Nuevo sitio Declaración

Carlos Fuentealba vive en la lucha del pueblo trabajador

Hoy se cumplen 8 años del asesinato del docente neuquino, víctima fatal de la brutal represión policial ordenada por el entonces gobernador provincial y precandidato presidencial Jorge Sobisch. Los responsables políticos de su muerte aún siguen impunes.

Declaración | Carlos Fuentealba vive en la lucha del pueblo trabajador

El fatídico 4 de abril de 2007 la policía neuquina asesinaba al compañero docente Carlos Fuentealba, en el marco del violento desalojo de los trabajadores y trabajadoras de la educación organizados en ATEN, que intentaban cortar la ruta 22 en el marco de un plan de lucha.

Aunque Carlos había votado en contra de la medida, a la hora de actuar no dudó en poner el cuerpo para llevar adelante la decisión colectiva tomada en Asamblea. Un ejemplo de consecuencia y compañerismo, que encarna los más nobles valores de clase y los principios de la democracia sindical. Del otro lado, la barbarie: el disparo a quemarropa efectuado por el cabo Poblete, es la expresión más brutal de una durísima represión ordenada por el entonces gobernador Jorge Sobich, dirigente del Movimiento Popular Neuquino (MPN), partido que aún gobierna la provincia, con Jorge Sapag a la cabeza.

Tal como plantean los compañeros y compañeras de Carlos, la represión tenía un objetivo claro: dar un "escarmiento" a la combativa docencia neuquina que se plantaba frente al poder en defensa del salario, las condiciones de trabajo y la Escuela Pública. Con una larga tradición de resistencia, la docencia de Neuquén cuenta entre sus victorias la de haber frenado la Ley Federal de Educación, siendo la única provincia -junto a la Ciudad de Buenos Aires- que logró impedir la implementación de la reforma neoliberal.

Ahora bien, lejos de ser un hecho aislado, el caso forma parte de un plan sistemático de represión y criminalización de la protesta en todo el país, sostenido por los representantes políticos y judiciales de la clase dominante; en complicidad con las burocracias sindicales. Para ello utilizan el accionar de las fuerzas represivas estatales, la corporación judicial, las patotas y los organismos oficiales y paraestatales de inteligencia.

Frente a toda esta mafia, y al cumplirse un nuevo aniversario del asesinato de nuestro compañero Carlos Fuentealba, seguimos dando batalla y exigiendo justicia. Para Carlos pero también para todos los/as luchadores/as caídos/as. Porque nos indigna el sobreseimiento por parte de la jueza Ana Malvido, en septiembre pasado, de todos los imputados en la causa denominada Fuentealba II. Porque Jorge Sobich, principal autor intelectual y responsable político del asesinato, sigue impune y ni siquiera llegó a estar imputado.

Por estas razones, porque tenemos memoria y queremos justicia, este lunes 6 de abril, a las 18 horas, nos concentramos en el Obelisco (CABA), para marchar a la Casa de Neuquén y exigir y gritar bien fuerte:

¡Cárcel a Sobich y todos los autores intelectuales y responsables políticos del asesinato de Fuentealba!

¡Castigo a todos los encubridores del poder judicial y político!

¡Carlos Fuentealba vive y su ejemplo se multiplica en cada lucha del pueblo trabajador!


Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria