Nuevo sitio Cultura en CABA 20 Abril 2015

Arte PRO

La pelea por un arte popular independiente no se agota en la sanción de la ley de centros culturales. La lucha contra la persecución del gobierno macrista, por el reconocimiento a los talleristas docentes y contra la precariedad laboral, son algunas de las tareas pendientes.

Cultura en CABA | Arte PRO

Grandes expectativas despertó en la comunidad artística la recientemente aprobada ley que establece a los centros culturales como una nueva categoría de locales con posibilidades de habilitación. La ley, que aún no fue homologada por el gobierno de Macri, surge a partir de la movilización de amplios sectores de la cultura frente a la política de clausuras y persecución del gobierno de la ciudad sobre los centros culturales y espacios independientes del mercado. En este sentido, es importante destacar que si bien la ley 40 CABA (Habilitación de Centros Culturales y Clubes de Cultura) es un paso adelante, no resuelve el problema de las clausuras y la persecución, así como tampoco contempla un mecanismo de promoción y fomento de la cultura independiente aportando a su sostenimiento y desarrollo. Los espacios culturales independientes y de lucha son generalmente gestionados a pulmón y sin fines de lucro, con lo cual muchas veces no cuentan con los recursos económicos para cumplir con los requerimientos de dicha ley, por eso se hace indispensable avanzar en el reclamo por un reconocimiento a su función social y el fomento de la cultura popular.

Aunque el gobierno macrista enmarca las clausuras y la persecución sistemática en una lucha contra "la inseguridad", está a las claras su intención de combatir espacios de identidad, lucha y comunión de los sectores populares con un desarrollo y una propuesta alternativa al circuito comercial. Es por eso que ha modificado el régimen, adjudicando a solo dos controladores la instancia de apelación de clausuras y multas, profundizando la concentración para obtener mayor control sobre las decisiones de los controladores en cuanto al levantamiento de clausuras y/o multas. La clausura del Konex y su rápido levantamiento expresa, a su vez, el carácter recaudatorio de las medidas de "seguridad" del gobierno de la ciudad: si hay plata, hay habilitación.

La lucha por las reivindicaciones de los trabajadores del arte y la cultura es también una tarea pendiente. Lugares que cobran por tocar, presentarse o exponer siguen siendo moneda corriente en el espectáculo porteño así como también el no reconocimiento de los talleristas en su actividad docente, mientras que paralelamente, se invierten millones en super producciones artísticas con fines empresariales y de campaña política.

La lucha por avanzar en la construcción de una cultura popular, independiente y contra hegemónica en la ciudad, asi como en otros lugares del país, encuentra en la legalidad una trinchera de lucha, pero que no es la única. El desarrollo de un movimiento alternativo a la cultura del mercado que se constituya como expresión del pueblo trabajador y los sectores oprimidos debe valerse de nuevas y creativas herramientas de intervención en los diferentes ámbitos de nuestro pueblo, interpelando a aquellos artistas y trabajadores de la cultura que sientan un profundo repudio al "arte" capitalista y desintegrador, ampliando la construcción de un discurso contra hegemónico y de denuncia de las injusticias del sistema capitalista y avanzando en acuerdos y unidad de los espacios y grupos culturales en lucha al calor de los debates y la acción concreta.


-CONTRA LA CULTURA DEL MERCADO

-POR UN ARTE INDEPENDIENTE Y COMBATIVO.

-POR EL FOMENTO DEL ARTE POPULAR.

-POR LA REGULACIÓN DE LA ACTIVIDAD DE LOS TRABAJADORES DE LA CULTURA, CONTRA LA PRECARIEDAD LABORAL Y LA ESTAFA.

-POR EL RECONOCIMIENTO A TALLERISTAS EN SU ACTIVIDAD COMO DOCENTES.

-CONTRA LA PERSECUSIÓN Y LAS CLAUSURAS A CENTROS CULTURALES.

-POR PRESUPUESTO PARA ESPACIOS CULTURALES SIN FINES DE LUCRO.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria (CABA)
Autor

Izquierda Revolucionaria (CABA)