Nuevo sitio De revoluciones y revolucionarios 18 Abril 2015

Sobre la derrota de los años ´30

Luego del triunfo de la Revolución Rusa el proletariado ruso y la dirección bolchevique debieron afrontar enormes dificultades, tres años de guerra imperialista, una economía destrozada y el inicio en mayo de 1918 de la guerra civil desata por los ejércitos blancos y las bandas imperialistas.

Edición

El Revolucionario

El Revolucionario

Sumario

Compartir Articulo

De revoluciones y revolucionarios | Sobre la derrota de los años ´30

Sin embargo tal como esperaban Lenin y Trotsky la guerra imperialista ha abierto una época de guerras y revoluciones, con el final de la Primera Guerra Mundial, se inicia una situación revolucionaria en Hungría, Polonia, Italia, movimiento huelguístico en Inglaterra, motines en la flota francesa, entre otros.

En 1918 se abre una situación revolucionaria en Alemania que produce la fuga del Káiser y el surgimiento de los Soviets, pero la burguesía alemana es más sagaz que la rusa y realiza concesiones a la clase obrera mientras trata de atraer al partido socialdemócrata. La Liga Espartaco encabezada por Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht que viene luchando contra la burocratización de la dirección del PSDA constituye tardíamente su partido. Se trata de un joven partido que no cuenta con experiencia, tiene una influencia de masas acotada y no tendrá la paciencia necesaria para convencer a estas. De esta forma se lanzara prematuramente a la insurrección que terminará fracasando y les costara la vida a sus dos principales líderes.

Hacia 1919 la dirección bolchevique a pesar de las enormes dificultades internas pone en juego su enorme autoridad planteando la necesidad de constituir la III Internacional, el instrumento necesario para afrontar la revolución en Europa, que por otro lado es la única forma de mantenerse en el poder y transitar el camino de la construcción socialista.

Con Lenin y Trotsky abocados a los problemas internos de reconstrucción de la economía y las demandas que significan la guerra civil, la dirección de la IC recaerá en manos de Zinoviev, que no parece mostrar preocupación por educar y transmitir la experiencia bolchevique a los jóvenes partidos comunistas.

El caso alemán es profundamente trágico por la cantidad de oportunidades que se han desaprovechado. Luego del fracaso de 1919, vuelve a levantarse en 1921 con Zinoviev interviniendo en el partido alemán, este será enviado a un golpe putchista que fracasa. Y en 1923 nuevamente se desaprovechara una oleada revolucionaria aún mayor que la de 1918. Zinoviev y Stalin tienen una enorme responsabilidad, la dirección alemana no ha dado un solo paso sin consultarles. Este último fracaso aislará por un largo tiempo a la Rusia soviética.

A pesar de esto Zinoviev impulsa el proceso de "bolchevizar" a la Internacional Comunista con partidos que no tienen ni la experiencia ni el temple de los rusos, esto generara que las distintas organizaciones se conviertan en obedientes miembros que dependen del Ejecutivo de la IC.

Luego de la derrota que sufre Trotsky, son perseguidos todos sus defensores y simpatizantes. El Ejecutivo de la IC en el V Congreso utilizando todo el prestigio bolchevique ha liquidado toda posibilidad de construir y educar partidos revolucionarios que puedan resolver los problemas que si pudieron afrontar los bolcheviques. Esto genero abandonar el espíritu crítico que caracterizo al bolchevismo para pasar a subordinarse al empirismo de la dirección. Esto tuvo distintas expresiones y dimensiones en los PC del mundo.

Con la muerte de Lenin comienza la disputa por su sucesión y por el rumbo de la Revolución Mundial, en ese marco Stalin publica su obra "Las cuestiones del leninismo" (1924) donde afirma que es posible que pueda construirse el socialismo en un solo país: "la posibilidad de resolver las contradicciones entre el proletariado y los campesinos con las fuerzas interiores de nuestro país, la posibilidad de que el proletariado tome el poder y lo utilice para edificar la sociedad socialista completa en nuestro país, contando con la simpatía y el apoyo de los proletarios de los demás países, pero sin que previamente triunfe en estos países la revolución proletaria". Y plantea como "antileninista" que el carácter atrasado de Rusia pueda impedir la construcción del socialismo en la URSS. Esta teoría da sustento a la incipiente casta burocrática de asegurar sus privilegios sin arriesgarlos en peligrosas "aventuras internacionales", ya que cuenta a su favor con la fatiga política del proletariado ruso. Para Stalin todo se reduce a la amenaza del mundo capitalista que pesa sobre la URSS. En este pronóstico radicara toda su acción en las futuras situaciones revolucionarias.

A medida que vaya eliminando a la Oposición de Izquierda, Stalin se sentirá más seguro para ampliar su campo de acción, es así como este cuadro típico del aparato, de estrechísima mirada teórica intervendrá en los asuntos internacionales. Su participación junto a Bujarin en la Revolución China de 1925-1927 le cuesta un baño de sangre a lo mejor del proletariado chino. A la orientación derechista le seguirá una política ultraizquierdista, la táctica de "clase contra clase" o "Tercer Período", lo que muestra una infinidad de zigzag y un profundo empirismo de la dirección stalinista.

