Nuevo sitio Nuestra posición 18 Abril 2015

¿Qué sucede en Cuba?

En Izquierda Revolucionaria compartimos la reivindicación de la Revolución Cubana, pero los destacamentos que confluimos no hemos podido desarrollar hasta ahora un análisis profundo del significado de las reformas desde los años ’90 hasta el presente que nos permita posicionarnos y ser partícipes del debate sobre el momento actual.

Edición Especial

Cuba: Una nueva etapa

El Revolucionario

Sumario

Compartir Articulo

Nuestra posición | ¿Qué sucede en Cuba?

Vale entonces comenzar este apartado reafirmando nuestra reivindicación de la lucha guerrillera en Cuba entre los años '56 y '59, particularmente el rol del Movimiento 26 de Julio (tanto en la Sierra como en el Llano) como dirección política y militar de la Revolución. Asimismo, nuestro reconocimiento a la política revolucionaria que declaró el carácter Socialista de la Revolución en el año 1961 y que tomó medidas políticas, económicas, culturales, etc. en ese sentido. La expropiación de la burguesía local y trasnacional y la organización de la producción por medio de una planificación orientada hacia el bienestar de una sociedad de trabajadores/as, permitió que el pueblo cubano, que hasta entonces había vivido entre miseria y privaciones, conquiste el acceso a lo inimaginable: garantía de su alimentación, vestido, vivienda y trabajo, plena cobertura de su salud, amplia participación en un completo sistema educativo, desarrollo del deporte, la cultura y de las ciencias. Estos derechos del pueblo fueron conquistados a través de diversas medidas y políticas: inmediato aumento de salarios y reducción de los alquileres al 50%, así como del precio de los medicamentos y de las tarifas eléctricas; juicios revolucionarios contra genocidas y torturadores del régimen batistiano; una campaña nacional de Alfabetización "Yo sí puedo" en 1961 que convirtió a Cuba en un país libre de analfabetismo (el 25% de la población era analfabeta al momento del triunfo de la Revolución); expropiación de las empresas y propiedades norteamericanas y confiscación de sus bancos; nacionalización del comercio exterior a través del Banco para el Comercio Exterior; dos Reformas Agrarias (1959 y 1963) que liquidaron el latifundio y nacionalizaron la propiedad de la tierra; nacionalización general de la industria (que había comenzado por las centrales azucareras); ley de divorcio; entrega de la "libreta de abastecimiento" que garantizó el acceso a precios mínimos a los productos básicos para toda la población; etc.

A la vez, por su osadía de ser el primer país Socialista en Nuestra América, Cuba debió enfrentar una serie de ataques del imperialismo yanqui que incluyeron invasiones militares, atentados contra sus dirigentes, bloqueo económico, aislamiento diplomático, operaciones de sabotaje, bombardeos sobre sus centrales azucareros, desinformación e incentivos para que la población emigrara de modo ilegal (la ciudadanía para quienes llegaran en balsa –los conocidos "marielitos" y la Operación Peter Pan que trasladó 14.000 niños/as cubanos/as hacia EE.UU.), etc. El pueblo cubano y su vanguardia se mantuvieron firmes frente a esta batería contrarrevolucionaria. Durante la década del '60, no casualmente la apuesta cubana estuvo en el triunfo de la Revolución en otros países de Nuestra América e implicó un apoyo activo a las guerrillas emergentes. Al no suceder esto y verse en un proceso de aislamiento cada vez mayor, se profundizó el alineamiento hacia la órbita de la URSS. Si bien Cuba nunca ingresó al Pacto de Varsovia (la alianza militar que dirigía la URSS), sí ingresó en 1972 al CAME (Consejo de Ayuda Mutua Económica) y a partir de los vínculos de gran dependencia económica fue sucediendo un proceso de amplia influencia de la política soviética en la isla, por ejemplo visible en lo que los/as cubanos/as llaman el "Quinquenio gris" que fue una época de obscurantismo sobre la cultura, las artes y las ciencias en Cuba, con políticas persecutorias y proscriptivas no sólo sobre la crítica política, sino también sobre homosexuales, personas con diversas creencias religiosas o con lecturas intelectuales no avaladas por el Partido.

Con el desplome de la URSS en 1991, Cuba enfrentó la mayor crisis económica de su historia con una caída del 36% de la economía en sólo cuatro años (entre 1990 y 1993). Allí empezaron los prolongados apagones (que los/as cubanos/as llaman "alumbrones", porque de vez en cuando había luz), la debacle del transporte público, la escasez de alimentos, el cese total de la construcción de viviendas, etc. Para hacer frente a esta situación, se aplicaron una serie de reformas de "apertura económica" a partir de 1993 dando nacimiento al llamado "Período Especial". Se crearon las UBPC (Unidades Básicas de Producción Cooperativa) como cooperativas semi-privadas, pero la tierra continuó siendo propiedad estatal; se permitió a los productores vender parte de su producción; se legalizaron más de 140 oficios como trabajo por cuenta propia (plomería, cerrajería, trabajos de electricidad, etc.) y se permitió contratar familiares para determinados puestos(6); se despenalizó la circulación de divisa para frenar la inflación y se permitió la recepción de remesas de dólares de cubanos/as en el exterior, así nació el problema de la doble moneda: el peso cubano (CUP) y el peso convertible (CUC); se promovió el turismo internacional y, ligado a ello, se aprobó la ley de inversiones extranjeras; etc.

Estas reformas que se fueron aplicando de modo gradual y, en principio, como respuestas de coyuntura, generaron un proceso de diferenciación social que, también gradualmente, ya no dejó de profundizarse. El ingreso del trabajo por cuenta propia comenzó a ser bastante mayor que el del salario en la empresa estatal, ni qué decir del ingreso por remesas de familiares en el exterior que no demanda ni siquiera trabajo. Se fue dando un incipiente proceso de acumulación que irá permitiendo inversiones y contratación de mano de obra.

Si bien Cuba pudo sortear esta inmensa crisis (luego, en la década del 2000, también con la ayuda venezolana a partir del triunfo de Chávez y el envío de petróleo a precios irrisorios y a cobrarse en 25 años), estructuralmente no deja de ser una isla muy pequeña, con escasa población (11 millones), con una gran dependencia del monocultivo azucarero y de los ingresos por turismo y por remesas, con inmensas dificultades para explotar el níquel gracias al bloqueo al que la somete EE.UU. Pero por sobre todos estos aspectos, no deja de ser un pequeño pueblo que resiste en soledad mientras en el resto del continente se desataron dictaduras, años de neoliberalismo y un triunfo arrasador del capitalismo que todavía no logramos revertir ni en mínimas cuotas.

Frente a esta situación, Cuba ha seguido profundizando el camino adoptado durante el "Período Especial". Aunque a fines de los ´90 Fidel denuncia a la empresa privada y a los trabajadores por cuenta propia como parásitos y generadores de corrupción e intenta centralizar la economía nuevamente, la retracción del sector privado y el retiro de la isla de empresas extranjeras dejaron nuevamente a la isla con el problema económico de falta de productividad. Por esto, las reformas que se tomaron en los primeros '90 como coyunturales, como solución táctica de un problema, se volvieron permanentes. Y la reafirmación de ese camino ha sido el VI Congreso del Partido Comunista Cubano (en el año 2011)(7) y la aprobación de los "Lineamientos de la política económica y social" que se han ido aplicando desde entonces.

La dirigencia cubana y el propio Raúl Castro, definen al proceso de transformaciones que vienen llevando a cabo como "actualización del modelo económico para construir un socialismo próspero y sustentable". Para ello, han ido instalando una serie de consignas que sustentan el accionar: "productividad y eficiencia", "los grandes pilares intocables de la Revolución son la educación y la salud" y "El Socialismo es irreversible".

Los Lineamientos establecen la necesidad de introducción del mercado, pero con primacía de la planificación asegurando que esa es la garantía de continuidad del Socialismo. Definen Socialismo como "igualdad de derechos e igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos, no igualitarismo. El trabajo es a la vez un derecho y un deber, motivo de realización personal para cada ciudadano, y deberá ser remunerado conforme a su cantidad y calidad." A la vez, se proponen soluciones a corto plazo "encaminadas a eliminar el déficit de la balanza de pagos, que potencien la generación de ingresos externos y la sustitución de importaciones y, a su vez, den respuesta a los problemas de mayor impacto inmediato en la eficiencia económica, la motivación por el trabajo y la distribución del ingreso, y creen las necesarias condiciones infraestructurales y productivas que permitan el tránsito a una etapa superior de desarrollo."

En el marco de los Lineamientos se han tomado una serie de medidas económicas de gran trascendencia:

-Se despidió a cientos de miles de trabajadores/as del Estado (la proyección de los Lineamientos es reducir la plantilla estatal en un millón y medio). Para que no surgiera una masa de desocupados/as se aumentó la edad de jubilación y se permitió la recontratación de jubilados/as (que pueden cobrar el salario sin perder la pensión), se legalizaron más oficios por cuentapropia y se crearon las cooperativas.

-Se flexibilizó la compra-venta de viviendas particulares y de autos.

-Se flexibilizó el acceso de cubanos/as a instalaciones turísticas internacionales (los/as cubanos/as tenían prohibido el ingreso a estas instalaciones).

-Se amplió el cuentapropismo a otros oficios, ya se asentaron en la vida de los/as cubanos/as el restaurant (paladar) y las habitaciones de alquiler para turistas. No sólo se entregaron nuevas licencias para el trabajo por cuenta propia sino que se flexibilizó la contratación de fuerza de trabajo (que ya no tienen que ser familiares) y se abrieron posibilidades de acceso a créditos bancarios para cuentapropistas.

-En 2012 se sancionó la ley que autorizó la creación de cooperativas no agropecuarias, en sectores como transporte, producción de materiales, servicios de construcción, domésticos, etc.

-Se avanzó en un proceso gradual de renegociación y pago de deuda externa: se consiguió la condonación del 90% de deuda de la ex URSS con Rusia (deuda inscripta en el Club de París); se logró la condonación del 70% de la deuda con México; se liquidaron adeudos externos a partir de 2009. También se reestructuró deuda con China y Japón. Todo esto, con miras a crear mejores condiciones para la inversión extranjera.

-Se creó la zona de libre comercio en el Puerto de Mariel.

-A mediados de 2014, se sancionó una nueva ley que incentiva las inversiones extranjeras (la apertura al capital extranjero se había dado en los '90). En octubre, se presentó la Cartera de Oportunidades para la Inversión extranjera, la cual reúne 246 proyectos por 8710 millones de dólares y abarca los sectores agroalimentario, de la construcción, farmacéutico, biotecnológico, energía renovable, etc.

-En diciembre de 2014 se aprobó una nueva política salarial para trabajadores/as de empresas con capital mixto o totalmente extranjero. Su salario será el resultado de lo que pacten las agencias empleadoras con los empresarios foráneos (hasta ahora había una escala salarial única para todas las actividades económicas), tomando como base de partida el salario promedio.(8) También se establece una escala diferenciada de cambio entre el CUP y el CUC, mientras el cambio actual para la gente es de 25CUP=1CUC, para el pago de salarios en las empresas de capital extranjero será de 2CUP=1CUC (a excepción de las empresas de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, donde el cambio será de 10CUP=1CUC).

-Se modificó la Ley Tributaria, reduciendo la carga impositiva al sistema empresarial.

-Se amplió y flexibilizó el "objeto social" de las empresas estatales y se le otorgaron facultades para la comercialización de excedentes productivos. Es decir, el Estado define un encargo y otorga la posibilidad de vender la producción restante en el mercado al precio que dictamine la oferta y la demanda.

-Se habilitó el pago de salario por productividad y eficiencia y se quitó el tope administrativo para los salarios. (Palabras de Raúl: "Nos alegra que aumenten de manera gradual los salarios de aquellos trabajadores que laboran en las actividades con resultados más eficientes y reportan beneficios de particular impacto económico y social").

-A partir de 2015 las empresas estatales podrán disponer de hasta un 50% de las utilidades después del pago de impuesto (antes era hasta el 30%) para reinvertir, investigar, capacitar y estimular financieramente a los/as trabajadores/as.

No sólo se preparan las condiciones objetivas de este proceso de reformas, sino también las subjetivas. Se puede leer el artículo Empresarios para estos tiempos en la sección Actualización del modelo socialista cubano en Cubadebate, donde se recomienda la preparación de directivos empresariales que estén al tanto del mercado internacional y las oportunidades de exportación, que tengan olfato y sagacidad para aprovechar las oportunidades de la Ley de Inversión Extranjera, a la vez que soporten la presión del colectivo laboral que buscará incrementar sus salarios. Cierra afirmando: "Cambiar la mentalidad con que muchos empresarios han trabajado hasta hoy no es tarea fácil. […] Como señalara el Presidente cubano Raúl Castro en la reciente sesión de la Asamblea Nacional, necesitamos verdaderos empresarios con calificación y preparación, no compañeros al frente de las empresas."

Según la dirigencia del PCC, y así lo manifestó Raúl en su discurso de clausura del período ordinario de sesiones de la Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (20/12/2014), la garantía de que no se deponen las banderas socialistas está dada porque no se privatizarán los principales sectores productivos y de servicios. Además, se garantiza que la implementación de estas transformaciones se dé de modo gradual, y no al estilo "terapia de choque", porque según las propias palabras de Raúl hay que avanzar en un proceso de generación de riquezas para luego aumentar los salarios y ampliar el consumo.

Según José Luis Rodríguez (Ministro de Economía de Cuba entre 1995 y 2009) en Cuba se habla de actualización del modelo socialista y no de reforma económica para diferenciarse de los países de Europa del Este y Asia que avanzaron hacia el capitalismo. La garantía de este proceso, repite, es la propiedad social de los medios de producción fundamentales y los límites a la propiedad no estatal. Parten de habilitar otras relaciones de trabajo y propiedad como el cuentapropismo, la cooperativa y las empresas de capital extranjero como formas que contribuirán al desarrollo económico sin convertirse en preponderantes. El planteo de fondo de Rodríguez se sustenta en el siguiente análisis: "hace ya tiempo que la teoría marxista llegó a la conclusión de que la existencia de relaciones de mercado en el socialismo obedece a un determinado grado de desarrollo en el cual no puede socializarse directamente el trabajo individual de los productores, y se requiere de las categorías mercantiles para hacerlo." Rodríguez denuncia que lo que sucedió en la ex URSS fue el camino hacia un socialismo de mercado que terminó en mercado sin socialismo. Pero, según su opinión, la introducción del mercado no necesariamente debe llevar al capitalismo, todo dependería del monitoreo y control que realiza el Estado.


NOTAS:

6) Según Rolando Astarita, a principios de 1990 el empleo autónomo representaba el 1,5% del total de trabajadores/as, y en 1999 apenas había trepado al 4%.

7) Recordemos que el Partido Comunista de Cuba (PCC) nace en el año 1965 y estipula que sus Congresos serán cada 5 años; sin embargo, en 2011 hacía 14 años que no se realizaban Congresos (el V había sido en 1997), por lo cual el VI Congreso sirvió de reactualización de mucho de lo que se venía haciendo en los hechos.

8) Según la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, el salario promedio durante 2013 fue de 471 pesos cubanos (lo que equivale a 19 CUC), mientras que el salario mínimo era de 225 pesos.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria