Nuevo sitio Mapa político tras las primeras PASO provinciales 4 Mayo 2015

Rumbo a la derecha

Salta, Mendoza, Santa Fe, Neuquén y CABA brindaron los primeros resultados electorales y van marcando tendencias para las presidenciales de la segunda mitad del año. La brújula política marca un cierto movimiento hacia la derecha entre las opciones mayoritarias.

Edición N° 2

A Vencer (mayo-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Mapa político tras las primeras PASO provinciales | Rumbo a la derecha

Hasta el momento, de los cinco distritos donde hubo elecciones PASO o definitivas (Neuquén), apenas uno sólo fue un triunfo para el FPV. Es el caso de Salta, donde el candidato oficialista, Juan Manuel Urtubey, representa una posición conservadora, enfrentada, por ejemplo, con la ley de matrimonio igualitario kirchnerista.

En dos provincias con fuerte peso electoral, Mendoza y Santa Fe (donde aún no se difundió el resultado del recuento definitivo, tras el fraude que llevó a omitir 200.000 votos), los resultados expresan una orientación derechista y fueron adversos para los oficialismos locales del FPV y el socialismo respectivamente. En Mendoza, el triunfante radical Alfredo Cornejo fue apoyado tanto por Mauricio Macri como por Sergio Massa. Así, esta alianza en la que confluye toda la oposición conservadora superó al peronismo y el candidato de La Cámpora quedó muy lejos en la interna. En Santa Fe, se impuso Miguel del Sel, de la mano de Reutemann, con lo que el PRO amenaza con acceder a una gobernación, superando la frontera de CABA.

Más contundente aún fue el éxito del PRO en CABA, con resultados que lo ponen a las puertas de ganar en primera vuelta. Si añadimos los votos de Martín Lousteau en ECO, vemos cómo el 70% del padrón porteño se orientó a posiciones de derecha o centroderecha. En este voto se expresan de forma notable las clases medias, aunque no se debe desestimar que en barrios más humildes como los del sur de la Ciudad de Buenos Aires el PRO conquistó valores superiores al 40%. Aquí el kirchnerismo retrocedió notoriamente respecto de la elección pasada.

Finalmente, en Neuquén ganó nuevamente el conservador MPN, partido provincial que mantiene relaciones cuidadosas con el gobierno nacional, pero que es independiente, y que de hecho superó en las elecciones a los candidatos propuestos tanto por el kirchnerismo como por el macrismo.

Las perspectivas

Hasta el momento, el FPV no puede ostentar muchos triunfos, pero cuenta con el candidato que más mide en las encuestas: Daniel Scioli. Ese dato contundente está cumpliendo un rol ordenador en la interna, más allá de ciertas fricciones. Así, la apuesta a no perder los resortes del poder está llevando a que en el FPV se consolide la posición de promover a Scioli como candidato propio, aún a sabiendas de que tiene una relación mucho más orgánica con el gran capital local e internacional. En este sentido, el avance más significativo del ex motonauta es haber logrado cierto apoyo más visible de Cristina Kirchner. Es sintomático el creciente sciolismo de La Cámpora que, de la mano de uno de sus dirigentes y ahora funcionario de primera línea, Wado de Pedro, no deja de mostrar su afinidad con el gobernador bonaerense. Así, la "competitividad" del FPV se sostiene al costo de que fracasen quienes aspiraban a conservar un kirchnerismo de núcleo duro, que mantuviera mayores niveles de autonomía ante "los mercados". Los apoyos a Scioli de Insfrán (Formosa) y Gioja (San Juan) marcan el mismo pragmatismo y conservadurismo del armado del FPV, y el abandono de muchos candidatos kirchneristas de la disputa presidencial (así como el debilitamiento de Randazzo) confirman la orientación oficialista.

Desde el lado opositor, la buena performance electoral confirma a Macri como el principal oponente, polarizando la disputa presidencial. Allí, la alianza del PRO con la UCR fortaleció la candidatura de "Mauricio" otorgándole la estructura que no tenía a nivel nacional. Ahora Macri tiene serias chances de alcanzar un balotage con el FPV, lo que lo vuelve un candidato competitivo. Conciente de eso, el candidato del liberalismo económico empezó a dar muestras de "gobernabilidad", sentándose, por ejemplo, con la burocracia sindical del transporte.

Desdibujado en este escenario, y tras el papelón que sufrió en CABA donde su candidato Guillermo Nielsen no logró superar el piso del 1,5%, Sergio Massa busca recuperar protagonismo. Para ello lanzó el frente Unidos por una Nueva Argentina (UNA) con De La Sota, buscando reagrupar a otros dirigentes provinciales del peronismo disidente, ex Peronismo Federal. Y el 1º de mayo realizó un acto en Vélez para dar muestras de movilización. Aún así, la candidatura de Massa encontró su techo y no parece simple que pueda recuperar terreno.

El escenario electoral muestra a las expresiones mayoritarias, con capacidad de disputar la Presidencia, afincadas sobre una posición derechista y conservadora. Ante esta evidencia, es necesario promover una alternativa de la izquierda, que emerja como actor diferenciado y en disputa contra las opciones patronales.

Por esta razón, desde Izquierda Revolucionaria reafirmamos nuestro llamado a votar al FIT, para aportar a la acumulación de un proyecto político anticapitalista. Y destacamos que más allá de este marco electoral, lo fundamental es desarrollar la lucha y organización desde cada barriada, lugar de trabajo y de estudio, para poner en pie una fuerza social que ponga en cuestionamiento los proyectos que defienden los candidatos apadrinados por los empresarios y medios de comunicación.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria