Nuevo sitio Villa La Angostura, Neuquén 2 Mayo 2015

“Toda La Angostura está asentada sobre tierra mapuche”

Dos integrantes de la comunidad Paichil Antriao cuentan la historia del robo de tierras de la comunidad mapuche de la zona y las luchas que están dando para que no les saquen las pocas que aún conservan.

Villa La Angostura, Neuquén | “Toda La Angostura está asentada sobre tierra mapuche”

a historia de los pueblos originarios post-colonialismo español agudizó el saqueo y la explotación de las comunidades. Luego de las masacres que significó "La campaña del desierto" para la extensión de la frontera agrícola en la pampa, le tocó sufrir el hostigamiento estatal a los pueblos originarios de la Patagonia con la instalación de distintas ciudades y la venta de grandes hectáreas a empresarios nacionales y extranjeros para la explotación turística.

Villa La Angostura, provincia de Neuquén, es una de las pocas ciudades instaladas directamente sobre las tierras de una comunidad originaria. Allí mismo, pudimos establecer contacto y entrevistar a dos integrantes de la comunidad Paichil Antriao, que resisten el hostigamiento de empresarios el gobierno provincial y el municipal quienes intentar quitarles los pocos metros cuadrados (m2) que les quedaron.

Históricamente los mapuches vivieron en esas tierras a orillas del Lago Nahuel Huapi y en los cerros linderos. Hace más de 150 años, el Estado argentino, para "poblar la zona", declaró "vaqueanos de Cordillera" a los dos hermanos Antriao y les reconoció la posesión de las tierras que van desde el Lago Correntoso hasta el actual puerto de Villa La Angostura. Allí sembraban papa, centeno, avena, trigo y se dedicaban a la cría de animales.

La descendencia de estos Antriao malvendió la tierra, muchas veces por desconocimiento de lo que se firmaba, otras las perdieron de forma fraudulenta ya que muchos mapuches no sabían leer ni escribir, o eran alcohólicos y los hacían firmar la venta cuando estaban borrachos.

A fines de los ´80 y principios de los ´90, el robo de tierra se dio mediante la modalidad de "planes veinteañares" mediante el pago de 20 años de impuestos. "Un funcionario del gobierno venía, marcaba las tierras, y la gente se metía, la cercaba y listo", cuenta Elma Quiroga. Esto se profundizó con el arribo de las grandes inmobiliarias a la ciudad: "Venían políticos, comisarios, jueces, abogados, decían que los terrenos eran de ellos y nos daban 15 días para que nos vayamos". "En aquel entonces, mi concubino los amenazó de muerte y entonces nos dejaron pero a cambio tuvimos que darles unas cuantos m2 ya que 'nunca habíamos pagado impuestos'", comenta.



"Hemos despertado"

Elma es hija de Rosenda Antriao y pretende que a ella y su familia "no le saquen los 3 terrenos de 5.000 m2 en donde han crecido y vividos sus ancestros". "Nosotros hemos estado dormidos. Tarde, pero nos hemos despertado", afirma Saúl Quiroga, hijo de Elma. Fue así como varias familias descendientes de mapuches desplazados, volvieron a la zona y en febrero de este año recuperaron tomando las tierras que antiguamente eran de de los Paichil, ubicadas camino al Cerro Belvedere. Esas tierras fueron vendidas al basquetbolista Emanuelle Ginóbili, a un empresario de apellido Fisher y a la Mutual de la Policía.

Actualmente la comunidad se encuentra nuevamente en estado de alerta por el conflicto de las tierras de la costa del Huapi y del Cerro Belvedere. "Está feo el conflicto en el Cerro. No quiere ceder el intendente y en los medios nos acusan de ladrones y usurpadores, nos amenazan, dicen que van a traer grupos especiales de policía para sacarnos", se indigna Elma Quiroga.

Para con los terrenos de la costa, que tienen un gran valor económico para en el mercado y gran valor afectivo y simbólico para la comunidad, la política de las empresas y la municipalidad es más la de cooptación: "Tiger S.A., la empresa dueña de 'Hostería La Posada' que está al lado de las tierras de la comunidad, vino y nos propuso trabajar a medias para ampliar la hostería. Nosotros sabemos que si los dejamos dar un paso, nos rajan definitivamente de acá", asevera Elma.

Sobre la postura de cara al futuro, Saúl afirma que "van a seguir defendiendo su territorio". Él puso un camping; su madre, una guardería de lanchas. "Hoy ya no podemos pensar en criar animales y trabajar la tierra. No tenemos espacio. Queremos trabajar con el turismo pero desde la comunidad, con independencia, manteniendo nuestros valores y cultura", comenta.

Para Elma las conclusiones son las siguientes: "Toda la ciudad de La Angostura está asentada sobre tierra mapuche. Gobierno tras gobierno fueron negociando con grandes empresarios para querer sacarnos las tierras. Para ellos son negocios, para el pueblo mapuche la tierra no tiene precio".

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria