Nuevo sitio Entrevista a Juan Carlos Cena 4 Mayo 2015

“Por una verdadera reforma del Estado”

“El Negro” Cena fue Secretario General del Personal Técnico de la Dirección de Ferrocarriles Argentinos entre 1984 y 1989 y es miembro fundador de MONAREFA.

Edición N° 2

A Vencer (mayo-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Entrevista a Juan Carlos Cena |  “Por una verdadera reforma del Estado”

¿Por qué la nueva ley de ferrocarriles pone de manifiesto que la ley Dromi (1) sigue vigente, como usted escribió hace unos días?

La ley Dromi nunca se modificó, por lo tanto, sigue vigente. Luego, durante el gobierno de De la Rúa se sanciona y promulga la ley de flexibilización Laboral, con esto se legaliza el trabajo en negro, es decir, legaliza la explotación de los trabajadores. Era necesaria esa reforma porque cambian las modalidades del empleo. No hay seguros de vida, obra social, aportes , además pagan sueldos miserables. Los ejecutores son los empleadores y los sindicatos, ellos también tienen empresas tercerizadas. Se terceriza el trabajo en todas las empresas concesionadas. Los concesionarios son los dueños de esas empresas, facturan el doble y el Estado lo paga. El Estado es socio del concesionario. Los une un vector corrupto. La convención Constituyente de 1994 ratifica la Ley Dromi.

¿La reciente ley votada en el Congreso puede entenderse como una "estatización" de los ferrocarriles?

No, no es estatización. Los ferrocarriles fueron nacionalizados durante el gobierno de Perón. Con la Ley Dromi fueron concesionados, es decir alquilados, con la trampa de que el alquiler no lo pagan los concesionarios sino que es un alquiler al revés: es el Estado el que abona ese alquiler dándoles subsidios, que manejen la caja de recaudaciones y otras prebendas. Mientras todas las reparaciones de la infraestructura las arregla el Estado para beneficio de las concesionarias. Todo sigue como está, lo concesionarios de cargas continúan del mismo modo que algunos de pasajeros suburbanos como el Ferrocarril Urquiza, cuyo concesionario es Benito Roggio, también concesionario de los subterráneos.

Esta nueva ley enviada por el Gobierno K votada casi por unanimidad en el Parlamento tiene la trampa que es Sociedad del Estado, con esto se sigue con las concesiones, las adendas (reformas) y los cánones no se seguirán pagando en el caso de los trenes de cargas.

¿Qué implicaría según su visión una real estatización de los ferrocarriles?

Primero definamos que el ferrocarril (el transporte), las comunicaciones, la energía son bienes nacionales, por lo tanto, debemos recuperarlas, para que de nuevo sean administrados por su dueño que es la Nación a través del Estado.

Se deberían intervenir a todas las concesionarias, en forma simultánea, hacer una investigación técnica contable del estado de los contratos, anularlos y pasar toda a la administración al Estado. Éste Estado debe convocar a los técnicos ferroviarios para que lleven a cabo esa tarea de reconstrucción y sincerar, en el primer informe, el estado de situación de los Ferrocarriles Argentinos para que el pueblo sepa que se ha realizado y como ha sido el desguace, la destrucción de una obra monumental de más de 150 años de trabajo. Por otro lado, debemos instalar la polémica por una verdadera reforma del Estado.


NOTA:

1- La llamada Ley Dromi (por el nombre de su impulsor, el entonces Ministro de Obras y Servicios Públicos del menemismo) o Ley de Reforma del Estado (23.696, Agosto de 1989) fue la ley que promovió la privatización y el proceso de concesiones de diferentes áreas estratégicas del Estado, no solo Ferrocarriles argentinos (cargas y pasajeros) sino también Aerolíneas Argentinas, YPF, YCF, Subterráneos de Bs. As. y las Telecomunicaciones, entre otras.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria