Nuevo sitio A 39 años de la caída en combate de Mario Roberto Santucho 4 Agosto 2015

Una nueva generación levanta las banderas de la revolución

Centenares de jóvenes recuperando las banderas de Santucho y del Che, dieron muestras de la vigencia del guevarismo como una corriente que se desarrolla al calor de las luchas actuales con una perspectiva revolucionaria y socialista.

Edición N° 5

A Vencer (agosto-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

A 39 años de la caída en combate de Mario Roberto Santucho | Una nueva generación levanta las banderas de la revolución

El pasado 24 de Julio en el auditorio de ATE Nacional más de 350 compañeras y compañeros recuperamos el legado del PRT y de Mario Roberto Santucho al cumplirse 39 años de su caída en combate, en una actividad convocada en forma conjunta por Cine Mascaró, Marcha Guevarista del Pueblo, Agrupación Política Hombre Nuevo e Izquierda Revolucionaria.

El encuentro, que contó con la participación de Vicente Zito Lema y Néstor Kohan y al que adhirieron varias organizaciones compañeras, fue importante por su amplia convocatoria nutrida de una nueva camada de militantes por la revolución.

La actividad mostró, en primer lugar, el valor de la práctica unitaria. Fue el fruto de la intervención conjunta de varios agrupamientos que, aún con particularidades y diferencias, tenemos mucha afinidad en prácticas y concepciones políticas. No casualmente fue organizado con gran camaradería entre los compañeros de las distintas organizaciones, distribuyendo tareas, realizando afichadas conjuntas y culminando con el agite colectivo de cientos de compañeras y compañeros que cantamos al unísono por la revolución y el socialismo, para seguir la senda de Santucho y del Che.

La jornada fue protagonizada por una nueva generación de militantes que, recuperando el hilo rojo que nos une con las anteriores generaciones que apostaron a la revolución en nuestro país, nos planteamos la tarea actual de construir poder popular para luchar por el socialismo. Una generación que hace de su construcción cotidiana, el sostén de su proyección revolucionaria, construyendo en fábricas, transportes, entre los trabajadores docentes y estatales, en los barrios y las universidades, asumiendo luchas de género, en defensa de la cultura y contra la represión.

No es sorprendente entonces que la jornada haya estado marcada por la actualidad política. Muy lejos de un recordatorio nostálgico, el aire fresco de las nuevas camadas de militantes se expresó también en los debates políticos planteados por las distintas organizaciones desde el panel.

Uno de los aspectos sobre los que se reflexionó fue la vigencia del guevarismo. Se recordó que la generación de los años 60 y 70 –de la cual el Che fue el máximo exponente- fue un quiebre para la política y la izquierda que permitió volver a poner en el centro el problema de la revolución y del poder, para lo cual las distintas organizaciones de entonces se nutrieron de diversas tradiciones políticas. Al reflexionar sobre la necesidad actual de promover una articulación en el mismo sentido, se señaló también la importancia de recuperar las tradiciones políticas radicales de nuestra historia, disputando a las clases dominantes el sentido de la "cuestión nacional". Y se destacó, a su vez, la centralidad del internacionalismo como una práctica fundamental de nuestra tradición.

Otro aspecto sobre el que se intervino fue el de las características de nuestra militancia, señalando la centralidad de profundizar el trabajo en el seno de la clase trabajadora, la importancia del trabajo conjunto en distintos espacios de base, y la voluntad de promover espacios frentistas junto a otras organizaciones y corrientes políticas, recuperando el ejemplo del FAS. En ese marco se destacó la importancia de una cultura militante comprometida y solidaria inspirada en el ejemplo del Che. A eso, que algunos críticos señalan como puro "voluntarismo", desde el guevarismo lo reivindicamos como una concepción ética y humanista fundamental, de completo compromiso con nuestro pueblo y con la revolución.

Un eje que fue destacado también por los tres panelistas –en una sana polémica con la presentación de Néstor Kohan- fue la importancia de reconocer al plano electoral como un escenario para la disputa y la acumulación política actual de todos aquellos que nos planteamos una perspectiva de poder. En este sentido, planteando las diferencias con otras corrientes que hacen de lo electoral su eje de construcción, se destacó que una corriente revolucionaria debe asumir el conjunto de las tareas políticas que aporten al desarrollo de una fuerza social revolucionaria, caracterizando que en la etapa presente el plano electoral tiene una gran importancia.

Otro aspecto del intercambió consistió en destacar la práctica y la perspectiva unitaria. Fue general la valoración positiva de la actividad, como fruto de una práctica colectiva que potencia y multiplica los esfuerzos parciales de cada organización. Además se realizaron distintos planteos, como la posibilidad de dar forma a una corriente que agrupe a diversas organizaciones guevaristas, y la propuesta de que esos esfuerzos tiendan, en el mediano plazo, hacia la unidad orgánica de las distintas expresiones que hoy se plantean una perspectiva revolucionaria y socialista en la Argentina.

Desde Izquierda Revolucionaria consideramos que la realización y el éxito de esta actividad conjunta dejan en evidencia que la práctica unitaria realizada tiene un enorme potencial y nos pone frente al desafío de seguir avanzando por este camino.

Son enormes y muy auspiciosos los retos que se nos plantean. Aunque muchos de nosotros compartimos hoy mismo una militancia común desde los frentes de masas, es mucho lo que podemos profundizar en esos frentes, fortaleciendo los vínculos existentes y promoviendo acercamientos en donde aún no se ha dado. Es mucho lo que podemos hacer apostando de conjunto a construcciones frentistas, que nos permitan desplegar, junto a otras corrientes, una política de masas con una agenda actual de lucha contra el ajuste y la represión. Y es mucho también lo que podemos hacer en el plano de un mayor entendimiento y conocimiento político, confluyendo en movilizaciones, en jornadas de formación, actividades políticas o publicaciones, aportando a forjar un camino unitario que pueda servir de base para futuros acercamientos estratégicos.

Es por eso que creemos que esta valiosa jornada debe ser un punto de partida para construir cada vez mayor unidad de nuestra militancia, unidad en la lucha y en la discusión política que vaya fortaleciendo la intervención de todos aquellos que apostamos a promover la revolución socialista en nuestro país.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria