Nuevo sitio Desafíos 18 Abril 2015

A modo de conclusión

Avanzar en una caracterización más precisa sobre Cuba es una tarea que va de la mano con la irrenunciable necesidad de seguir dándole vida y construyendo un proyecto político que plantee como horizonte posible el socialismo para felicidad de nuestros pueblos

Edición Especial

Cuba: Una nueva etapa

El Revolucionario

Sumario

Compartir Articulo

Desafíos | A modo de conclusión

Partiendo de que la Revolución Cubana y, en particular, el aporte teórico y político del Che Guevara continúan siendo un acervo fundamental de la tradición que reivindicamos como marxistas revolucionarios/as, se impone que avancemos en una caracterización más ajustada de la situación presente de Cuba.(9)

Debemos reafirmar el principio internacionalista de la Revolución. En ese sentido, como ya venimos planteando, afirmamos que el sostenimiento de las conquistas de la Revolución sólo se dará con el desarrollo de procesos revolucionarios en otros países, lo cual coloca el desafío justamente en nosotros/as, las nuevas generaciones de militantes revolucionarios/as. Pero a la vez, esto también es una herramienta de análisis al pensar lo que ha sucedido en Cuba en años de aislamiento y soledad. En ese sentido, lejos de acompañar alguna mirada optimista sobre la coexistencia pacífica, debemos tener absoluta claridad sobre el camino de integración que se desarrolla respecto de Cuba al sistema capitalista mundial que se profundizará con el restablecimiento de relaciones con EE.UU.(10)

Los Lineamientos del VI Congreso del PCC han marcado ese camino, el de profundización de apertura al mercado y al capital extranjero con un alto control estatal, afirmando que se trata de una actualización necesaria del modelo para desarrollar un socialismo sustentable.

Nosotros/as debemos tener una posición clara: en Cuba se está desarrollando un gradual restablecimiento de la economía capitalista con control estatal desde el PCC en el gobierno (es decir, el camino hacia un capitalismo de Estado al estilo vietnamita o chino). Y este es un problema de fondo. Como afirma Lucita, aunque el Estado regule la introducción del mercado "la ampliación de las relaciones mercantiles; el mayor flujo de remesas; el incremento del turismo; las inversiones privadas, la búsqueda de competitividad; tenderán a una economía de mercado, a incrementar los diferenciales sociales, poniendo así en riesgo los pilares de la sociedad igualitaria que tanto costó construir y sostener."

Entendiendo que en Cuba se está produciendo una lenta restauración capitalista, no caracterizamos ésta como traición de la dirección revolucionaria, sino como resultado del aislamiento internacional luego de la derrota de los movimientos revolucionarios en América Latina y de la caída de la Unión Soviética. En este proceso, la dirección comunista, con Fidel y Raúl a la cabeza, juega un rol ralentizador y amortiguador de una tendencia irrefrenable, producto de la imposibilidad de construcción del socialismo en un solo país. Por tanto, nos oponemos a cualquier planteo de "revolución política" en Cuba. En cambio, apostamos al desarrollo de procesos revolucionarios en distintos países, sobre todo de Nuestra América, que brinden oxígeno político y material al heroico pueblo cubano.

Aunque sostengamos como tesis fundamental que el establecimiento de un capitalismo de Estado y la integración al mercado internacional son fruto de la derrota de las revoluciones en otros países y el consiguiente aislamiento de Cuba, eso no debe obturarnos la posibilidad de también profundizar una mirada crítica sobre la conducción del proceso revolucionario. En ese sentido es necesario profundizar el análisis sobre una serie de políticas vinculadas a cómo se construye el Poder Popular que ciertamente no fueron acertadas en el caso cubano: como las UMAP- Unidad Militar de Ayuda a la Producción, que sirvieron de centros de "reeducación" de quienes fueron tachados/as de desviados/as; la persecución, cesantía y traslados de homosexuales, personas con creencias religiosas, críticos/as del PC; la prensa, radio y televisión totalmente controlada por el aparato de dirección ideológica del PCC, y no por el Ministerio de Cultura de la Nación. Todo ello nos lleva a repensar los vínculos del Partido y el Estado en una Revolución triunfante.

Todos los tiempos históricos han tenido grandes dificultades para quienes aspiraron a transformar su sociedad. En nuestro caso, nos movemos en un tiempo marcado por la derrota de los intentos revolucionarios en nuestros países y por la caída de las experiencias que lograron llevar el Socialismo al poder (en una larga agonía desde el desplome del bloque soviético hasta la gradual integración de Cuba). Tiempos en que prima el escepticismo respecto de una sociedad de iguales y la apuesta a conseguir mejores condiciones dentro del capitalismo. Será nuestro aporte de militantes revolucionarios/as el análisis claro que permita extraer lecciones valiosas, la firmeza de principios y la construcción de nuevas experiencias que se conviertan en herramientas en las manos de nuestro pueblo que más temprano que tarde volverá a levantar cabeza y a dar su grito de rebeldía.

Este desafío coloca a las generaciones actuales de revolucionarios/as frente a la impostergable tarea de dar vida a un proyecto político que con total independencia de clase retome el Socialismo como horizonte posible y necesario para la felicidad de nuestros pueblos.


Ninguna confianza en el imperialismo yanqui y su diplomacia

Abajo el bloqueo contra Cuba

¡Viva la Revolución Cubana!

Por la construcción del Socialismo en Nuestra América


NOTAS:

9) Tal cual nos lo enseñara el propio Che Guevara en su actuar concreto, siendo uno de los pocos que se atrevió en su tiempo a realizar análisis críticos públicos (no a escondidas) sobre la situación de retorno al capitalismo en la URSS, llegando incluso a criticar la NEP implementada por Lenin.

10) Aurelio Alonso (sociólogo marxista cubano, militante del PCC, co-director de la Revista de Casa de las Américas) hace el siguiente llamado de atención sobre el restablecimiento de relaciones con EE.UU.: "el intercambio de prisioneros pudo darse como un acontecimiento aislado y nos hubiera hecho felices por igual, pero no fue así. Se ha vinculado a la decisión de iniciar un proceso de relaciones con Cuba y esto nos obliga a no pasar por alto la conexión de estas dos decisiones."

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria