Nuevo sitio Desdedidos de Honda Motor, Florencio Varela 23 Mayo 2015

“Queremos entrar y demostrar que se puede”

Entrevista a los compañeros Roberto Acevedo y Javier Torres, despedidos de Honda Motor, en lucha desde hace 9 meses por su reinstalación a la empresa.

Desdedidos de Honda Motor, Florencio Varela | “Queremos entrar y demostrar que se puede”

¿En qué contexto se enteran de sus despidos y cuál fue la primera reacción?

Javier Torres: Nos presentamos a trabajar un viernes 1 de agosto como todos los días y nos encontramos en la puerta con que había algunos que no podíamos ingresar. El personal de seguridad nos iba diciendo que no podíamos entrar, que esperemos unos minutos que ya nos iban a avisar el motivo. Fui uno de los primeros y a medida que llegan el resto de los chicos seguían quedando afuera, en total ese día éramos 9.

Cuando nos vimos las caras de quiénes éramos nos dimos cuenta de que se trataba del sindicato, ya que éramos nosotros quienes realmente nos quejábamos en asamblea; que hacíamos propuestas de mejoras, no éramos escuchados y disentíamos con el sindicato. Los delegados nos dejaron a un costado, entregaron nuestros apellidos y pasó lo que pasó: 9 despidos ese día.

Mi compañero Roberto tuvo la idea de no quedarse de brazos cruzados, porque los delegados tampoco se acercaron a la puerta para explicar nada. Así que trajo unas cubiertas para quemarlas y bloquear un poco el ingreso después de que entraron los chicos, para hacer un poco de fuerza porque había mucha bronca. Ahí arrancó la lucha. Nos quedamos un rato en la entrada, se acercó gente de alguna organización que nos trajo la idea de luchar y hoy ya llevamos 9 meses de lucha.

¿De qué se trataban estas propuestas que ustedes hacían en asamblea que al sindicato le incomodaban?

Roberto Acevedo: Nuestro gremio es el SMATA, el mismo que en Lear, Gestamp y demás automotrices. Y ya veíamos que en la zona norte se venía armando la Verde del gremio tratando de sacar a la gente que realmente pensaba más que ellos. Y al ver que nosotros hablábamos sobre aumento de salario, rotación en los puestos de trabajo y otras cosas a ellos no le gustaba que acaparemos más gente que el mismo gremio. No les gustaba nada ver que éramos más cumpas nosotros que el mismo sindicato.

¿Tuvieron algún tipo de encuentro o reunión con alguien del sindicato, más allá de sus delegados?

JT: Para nada. El día que nos despidieron hablé con Ariel Paredes, hijo del secretario general de seccional Quilmes, "Tito" Paredes. Lo llame y llamé hasta que se dignó a atenderme; le dije si iban a salir a defendernos y me respondió que no, porque habíamos roto con la paz social, al quemar gomas en la puerta de la empresa. Y ése fue el primer y último contacto que tuvimos y nunca más el gremio salió a decir algo. Nosotros le mandamos una carta documento para que se presente en el Ministerio de Trabajo y nunca se presentó.

¿Cuál fue la reacción de sus compañeros de trabajo?

JT: Lo que pasó el día de los despidos fue bueno, primero todos los compañeros adentro estaban sorprendidos y no entendían nada. En mi caso hace 7 años que estaba en planta y en el caso de Rober hace 4. No faltábamos a trabajar, cumplíamos con la tarea de trabajo, entonces sabían que habíamos sido señalados. No se animaron mucho acompañarnos porque nadie quiso perder también su puesto de trabajo, pero si tuvimos el acompañamiento, entendían que era injusto.

Nuestros compañeros pidieron explicaciones a los delegados del gremio, que no tuvieron nada que decir, no nos defendieron y nos dejaron afuera con los telegramas en mano. Desde ese día la gente se dio cuenta por qué no pudieron hacer más asambleas, no juntaron más los chicos en el galpón. Ya al haber despidos y no haberles explicado les dio la pauta de que no están con los compañeros realmente, sino con la patronal y el gremio y defienden sus intereses y no de los laburantes. Por eso, es que hoy prácticamente ya no los escuchan y no pueden hacer una asamblea.

RA: Cuando vamos a planta con los compañeros la relación es buena, cada vez mas compañeros se están acercando a nosotros. Yo calculo que el 60% está con nosotros, hay un porcentaje mínimo que es neutro y no quiere hacer nada por miedo de que los mismos delegados lo aprietan, pero ya está todo dividido. Los delegados ya saben quiénes se le van a parar de mano y quiénes no; o sea que la única que les queda es pinchar a los cumpas pero por suerte los compañeros se están dando cuenta de cómo es la historia, de que nosotros estando afuera podemos lograr muchas cosas sin el gremio.

La lucha tiene que ser en conjunto, con las organizaciones, con la familia, estar bien organizados. Nosotros siendo dos personas estamos logrando un montón de cosas que no pudimos adentro. El fin de esta lucha es trabajar para todos, para que todos estemos adentro y que la población en general se dé cuenta de que la cuestión no es que te echan y te vas a tu casa y nada más.

¿Cómo están ustedes ahora y cuál es la situación de los reclamos judiciales de reinstalación?

JT: En mi caso tengo dos fallos judiciales a favor, en primera instancia sale a favor y la empresa lo apela; en segunda instancia el juez no da lugar con lo cual se ratifica el segundo fallo judicial a favor mío, que tiene que ser inmediata la reinstalación a la fábrica. En el caso de otros compas fueron rechazadas en primera instancia, así que estamos esperando novedades de segunda instancia para ver si podemos revocar la situación. Y puedan ingresar conmigo, que sería lo importante, en el caso de Roberto, Gastón y Oscar.

Hace pocos días la empresa presentó un recurso extraordinario que va a ser elevado a Cámara y va a tardar unos 30 días. Normalmente son rechazados así que vamos a esperar su rechazo y que vuelva a primera instancia y el juez resuelva mi situación, presionando con multas y poner un oficial de Justicia para que se haga efectiva mi reinstalación a fábrica.

RA: Nuestra situación actual es de pelea. Javi está vendiendo CD acá (la entrevista se hizo en la puerta de un Profesorado docente) y yo haciendo remeritas. Mi compañera es docente, profe de matemática y está agarrando horas y horas para sobrevivir. Nuestra idea es volver a entrar y sabemos que la empresa va a venir con un maletín lleno de billetes así como hizo con otros cumpas que se fueron con el retiro voluntario. Los cumpas nunca vieron tantos billetes de 100 pesos juntos y lo agarraron todo, hoy día tenemos contactos con ellos y están totalmente arrepentidos de lo que hicieron y saben que no van a volver a entrar. Porque los que se fueron son los que la empresa y el sindicato querían que se vayan, entonces nunca los van a volver a tomar.

Nosotros queremos entrar y demostrar que se puede. La expectativa es entrar, lucharla y lucharla, dar vuelta la comisión interna y que se termine esto de una vez por todas.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (GBA Sur)
Autor

Izquierda Revolucionaria (GBA Sur)