Nuevo sitio Córdoba 28 Julio 2015

Asesinan a una persona trans por su condición de género

Apareció el cuerpo de Laura Moyano, compañera trans de 35 años, con marcas de torturas, mutilación genital y desfiguración del rostro; en el barrio Villa Allende Parque de la capital cordobesa.

Córdoba | Asesinan a una persona trans por su condición de género

Laura Moyano, compañera trans de 35 años, fue encontrada sin vida el pasado sábado 25 de julio, en una obra en construcción sobre la calle Donato Álvarez al 9700, en el barrio Villa Allende Parque de la ciudad de Córdoba. Su cuerpo presenta marcas de torturas, mutilación genital y desfiguración de rostro, entre otras vejaciones.

En primer lugar exigimos justicia ante los responsables del asesinato de Laura y, al mismo tiempo, entendemos que esta acción de transfobia es la manifestación superficial de un problema que tiene sus raíces en el sistema que vivimos, patriarcal y capitalista. Este sistema nos obliga a identificarnos bajo el rótulo de hombre o mujer, marginando, en distintos niveles, a los grandes grupos que renunciamos a esas categorías propiciando relaciones opresivas, mediadas por el odio y la discriminación.

Los colectivos trans padecen una violenta segregación en las instituciones estatales y todos los ámbitos sociales: inicialmente en las familias, que deben abandonar por los maltratos recibidos; luego en el sistema educativo, dado que son pocas las que finalizan los estudios secundarios; también en el sistema de salud con la ausencia de tratamientos gratuitos de hormonización; dentro del sistema jurídico por medio de leyes fundadas en el patriarcado; y finalmente, en el ámbito laboral, donde son relegadas a trabajar en condiciones precarias que violan los Derechos Humanos, incluyendo maltratos físicos y verbales, corriendo riesgos de ser víctimas de las redes de trata de personas y narcotráfico.

Ante este escenario responsabilizamos al Estado, quien debe ser garante de los derechos de las personas. Sabemos también que el Estado es el mismo que avala la represión policial, la miseria, la exclusión y la explotación, a la que son sometidas muchas veces las personas trans. Este es el marco en que debemos leer el asesinato de Laura. En la medida en que nos limitemos a pensar que cada crimen transfóbico responde a "hechos particulares de odio", nunca vamos a identificar las causas que originan el comportamiento misógino ni las estructuras que sustentan los femicidios.

En la jornada del lunes, se convocaron en el Barrio Villa 9 de julio más de 500 personas en repudio al asesinato de Laura y distintas organizaciones e independientes convocan a movilizar este viernes 31 de julio a las 18 horas en Colón y Cañada. Es necesario repudiar este sistema opresivo y luchar por una sociedad que no marque diferencias entre hombre, mujer, trans, lesbiana, gay o bisexual. Queremos vivir sin categorías condicionantes, y libres de todo tipo de opresión. Nos reconocemos como disidentes sexuales y clase trabajadora, para combatir -desde el desarrollo de esta conciencia- las divisiones que nos excluyen. Por medio de la organización y de un plan de lucha en pos de modificar radicalmente la sociedad, lograremos que no haya más compañerxs asesinados por el Estado ni viviendo en la miseria.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (Córdoba)
Autor

Izquierda Revolucionaria (Córdoba)