En 1928 Bujarin en el marco del VI Congreso de la IC es el encargado de presentar el informe, según el cual, desde 1917 se puede reconocer tres períodos, el último de estos, el "Tercer Periodo" se iniciaría en 1927 y estaría marcado por una nueva etapa de construcción del socialismo en la URSS (socialismo en un solo país) y peligros reales de una nueva guerra. Por lo tanto es necesario aplicar un cambio de actitud hacia los partidos socialdemócratas y acotar las políticas de frente único. La nueva política es completada por la teoría del "socialfascismo" que plantea que los gérmenes del fascismo se encuentran embrionariamente en las políticas desarrolladas por la socialdemocracia. Las consecuencias políticas de esta nueva orientación es un marcado sectarismo por parte de los PC`s que profundizara la división del movimiento obrero internacional.

En agosto de 1935, el VII (y ultimo) Congreso de la IC proclama la formula del Frente Popular, la voz cantante la llevara adelante el búlgaro Dimitrov, utilizando una verborragia seudorevolucionaria llamara nuevamente a impulsar las políticas del frente único, que en lo esencial cambia una política de unidad obrera por una de seguidismo a la burguesía ¡en nombre de la unidad obrera! Más allá de su embellecimiento no podrá ocultar el verdadero carácter del Frente Popular donde los Partidos Comunistas deben tejer alianzas con sectores "democráticos" de la burguesía nacional en función de una necesaria revolución antiimperialista y antifeudal. De esta forma, la independencia política de los trabajadores quedara liquidada y los PC`s en el mundo se convertirán en furgón de cola de proyectos burgueses. La implementación del Frente Popular llevara a la derrota a la clase obrera española (Guerra Civil española de 1936- 1939), la clase obrera francesa (el gobierno del Frente Popular) y en nuestro continente a la clase obrera chilena (Unidad Popular)(1). La nueva orientación de los Frentes Populares se da de la mano del reconocimiento de EE.UU. hacia la URSS, que permitirá su ingreso a la Sociedad de las Naciones en 1934 y la intención de la burocracia stalinista de aliarse con las "democracias" de occidente. En definitiva, la burguesía, reconoció a la URSS cuando llego a la conclusión de que ya no era un peligro para el capitalismo.

La nueva orientación impactará profundamente en los PC de distintas partes del mundo, en el caso de los Partidos Comunistas de nuestro continente a pesar de distintas resistencias que se intentaron, terminara prevaleciendo la orientación de la IC stalinizada. Sin embargo debemos señalar dos casos totalmente antagónicos entre si, nos referimos en primer lugar al nefasto rol jugado por el PCA con Victorio Codovilla y Américo Ghioldi como máximos exponentes de los intereses de la burocracia stalinista. Y el caso del Partido Socialista del Perú (organización simpatizante de la III Internacional) con José Carlos Mariátegui, que tuvo la oportunidad y el valor de enfrentar los planteos "etapistas" y la visión de los stalinistas sobre la revolución latinoamericana, en la Primera Conferencia Comunista realizada en Buenos Aires con dos documentos valiosísimos "Punto de vista antiimperialista" y "El problema de las razas en América Latina". Mariátegui basándose en la teoría del imperialismo de Lenin, señalo el carácter internacional de la economía capitalista defendiendo así el carácter socialista de la revolución en Latinoamérica.

Ante la degeneración stalinista que ha entregado de pies y manos lo mejor del proletariado europeo y oriental, se ha integrado a una coexistencia pacífica con el imperialismo mundial renunciando definitivamente a extender la revolución socialista, Stalin ha dado su ultima ofrenda a las "democracias" de occidente ha desintegrado la Internacional Comunista y se ha entregado a la causa de la contrarrevolución. En esta situación, en 1938 a través de los esfuerzos de Trotsky se realizará la conferencia fundacional de la IV Internacional cuyo texto base es el célebre "Programa de Transición" redactado por el propio Trotsky. El intento por poner en pie un nuevo partido mundial de la clase obrera ha sido de un gran valor histórico, ante la inminencia de una nueva catástrofe que acecha a la humanidad (la Segunda Guerra Mundial), Trotsky solo confía en que la clase obrera internacional pueda evitarlo. Lamentablemente esto no logrará plasmarse más allá de los deseos del revolucionario ruso, la IV no logrará cuajar como herramienta política y organizativa del proletariado internacional y terminara convirtiéndose en una organización que alejados del contacto con las masas se perderá en estériles disputas internas. Si bien consideramos que su mayor valor ha sido conservar la esencia viva del leninismo – bolchevismo y del marxismo revolucionario ante la contrarrevolución stalinista. El mundo se enfrenta al horror de una nueva guerra de rapiña, las contradicciones del capitalismo se han agudizado al extremo, las burguesías imperialistas piensan en sus futuros botines, en ese marco de profunda crisis del capitalismo mundial el proletariado internacional ya no cuenta con una internacional revolucionaria, ausencia que continúa hasta nuestros días.


Notas:

1) En relación a la experiencia de la Unidad Popular en Chile no consideramos que se trate de una experiencia clásica de Frente Popular sino que lo caracterizamos como un proceso de "reformismo obrero", si bien la dirección del PC chileno poseía y alentaba el desarrollo de una concepción frentepopulista.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria