron el desarrollo del conflicto, a poco de que se sancione la ley que transformará a la fábrica ubicada en Merlo, en cooperativa gestionada por ellos mismos.

Conflicto en la ex Pettinati e hijos | “Nosotros tenemos la voluntad para seguir”

¿Cómo comenzó el conflicto?

Viene desde hace tiempo, con quincenas y aguinaldos adeudados. A fines de 2014, la empresa comenzó a decir que había bajado el trabajo. Junto con el SMATA nos convocaron a una reunión para pedirnos que no volvamos a parar, que la fábrica no lo aguantaba y si no iba a tener que cerrar.

Como no podían hacer frente a la deuda que tenían con nosotros, nos ofrecían suspendernos dos días a la semana, más el pago en cinco cuotas del aguinaldo. En asamblea resolvimos aceptar, para mantener el trabajo. Ese acuerdo era mensual, por lo cual todos los meses debíamos reunirnos nuevamente para renovarlo.

Apenas se firmó el acuerdo, comenzó a haber más trabajo, por lo cual los delegados comenzaron a desconfiar, y no quisieron renovar las suspensiones. Además, nos hacían trabajar lo mismo en menos días, cobrando menos.

Cuando estábamos por cobrar la quincena y las vacaciones, la empresa nos informa mediante un comunicado pegado en una pared que no se iba a pagar. Eso desató el conflicto.

¿Y en esa situación que hicieron? ¿Cómo los acompañó el SMATA?

El gremio nos dijo "si ustedes van a hacer la suya, arréglensela". Se abrió. Decía que apoyaba, pero con propuestas que avalaban las truchadas de la empresa, que había despedido a 87 compañeros.

Nosotros empezamos con ceses de actividad hasta que, como no teníamos respuestas, tomamos la fábrica. La empresa hizo la denuncia penal y nos vinieron a desalojar, pero nosotros resistimos. Estuvimos seis meses en la calle.

Así empezamos a ver otras propuestas, viendo ejemplos de otras cooperativas, hasta que nos contactamos con la ex Gatic de Pigüé [hoy Cooperativa Textiles Pigüé]. Ellos nos asesoraron y nos contactaron con los abogados.

A partir de ahí tratamos de contactarnos con muchos compañeros para comentarles que esta era una posible salida.

¿Cuál es la situación actual de la fábrica?

Armamos el proyecto de cooperativa, presentamos los papeles para que saliera mediante la ley de expropiación… hicimos y esperamos todo lo que debíamos legalmente. Y la empresa, para no perder, quiso ir a concurso, nuevamente con papeles truchos. Frente a la cobertura legal que tenemos, decidimos finalmente entrar en la fábrica, empezar a limpiar, a poner en orden, esperando que se concrete la vuelta a producir.

¿Cómo pudieron sostener durante tanto tiempo el conflicto?

Los que conseguían una changa se iban a trabajar, y los que no, venían a la carpa que estaba en la entrada y pedían en la calle alguna colaboración. Con el tiempo se hizo más difícil, pero la pudimos sostener. Por eso no siempre había mucha gente en la puerta, pero eso no quiere decir, como nos acusaban de que éramos "veinte locos que hicieron quebrar una empresa". La gente te lo puede decir.

¿Y cuáles son los próximos pasos?

Primero, esperar estos días a que salga la ley de expropiación, y luego, a partir de ahí, pedir las matrículas provincial y nacional para ponernos nuevamente a producir. Nosotros tenemos la voluntad para seguir. Lo que más nos importa es la fuente de trabajo. Vienen momentos difíciles hasta que se vuelva a reactivar, pero siempre la gente colabora con alimentos, agua, la plata para llevar a tu casa. Todo aquello con lo que la gente quiera colaborar, será bienvenido.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (GBA Oeste)
Autor

Izquierda Revolucionaria (GBA Oeste)