Nuevo sitio Los trabajadores no bajan los brazos 24 Julio 2015

Cresta Roja: la empresa incumple y sigue la lucha

Cuando era inminente el cierre del conflicto con un rotundo triunfo de los trabajadores, la patronal desconoció puntos clave del acuerdo. Los obreros concentran hoy viernes en la ruta 205 y marchan al municipio de Ezeiza.

Los trabajadores no bajan los brazos | Cresta Roja: la empresa incumple y sigue la lucha

Los trabajadores de las dos plantas de Cresta Roja mantienen los bloqueos a la empresa y los cortes de ruta ante la negativa de la empresa de firmar los acuerdos prometidos. Con la complicidad de algunos delegados, la empresa miente y difunde que se alcanzaron acuerdos inexistentes. En realidad se trata de un manoseo que los trabajadores no están dispuestos a tolerar.

Luego de una semana de acampe y cortes, los trabajadores de Cresta Roja recibieron el miércoles la promesa, por parte de autoridades del municipio de Ezeiza, que serían abonados los salarios adeudados, el aguinaldo y se iba a reincorporar a todos los despedidos. Además, que se iba a mantener la cantidad de horas de trabajo actuales (9 horas diarias) y así evitar la caída en los ingresos de los laburantes.

Sin embargo, la empresa persiste en el intento de llegar a un acuerdo de disminución de horas laborables, lo que es totalmente rechazado por los trabajadores, quienes están decididos a seguir luchando por sus derechos, a pesar de las "agachadas" de algunos de sus delegados.

La lucha sigue

Sin embargo, los compañeros no se quedan con las palabras de la patronal ni de los delegados que en su mayoría pertenecen al Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de la Provincia de Buenos Aires (STIAPBA), aunque también tienen presencia otros sindicatos pero con menor cantidad de afiliados. Por lo tanto se mantendrán en los acampes en las dos plantas hasta que reciban respuestas concretas y fehacientes a los reclamos.

El actual conflicto se desató luego del despido de alrededor de 800 trabajadores, mientras que desde el mes de enero aproximadamente la empresa venía con atraso en el pago de las quincenas, ocasionando una deuda de $20.000 por cada trabajador. Ante la reacción de los compañeros de defender los puestos de trabajo, Cresta Roja cerró sus puertas para disciplinar a los laburantes. Lo cierto es que la empresa en complicidad con la comisión interna pro-patronal tenía militarizada las plantas con policías por orden del Ministro de Seguridad, Alejandro Granados, accionista de la empresa y ex intendente de Ezeiza.

La reacción de los compañeros fue el desarrollo de la lucha unitaria. Tomaron la pelea en sus manos sin depositar confianza en los dirigentes sindicales. La estrategia divisionista de la patronal y la burocracia esta vez no tuvo resultados. Desde cada planta se organizó la coordinación y los trabajadores rápidamente sacaron la conclusión que era una pelea de todos contra la empresa. Así se formó y forjó una fuerza única entre las dos plantas, "histórica" al decir de los trabajadores, bloquearon los portones de ambas plantas, realizan asambleas conjuntas y toman decisiones en común.

Cresta Roja es una empresa que faena alrededor de 230.000 pollos por día, cifra que se mantiene sin problemas de producción y venta. Pero no sólo los faena. Según los trabajadores, la empresa dirige todo el proceso de producción y distribución, desde el huevo hasta la comercialización a los centros de abastecimiento. Además, en el proceso productivo, se aprovecha absolutamente todo, es decir, no existen elementos del pollo que se tiren, todo se procesa. Por lo tanto es absolutamente falso que tenga problemas de índole productiva. Pero además recibe subsidios del gobierno nacional, tanto para la producción como el REPRO para completar el monto salarial que debe recibir cada trabajador.

Por lo tanto se puede afirmar que se trata, centralmente, de dos cuestiones: por un lado, despedir trabajadores para abaratar costos; y, en segundo lugar, disciplinarlos, ya que si alguno protesta, será cesanteado.

Los empresarios sólo consideran al trabajador como una herramienta más. Por eso no dudan en echarlos sin tener en cuenta los perjuicios que le acarrean a la familia del despedido.

Los trabajadores permanentemente dan lecciones de lucha al mostrar cuál es el camino que se debe transitar cuando se quiere frenar el atropello patronal. En este caso, los compañeros de Cresta Roja con la unidad, organización y lucha que llevan adelante nos fortalecen a todos los trabajadores y trabajadoras con su actitud.

* Cecilia Gallinger es Secretaria de Organización de la recuperada CTA Lomas de Zamora, que viene apoyando activamente el conflicto de los obreros de Cresta Roja.


(Delegación de la CTA Lomas de Zamora, junto a los trabajadores en lucha)

Comentarios

Cecilia Gallinger
Autor

Cecilia Gallinger

Dirigente docente, Secretaria de Organización de la CTA Autónoma Lomas de Zamora.