Nuevo sitio Kirchnerismo y oposición patronal 1 Abril 2015

En carrera hacia el ajuste

El kirchnerismo se recompuso del “efecto Nisman” con iniciativa política, pero su interna está cada vez más caliente. El acuerdo entre el PRO y la UCR da envión a una parte de la oposición, pero sus alcances aún son difusos. La carrera a octubre ya empezó y, al parecer, el único carril habilitado es el de la derecha.

Edición N° 1

A Vencer (abril-2015)

A Vencer

Sumario

Compartir Articulo

Kirchnerismo y oposición patronal | En carrera hacia el ajuste

Dos imágenes que deben ser pensadas como parte de un mismo cuadro, sintetizan el escenario político actual en nuestro país, donde las disputas entre el kirchnerismo y la oposición patronal marcan el ritmo. En la primera, el 18 de febrero, la oposición capitalizó la intervención pública de los sectores medios urbanos reaccionarios, con su epicentro en Capital Federal y con réplicas en distintos puntos del país, que se movilizaron "recordando" al fiscal Nisman. En la segunda, el conjunto de las fuerzas kirchneristas se concentraron frente al Congreso, el 1 de marzo, para hacer una demostración de fuerza.

Una suerte de empate técnico mediático reflejó la potencia de las opciones políticas de la burguesía en este año electoral, donde sin importar el bando, todas las propuestas están dirigidas a profundizar el ajuste sobre la clase trabajadora y el pueblo.

UCR: un trampolín para Macri

El acuerdo entre la UCR y el PRO luego de las resoluciones de la Convención Nacional radical de mediados de marzo, es la novedad más relevante de estos últimos días. Sin embargo, son varios los interrogantes que se abren tras este acuerdo y el principal es si esta alianza lleva de forma directa a un triunfo en el terreno electoral.

Desde nuestro punto de vista, eso está por verse. En principio, con este acuerdo el PRO cuenta con un aparato nacional, cuya carencia significaba un gran obstáculo para el crecimiento del macrismo. A lo que se suma, la incorporación de figuras de peso provenientes del PJ, como Reutemann en Santa Fe.

Otro factor es la posible capitalización que puede lograr esta alianza de los sectores opositores que tanto ansiaban algún tipo de unidad antikirchnerista. El aval mediático que el grupo Clarín está dando a la candidatura de Macri expresa y potencia esta corriente de opinión. Por último, debemos señalar el apoyo explícito que los sectores empresarios y financieros dieron en la cena organizada por el PRO en La Rural.

Por el contrario, resaltan dos interrogantes que pueden derivar en el fracaso de esta coalición anti-K. El primero es si toda la estructura partidaria de la UCR se va a disciplinar a la decisión de la Convención radical; ya que si bien todos salieron a afirmar su organicidad, no puede descartarse que referentes provinciales busquen conservar la alianza con el Frente Renovador de Massa para ganar en sus territorios. Lo segundo es la posibilidad que se produzca una fuga de votos "radicales progresistas" hacia la candidatura presidencial de Margarita Stolbitzer.

Por otro lado, la misma composición del espacio y su perfil gorila evidente, carente de algún apoyo sindical relevante (a diferencia de Massa), pueda generar la reticencia de otros sectores que aun rechazando al kirchnerismo, no están dispuestos a volcarse a una opción de estas características.

La iniciativa K : un rasgo que se repite

En cuanto al kirchnerismo una vez más salió de una encerrona con iniciativa política. Y más allá de la ausencia de grandes anuncios que repercutan sobre las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras, una iniciativa como la estatización del sistema ferroviario alcanzó para reinstalarse en la agenda política y sobre todo moralizar a la militancia K. Entre los que aspiran a la sucesión, el más fortalecido fue el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien no dudó en disparar duro contra Scioli.

A su vez, como carta fuerte el kirchnerismo parece estar reservando la candidatura de Cristina a alguna banca legislativa, cuestión que la misma Presidenta dejó entrever a modo de broma en su discurso de apertura de las sesiones parlamentarias. Por lo pronto, el kirchnerismo va a avanzar con todo en la colocación de los cuadros provenientes de su riñón para rodear a cualquiera de los precandidatos; al tiempo que planea un escenario que en caso de derrota, por el menor margen posible, le permita convertir al Parlamento en su trinchera para subsistir cuatro años más como fracción dominante en el PJ, bajo el liderazgo indiscutido de Cristina.

La aparición de una oposición "concentrada", como expresa la alianza UCR-PRO, permite identificar un enemigo contra el cual polarizar y al que apuntarán todos sus cañones los medios de comunicación afines gobierno nacional.

Ante la disputa de los de arriba, unidad de los de abajo

Los momentos de disputa interburguesa, aún con una institucionalidad que goza de" buena salud" y sin amenaza de ser rebasada, abren un brecha para la intervención de las fuerzas del campo popular. En todo este escenario, si hay algo que queda claro, es que sea con la continuidad del modelo K en una opción más reaccionaria, o con el triunfo de alguna de las opciones patronales opositoras, los principales perjudicados seremos los trabajadores y el pueblo.

Por eso mismo la tarea inmediata que se nos presenta es la de promover marcos de unidad cada vez más amplios, y en múltiples planos, tareas de vital importancia sobre las que las páginas de este A Vencer se abocan con profundidad. Sólo de esta forma llegará a ser posible comenzar a inclinar la balanza, la que por el momento no está a nuestro favor.

Comentarios

Izquierda Revolucionaria
Autor

Izquierda Revolucionaria