Nuevo sitio Siguen militarizadas las cabeceras por orden judicial 17 Julio 2015

La lucha de la 60 frente a los despidos y el lockout patronal

Los trabajadores se movilizaron al Ministerio de Trabajo pero no obtuvieron respuestas. La triple alianza antiobrera (empresa, gobierno y burocracia), junto con el poder judicial, actúan de forma coordinada para terminar con la experiencia de lucha del combativo cuerpo de delegados.

Siguen militarizadas las cabeceras por orden judicial | La lucha de la 60 frente a los despidos y el lockout patronal

Trabajadores de la línea 60 se movilizaron ayer jueves 16 desde el Obelisco a la sede del Ministerio de Trabajo, en Alem 650 (CABA), para exigir la reincorporación de los 53 trabajadores despedidos; y el fin del lock out patronal del grupo monopólico DOTA, que tiene como claro objetivo terminar con la experiencia del antiburocrático cuerpo de delegados de la línea.

En la cartera laboral fueron atendidos por el Jefe de Gabinete, Dr. Norberto Ciaravino, quien escuchó los reclamos alegando prácticamente desconocer las características del conflicto. Un ninguneo total hacia los trabajadores que pone de manifiesto la complicidad del Estado en este ataque contra los choferes de esta línea de transporte que es utilizada diariamente por decenas de miles de trabajadores y trabajadoras que viajan de zona norte del conurbano al centro porteño.

La movilización había sido resuelta en una Asamblea realizada el miércoles 15, que tuvo dos momentos: primero de los trabajadores de la línea exclusivamente, donde se tomaron las resoluciones de lucha; y luego abierta a la solidaridad de todos los sectores y corrientes políticas que apoyan el conflicto. En este marco se definió que la movilización debía contemplar sólo referencias de comisiones internas y agrupamientos sindicales y se planteó explícitamente la no presencia de banderas de organizaciones políticas.


Una mano de la "Justicia" y el gobierno nacional

Al ataque contra los trabajadores por parte de la empresa con la complicidad de la la burocracia sindical de la UTA, se suma además la alevosa complicidad del Poder Judicial, que a través de un fallo de la jueza federal Servini de Cubría, ordenó la militarización de las terminales de la empresa.

En el caso de la cabecera de Constitución, esta resolución judicial supuso la virtual detención de más de 20 choferes que se encuentran dentro de las instalaciones, rodeados por un cerco policial que impide el ingreso de alimentos y medicamentos. En este marco, el riesgo del desalojo por la fuerza es una posibilidad siempre latente, que nadie descarta que pueda concretarse en los próximos días.

Por su parte, el gobierno nacional pretende negarle carácter gremial al conflicto presentándolo como un hecho de naturaleza judicial, como hizo en una de sus habituales conferencias de prensa el Jefe de Gabinete y precandidato a gobernador bonaerense, Aníbal Fernández.

Como se ve, un contexto complejo donde todos los enemigos históricos de los trabajadores en lucha están en sintonía, y frente al cual los choferes de la línea 60 vienen dando una pelea heroica en defensa de sus condiciones laborales y de la democracia sindical.


¡No al lock out patronal de la empresa DOTA!

¡Todo el apoyo a los compañeros de la línea 60!

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (CABA)
Autor

Izquierda Revolucionaria (CABA)