Nuevo sitio Movimiento estudiantil 2 Junio 2015

Crisis institucional en la UBA y congreso de la FUBA sin quórum

La Universidad de Buenos Aires se encuentra una vez más atravesando una grave crisis institucional a raíz de denuncias de diverso tinte a varios de sus funcionarios. En ese contexto, el congreso de la FUBA convocado para hace unos días no pudo sesionar por falta de quórum. Tareas y desafíos para el movimientos estudiantil

Movimiento estudiantil | Crisis institucional en la UBA y congreso de la FUBA sin quórum

En los últimos meses la UBA volvió a los grandes medios de la mano de importantes denuncias a altos funcionarios. La cadena comenzó con la renuncia del ex número 2 de la SIDE en el gobierno de De la Rua y hasta hace unos meses vicerector, Dario Richarte. El ex servicio entró de la mano de Barbieri en el 2013 y desempeñó sus funciones durante más de un año, pero la muerte de Nismann y el conflicto desatado con ella en la agencia de inteligencia se lo llevó puesto. Acto seguido, se hicieron públicas denuncias de corrupción y violencia de géneros a Giusti, decano de la Facultad de Cencias Económicas, quien tuvo que renunciar. Como frutilla del postre, se sumó una nueva denuncia, esta vez a la decana de la Facultad de Derecho, Mónica Pinto, por malversación de fondos. Una copia calcada de la UBA de Shuveroff de los años 90, pero con la "década ganada de por medio".

Ahora bien, lo anterior deja planteado el marco de una crisis institucional "desde arriba". Lo que esconde es la disputa entre fracciones del propio radicalismo que viene dirigiendo la Universidad desde la vuelta de la democracia y que encontró en el kirchnerismo un fiel aliado para no modificar los privilegios ganados desde entonces. El interrogante que se nos presenta es qué pasa "por abajo" mientras tanto. Y la respuesta que damos es que algo pasa , pero no es aún suficiente.

La FUBA y el movimiento: dos actores desencontrados

Pasa algo porque no se puede desconocer que la renuncia de Richarte y la visibilización en los medios de comunicación de las denuncias hechas fueron en gran parte debido a la intervención del activismo estudiantil y la FUBA. Pero entendemos que no es suficiente porque todo esto pasa totalmente desapercibido para la gran mayoría de los estudiantes. Sin caer en recetas mágicas, incluso entendiendo los niveles de desmovilización que puede haber actualmente, no se puede dejar de problematizar el hiato existente entre la herramienta gremial de los estudiantes y buena parte del estudiantado, incluso del propio activismo. Esto lleva a que en situaciones como la actual, no se pueda generar condiciones mejores para luchar por las reivindicaciones históricas: más presupuesto, condiciones edilicias, puestos docentes remunerados (y no ad honorem con la gran mayoría actualmente), democratización, etc.

En cierta forma esto encuentra su expresión en el congreso de la federación, que buscó realizarse en este marco, el día viernes 29 de Mayo. Decimos que buscó porque no hubo quorum para su realización. Esto es debido, nuevamente, a las maniobras de la Franja Morada - Nuevo Espacio , que especula con la intervención de la federación desde el rectorado y hace todo lo posible por deslegitimarla. Segundeando a los morados están los Kirchneristas, quienes ponían como condición para acreditar, el acceso a la presidencia. Esta pretensión está totalmente desfasada respecto a la representación que hoy tienen, pero sobre todo entra en contradicción porque son esas mismas fuerzas y las gestiones a las que apoyan quienes dan vía libre a las políticas del rectorado.

Ahora bien, el escenario que se presenta no es para nada alentador. Hace al menos dos años que esta situación se repite. En términos electorales, si bien las fuerzas de izquierda conducen 8 de los 13 centros de la UBA, la Franja y sus aliados tienen la conducción de los centros de las facultades más grandes y vienen creciendo en los porcentajes obtenidos en éstas. Así pudieron ganar más delegados y obtener mejores resultados también en aquellas donde no conducen.

Estamos convencidxs que la tarea que tenemos hoy de manera inmediata es defender una federación de izquierda frente al avance de la derecha. Pero de la misma forma entendemos que para salir de esta situación es necesario lograr que la FUBA deje de ser un sello para ser un espacio de organización. Para esto, necesitamos construir otro modelo gremial, con instancias de base auténticas, que logre achicar el abismo que hoy la separa de los estudiantes.

Para que la FUBA pueda articular el movimiento de cada facultad en algo más grande e integrador es necesario que las fuerzas de izquierda impulsemos espacios de organización y lucha en cada una de las facultades. Si no hay movimiento desde las bases no hay nada que articular.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria