Nuevo sitio Editorial A Vencer, edición de mayo 4 Mayo 2015

Es tiempo de más unidad

Importantes sectores de izquierda y combativos confluimos el 1° de mayo último en la propuesta de una lucha unitaria contra las políticas patronales. Esa unidad, sobre la que falta mucho trabajar, es más necesaria que nunca.

Edición N° 2

A Vencer (mayo-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Editorial A Vencer, edición de mayo | Es tiempo de más unidad

La mitad de los trabajadores y trabajadoras en Argentina están ganando menos de $ 5.500 por mes. Por la inflación ya se perdieron 8 puntos en 2014 y aumentaron la desocupación y el trabajo en negro. Los dos chicos muertos tras un incendio en su reclusión por el trabajo esclavo textil, son un ejemplo extremo de las condiciones a las que se está sometiendo a la clase trabajadora.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, señaló que las paritarias "deberían acompañar la inflación, estimada en torno del 20 o 22% para este año". Lo mismo afirmó Cristina Kirchner y planteó un techo del 25%. Así inician la discusión tirando bien a la baja las aspiraciones obreras, apostando a que los sueldos queden por detrás de la inflación (que superó con creces el 30%). Las negociaciones abiertas con Comercio y la UOM dejaron en claro que el gobierno hará todo lo posible por imponer ese techo salarial, razón por la cual, hasta las burocracias de la UOM, del transporte y Luz y Fuerza, evalúan ir al paro.

A futuro, la propuesta central del FMI, el ajuste, está en la agenda de los tres candidatos que compiten por el sillón presidencial. Desde el macrismo se plantea que es necesario avanzar en medidas que modifiquen drásticamente el panorama económico y se hace alusión a una devaluación; el sciolismo se diferencia del planteo del "shock" y propone darle un carácter "gradual" al proceso devaluatorio; mientras el massismo, que quiere un punto medio, coincide en la necesidad de devaluación y publicita una política de seguridad más extendida.

Como se ve, con distintos recorridos, todos apuestan a profundizar el ajuste y la represión.

Hacia la unidad de la izquierda

En ese marco, el acto del 1° de mayo, en Plaza de Mayo, expresó como contrapartida un avance en la articulación de importantes sectores de izquierda. La cita convocó a los tres partidos que componen el FIT y pudo abrirse en alguna medida a otras expresiones de izquierda y populares, incluyendo al arco de organizaciones que impulsamos la CPS Rompiendo Cadenas. Por su parte, el "Perro" Santillán hizo llegar un saludo al acto, aunque esta vez no fue orador como sí pudo hacerlo el año pasado.

Esta confluencia, aún parcial, expresa una valiosa maduración política por parte de diversos actores políticos:

Por un lado, las fuerzas que componen el FIT, aún con tensiones y fuertes debates internos, reconocen de hecho la necesidad de confluir con otros sectores de izquierda y populares (sobre todo IS y el PO), para potenciar al FIT a un plano superior de su referencia.

Por el otro, organizaciones de la izquierda anticapitalista abandonan poco a poco sus reticencias de principios frente al FIT, lo que permite dar mayor visibilidad y protagonismo a las construcciones de base que se vienen desarrollando, como lo evidenció el acto en Plaza Lorea y la posterior marcha a Plaza de Mayo de la nutrida columna de Rompiendo Cadenas.

Así, desde la consolidación y fortalecimiento de las posiciones propias, se aporta al mismo tiempo a una unidad mayor que surge como respuesta a la imperiosa necesidad de unificación de la vanguardia obrera y popular. Lamentablemente, en gran parte del país no se pudo replicar esta unidad, como tampoco es algo que se esté llevando a cabo en todas las experiencias de base en el movimiento sindical o popular en general.

Desde Izquierda Revolucionaria consideramos que este marco unitario debe servir para impulsar la unidad de los sectores combativos y antiburocráticos del movimiento obrero. En ese sentido, es importante que el PO comience a plantear públicamente la necesidad de un congreso o encuentro obrero que incluya al conjunto de las fuerzas que participaron del acto de Plaza de Mayo.

La concreción de ese encuentro y la articulación cotidiana de los sectores antiburocráticos y combativos, sería un avance enorme, en un contexto en el que la ofensiva patronal nos demandará mayor iniciativa y coordinación.

La izquierda anticapitalista y las elecciones

En las distintas experiencias electorales el FIT logró resultados valorables, pese a que, en términos generales, perdió caudal de votos frente a 2013. En todas las provincias logró superar el piso requerido y en Neuquén logró dos diputados provinciales. Si bien aparece en varias provincias como la tercera fuerza en juego, los porcentajes son lejanos a las opciones patronales.

Hacia delante quedará ver la posibilidad de que la simplificación de listas que dejan las PASO, permita que otras porciones del electorado opten por las candidaturas de izquierda.

La incorporación a las listas del FIT de organizaciones provenientes de otras tradiciones de izquierda y populares (como Pueblo en Marcha y MP La Dignidad en CABA) es un paso valorable, que es importante profundizar. Mantener esa línea de apertura, implicaría la posibilidad de integrar también al "Perro" Santillán y su construcción en Jujuy, algo que aún sigue sin resolverse por la negativa del PTS, pero que afianzaría el arraigo popular del Frente y fortalecería su proyección nacional.

A su vez, por parte de las organizaciones de izquierda que no provenimos del arco del FIT, se hace más evidente la necesidad de una articulación política, que supere el plano reivindicativo en el cual ya coordinamos en el día a día (lo que se expresa, por ejemplo, en la confluencia de muchas de nuestras organizaciones en Rompiendo Cadenas).

En esta línea, la conformación de Pueblo en Marcha es un primer paso positivo. Esta experiencia que agrupa a cuatro organizaciones en la Ciudad de Buenos Aires, con un planteo limitado a lo electoral, da cuenta de un potencial que aún no hemos explotado: la posibilidad de coincidir a un arco más amplio de organizaciones para promover una confluencia que incorpore al plano electoral (sin limitarse exclusivamente a ello), para dar paso a una intervención común e integral en las distintas regiones del país en las que nuestras organizaciones tienen desarrollo.

Con esta perspectiva desde Izquierda Revolucionaria sostenemos que es fundamental apostar a la conformación de un frente político y social de las organizaciones en lucha, como una herramienta que contribuya a la intervención política conjunta con una agenda acorde a las taras de la etapa en pos de una perspectiva anticapitalista.

No debemos esperar aún más a que las expresiones de derecha se fortalezcan. Para la clase trabajadora es tiempo de avanzar en más unidad.


Por un encuentro obrero de los sectores combativos y antiburocráticos.

Por un frente político y social de las organizaciones en lucha.

Por el poder obrero y popular. Por el Socialismo.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria