Nuevo sitio Aceiteros 1 Junio 2015

Histórica huelga de los aceiteros rompe el "techo salarial"

Los trabajadores de la industria del aceite alcanzaron el básico de $14.300 que pretendían, lo que significa un 36% de aumento, compuesto por el 27,8% homologado por el Ministerio de Trabajo más los adicionales que acordaron con las cámaras empresariales.

Edición N° 3

A Vencer (junio-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Aceiteros | Histórica huelga de los aceiteros rompe el "techo salarial"

Una huelga de 25 días que movilizó a unos 20.000 aceiteros en todo el país. Unos 1200 trabajadores en la asamblea nacional del 25 de mayo que ratificó el paro por tiempo indeterminado. Piquetes en diferentes accesos. Bloqueo a los puertos exportadores de granos, aceites y subproductos oleaginosos más importantes del mundo, como el de la ciudad de San Lorenzo, provincia de Santa Fe. Cifras y acciones de una lucha que se convirtió en ejemplo para toda la clase trabajadora.

El conflicto produjo que más de 100 barcos queden varados, que los empresarios del sector pierdan US$ 20.000 por día, y que el Estado pierda otros tantos en carácter de impuestos y retenciones. Se trata de mucho más dinero que el que era necesario para pagar los aumentos reclamados por los trabajadores.

Siendo así, ¿por qué el Ministerio de Trabajo no quería homologar el acuerdo que los trabajadores le arrancaron a las cámaras empresariales? Porque no quieren que recorra el país el ejemplo de los aceiteros, que marca que sólo luchando se puede enfrentar a las patronales. La negativa del Ministerio de Trabajo deja al desnudo, además, que las paritarias no son libres y que el gobierno nacional intenta fijar un "techo salarial".

No es la primera vez que los aceiteros dan la nota rompiendo el techo salarial que el gobierno pretende fijar. Mientras las burocracias sindicales de la UOM, que dirige Antonio Caló; la UOCRA que encabeza Gerardo Martínez; o Comercio que controla Armando Cavallieri; negocian paritarias muy por debajo de la inflación y que ni siquiera llegan a representar una recomposición salarial para los trabajadores, la Federación de Trabajadores Aceiteros, Desmotadores de Algodón y Afines no exige un porcentaje determinado, sino que todos los trabajadores y trabajadoras del sector cobren por encima del salario mínimo vital y móvil que calculan en $14.931.

Para estimar ese salario como el mínimo se basan en el artículo 116 de la Ley de Contrato de Trabajo vigente, que plantea que las y los trabajadores deben tener alimentación adecuada, vivienda digna, y transporte, partiendo de la Encuesta Nacional de Hogares elaborada por el propio INDEC en 2012/13.

Vencido en abril el acuerdo paritario, comenzaron con ese reclamo el lunes 4 de mayo, a través de una huelga por tiempo indeterminado que se extendió por 25 días. El año pasado, con esta misma premisa, rompieron el techo salarial firmando un 38% de aumento, también a diferencia de los sindicatos oficialistas que cerraron a la baja.

En el 2014, empresas como Dreyfus o Cargill facturaron entre 20.000 y 26.000 millones de pesos. El economista oficialista Eduardo Basualdo, de la CTA Yasky, calculó el nivel de inflación del año pasado en un 36,8%. El reclamo de los trabajadores del aceite no sólo es justo sino que debe ser la punta de lanza para el conjunto de la clase, más aún cuando un 35% permanece en condiciones de precariedad, muy por debajo de la canasta básica familiar y en pésimas condiciones laborales.

La Federación Aceitera fue recuperada por sus trabajadores en 2013, luego de un Congreso realizado en Necochea, en donde tuvieron que enfrentar a una conducción burocrática que a los tiros buscó perpetuarse en la estructura sindical. A partir de allí, con el obrero santafecino Daniel Yofra como secretario general, y con el impulso de cientos de dirigentes en todo el país, comenzó un proceso de organización nacional y de lucha que hoy cobra protagonismo por una huelga histórica, marcando el camino al conjunto de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria