Nuevo sitio Tareas en un año electoral 1 Abril 2015

Votamos al FIT y vamos por un frente político y social

El acuerdo de diversas organizaciones de la “nueva izquierda” de apoyar electoralmente al FIT plantea un escenario propicio para avanzar en mayores niveles de coordinación política. Es necesario un reagrupamiento estable, con definiciones antiimperialistas y anticapitalistas, que avance hacia un frente político y social de las organizaciones en lucha.

Edición N° 1

A Vencer (abril-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Tareas en un año electoral | Votamos al FIT y vamos por un frente político y social

Va tomando forma el tablero electoral, delimitándose cada vez con mayor claridad los campos políticos que durante este año de recambio presidencial confrontarán en el plano electoral, lo que no deja de expresar, a su modo, una determinada correlación de fuerzas entre clases sociales.

En otras páginas de esta publicación se analiza con detenimiento las características y dinámica de las disputas entre las fuerzas políticas tradicionales, que tiene como rasgo distintivo la creciente polarización entre el kirchnerismo y el macrismo, que logró traccionar al aparato partidario de la UCR, lo que golpea de lleno las posibilidades de Sergio Massa de erigirse como principal alternativa patronal al oficialismo.

Eso por arriba. Nos toca aquí analizar en cambio cómo viene el mapa del campo popular y la izquierda y qué perspectivas podemos trazarnos para que esta coyuntura electoral arroje un saldo de acumulación de fuerzas que contribuya a la consolidación de un proyecto político de profunda transformación social.


Acierto del "polo de izquierda" y algunas limitaciones

Días antes del cierre de listas para la presentación de candidaturas en la Ciudad de Buenos Aires, desde Pueblo en Marcha (FPDS, DS, MULCS y otros grupos), junto a intelectuales y militantes reconocidos del campo de las izquierdas, se hizo público un llamado a la constitución de un "amplio polo de izquierda" que planteaba la necesidad de la apertura del FIT hacia otras expresiones políticas y sociales.

A nuestro entender, el llamado acertó en momento y orientación y desde lo que en esos días era el Frente Único MIR-OTR-Fote no dudamos en saludar sin medias tintas la iniciativa y participar de la convocatoria de Pueblo en Marcha. El FIT respondió de manera desigual: el PTS metió un frenazo haciendo hincapié en las diferencias políticas; el PO se desmarcó de la defensa del carácter exclusivamente trotskista del FIT pero sin abrir las puertas (es decir, dijo "ni"); en tanto, Izquierda Socialista saludó calurosamente el planteo y manifestó su apertura a la inclusión de nuevas fuerzas.

Finalmente, a través de la cesión de espacios propios en las listas por parte de IS, Pueblo en Marcha pudo sumar candidaturas a las nóminas del FIT, saldándose de este modo la cuestión inmediata electoral. Un paso adelante.

Sin embargo, consideramos que para seguir avanzando de conjunto de ahora en más, no pueden dejarse de lado algunas premisas (o aprendizajes), que deben orientarnos con realismo para lo que viene:

* La apertura del FIT sólo puede darse en un sentido estrictamente electoral donde demostró su eficacia relativa para la coyuntura.

* Empeñarse e insistir en "reclamarle" al FIT que avance hacia una unidad mayor en otros planos resulta a esta altura insuficiente y estéril; o lo que es lo mismo, errado políticamente.

* Es momento de poner en pie, además, experiencias concretas que demuestren con hechos y referencias palpables, qué tipo de frente es el que necesitamos como pueblo trabajador para avanzar en organización y conciencia política anticapitalista.

* Por último, una iniciativa frentista superadora tiene que asumir un carácter nacional, sino corre el serio riesgo de convertirse en un simple eclecticismo electoralista con formas regionalistas.


Avancemos en una unidad frentista estratégica

En función de esta lectura colectiva, es que en el marco del Encuentro de mediados de marzo por un "polo de izquierda", desde el Frente Único expresamos que "los esfuerzos por ampliar el FIT y las tareas para animarnos a la construcción de Frente Político no sólo no son antagónicas, sino que se complementan por lo que deberían ser parte de una misma iniciativa política".

Por esto mismo, de cara al bloque de organizaciones compañeras con las que coincidimos en el diagnóstico político, más allá de matices, y marchamos de forma conjunta el 24 de marzo último (COB La Brecha, FPDS, MULCS, FPDS-CN, entre otros), planteamos como tareas para la coyuntura impulsar iniciativas comunes de agitación y propaganda que partiendo del apoyo electoral al FIT nos permitan avanzar en la perspectiva del frente político y social de las organizaciones en lucha.

En principio, este ejercicio político tendría la enorme virtud de permitir avanzar en la autodefinición de la fisonomía política y contornos estratégicos de nuestro propio espacio. Lo que no sería poco, más bien mucho, si tomamos en cuenta todo el precioso tiempo dilapidado durante el 2013 y 2014 con conversaciones infructuosas resueltas (o no, según se mire) con notable inmadurez política por parte del conjunto de las organizaciones que participábamos de la fallida "Mesa de la Nueva Izquierda".

Con profunda honestidad intelectual, tenemos que admitir que el vicio del sectarismo y la autoproclamación no es de ninguna manera un defecto exclusivamente ajeno; y que es un indicador de sabiduría política aprender de los errores propios (o al menos intentar ese aprendizaje).

A riesgo de ser reiterativos y previsibles, reafirmamos nuestro profundo convencimiento de que existe un importante abanico de organizaciones populares, agrupaciones de izquierda y numeroso activismo que no se siente expresado por el FIT y al cual hay que darle respuesta política y no acotadamente reivindicativa.

Vayamos por un Frente Político y Social de las organizaciones en lucha con una agenda de intervención política común, nacido de las batallas cotidianas de la clase trabajadora y el pueblo, construido de forma unitaria y con generosidad política, que nos permita levantar –en todos los terrenos- una alternativa política de masas de carácter anticapitalista, antiimperialista y de claro horizonte socialista.

Comentarios

Hernán "Vasco" Izurieta
Autor

Hernán "Vasco" Izurieta

Delegado General ATE-MTEySS, referente de la agrupación ATE Desde Abajo.