Nuevo sitio Juicio y castigo 1 Julio 2015

La desaparición de Alberto Ledo, un revolucionario

Como un luchador de toda la vida y militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores en los años 70, quiero recordar y reivindicar a Alberto Ledo, un revolucionario, compañero del PRT, secuestrado y desaparecido por el Ejército, con el aval de César Milani.

Edición N° 4

A Vencer (julio-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Juicio y castigo | La desaparición de Alberto Ledo, un revolucionario

Ledo estaba integrado a la Regional La Rioja que para los planes de la Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR) era muy importante por la vecindad con Chile y por las tareas clandestinas que realizaban los compañeros de relevar los pasos cordilleranos con la perspectiva de trasladar combatientes, logística y armamento. También por las relaciones con las comunidades de base del Cristianismo de Liberación que tenía en La Rioja especial desarrollo por la presencia como Obispo del "Pelado" Angelelli. Alberto tenía estrechos contactos y era muy estimado por esas comunidades y por el Obispo, que en absoluta reserva conocía de su pertenencia partidaria. A partir del servicio militar obligatorio fue trasladado al centro de Operaciones Militares en Tucumán, con lo que Alberto empezó a manejar información clave sobre el desplazamiento militar, en el marco del Operativo Independencia, orientado a aniquilar la guerrilla del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

El 17 de junio de 1976, ya con pleno despliegue del terrorismo de estado tras el golpe militar del 24 de marzo, a Alberto lo llevaron a hacer una recorrida y nunca más volvió. El entonces subteniente César Milani firmó el Acta que informaba sobre la "deserción" de quien había sido hasta ese momento su asistente. A casi 40 años la familia Ledo sigue exigiendo Justicia como miles de familiares de desaparecidos por las fuerzas militares y de represión.

El año pasado, la hermana de Alberto, Graciela, estuvo en Córdoba, y además de condenar el ascenso de Milani, expresó la soledad en la que la dejaron los organismos de Derechos Humanos oficialistas y también el Secretario Nacional de Derechos Humanos, Martín Fresneda, cuando realizó las denuncias por su hermano.

Fue muy clara y terminante. Refiriéndose al abrazo de Hebe de Bonafini con el Jefe del Ejército decía: "Ese abrazo con Milani significa que ya empezaron a ver como hacen para reconciliar el Ejército con el Pueblo. Ni mi hermano ni ninguno de los 30.000 desaparecidos aceptaría este tipo de reconciliación, este tipo de abrazo fraterno; porque con los asesinos, con los genocidas nunca nos vamos a reconciliar… es el pueblo el que a nosotros nos va a hacer llegar a la justicia para que los asesinos de mi hermano paguen con la cárcel como tienen que pagar". Graciela nos transmitía a quienes la escuchábamos, además de claridad, una decisión inquebrantable.

Nuestro reclamo de destitución, y de juicio y castigo a Milani fue tomado por nuestro pueblo en sus luchas a lo largo y ancho del país. Logramos la destitución. Nos queda como tarea juicio y castigo.

Comentarios

Carlos "Vasco" Orzaocoa
Autor

Carlos "Vasco" Orzaocoa

Abogado, referente nacional de la lucha antirrepresiva.