Nuevo sitio El arte como herramienta de lucha 15 Junio 2015

Victoria de la cultura popular frente al macrismo

La justicia porteña absolvió hoy a la Casa Cultural Víctor Jara en cinco de las siete faltas que habían sido imputadas. Con las dos restantes se impuso una multa que fue sustituida por una amonestación. Los abogados defensores por su parte pidieron la absolución.

El arte como herramienta de lucha | Victoria de la cultura popular frente al macrismo

Cerca del mediodía de este lunes frío comenzaban a sonar los primeros acordes mientras las banderas de distintas organizaciones sociales y políticas flameaban sobre la calle Beruti, en el barrio de Palermo. Es que justo enfrente de la manifestación artística, la justicia porteña iba a resolver a favor o en contra del intento del Gobierno de la Ciudad por avanzar contra la cultura autogestiva y popular.

Una vez más quedó demostrado que es mediante la lucha como se ganan las reivindicaciones populares. Hoy el Movimiento Cultural Víctor Jara, y la cultura contra hegemónica en general, lo dejaron en claro.

La justicia porteña absolvió en cinco de las siete faltas que habían sido imputadas en la clausura del año pasado, mientras para las dos restantes se impuso una multa de 600 unidades fijas que a pedido del fiscal fue sustituida por una amonestación, un llamado de atención que deja un antecedente, pero sin efecto la multa. Los abogados defensores por su parte pidieron la absolución.


Historia de un ataque

Todo empezó el año pasado, cuando el gobierno macrista decidió ir contra aquellos espacios que plantean otra cultura; alternativa a la propuesta por el mercado y los empresarios del espectáculo. En ese marco fue clausurada la Casa Cultural Víctor Jara, la cual en ese momento ya contaba con una habilitación acorde a las actividades que allí se desarrollan diariamente. Sin embargo, tener todo en regla no impidió a los inspectores del gobierno porteño clausurar la Casa e imponerle una multa. Esta clausura arbitraria, imputaba entre otras faltas de menor tenor, funcionar como "local de baile clase C" y no contar con un plan de evacuación, ambas en contradicción tanto con las actividades que se realizan como con la ley que regula los teatros independiente, habilitación optada ante la ausencia de un marco regulatorio para los centros culturales.

Desde la Víctor Jara se rechazó la resolución y se pidió el pase a la justicia, no sólo ante la imposibilidad del espacio de afrontar una sanción económica de esas características sino por la convicción de que "la persecución y las clausuras que realiza el macrismo sobre los centros culturales son parte de una política de estado que viene sosteniendo este gobierno, con un doble objetivo (además de su arista recaudatoria) por un lado coartar la organización autogestiva y popular y por otro lado la concreción de un proyecto cultural mercantil e individualista al servicio de los grandes empresario del entretenimiento", decía un comunicado de la Víctor Jara.

Para controlar las fábricas textiles donde trabajan hombres y mujeres hacinados, donde mueren niños por la precariedad en la que viven, el macrismo no emite una sola medida; pero a la hora de perseguir a los que luchan, a los que se organizan y los que quieren un arte popular están ahí presentes para tratar de callar las voces que se quieren hacer oír.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (CABA)
Autor

Izquierda Revolucionaria (CABA)